Petróleo y… Trump.

In Consejería by PAALeave a Comment


Pues bien (o mal), aparentemente Donald Trump alcanzó ya los 1,238 delegados que necesita para ser formalmente el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, en virtud a que varios delegados que no muestran compromiso con algún contendiente en particular, han declarado que le darán su apoyo. Cómo estará la cosa que hasta el presidente Obama declaró durante su viaje a la junta del G-7, que sus colegas se encuentran “inquietos” por las declaraciones de Trump, y no saben si tomarlas en serio.

Mientras tanto, en el promedio de encuestas que suelo seguir, al día de ayer Hillary Clinton retomó ventaja sobre Trump, por un punto. Supongo que los cambios de posición por pequeños márgenes es lo que veremos en adelante, al menos hasta que empiece la contienda final, con debates y toda la parafernalia propia de una elección de este tipo.

Por lo pronto, ayer Trump tomó una postura respecto de lo que podría ser su visión de política energética. En esencia dijo que pretendería tener independencia en cuanto a las fuentes de energía, lo que supone continuar produciendo hidrocarburos al ritmo necesario para no depender de Medio Oriente o cualquier otro proveedor en el abasto de petróleo, ya que en gas natural Estados Unidos es el líder en producción.

Lo anterior sirvió para atacar a sus contendientes demócratas, Clinton y Sanders, que han manifestado su intención de poner regulación más estricta a la producción de gas natural; les acusó de poner el tema energético estadounidense en manos extranjeras. Asimismo, manifestó su intención de dar marcha atrás a los compromisos que su país tomó el año pasado en París, en los acuerdos para combatir el cambio climático, reducir las limitaciones federales a la emisión de contaminantes, revivir a la industria de la producción de carbón mineral, y aprobar la construcción del oleoducto Keyston XL, que es un proyecto que la administración de Barack Obama canceló, después de siete años de evaluación y debate. Más allá de lo que pudiera hacer, esto es lo que dice ahora.

El petróleo superó ayer momentáneamente los 50 dpb. El Brent cerró en 50.09 y el WTI en 49.40 dpb. Como escribí  en días recientes, no me resulta extraño este comportamiento y aún ver al precio alcanzar el nivel de 52 dpb, en corto plazo; supongo que el siguiente movimiento será bajar algo, en parte por las alzas de estos días, pero también por las declaraciones Trump, que lo que harán es sembrar incertidumbre en el mercado.

El S&P 500 ayer tuvo un ligero retroceso, pienso motivado por el alza de los días previos (3% en cuatro días, no está mal), si bien en algo pudo haber pesado la caída de la producción de bienes durables del mes de abril, en -0.8%, contra una expectativa de alza de 0.3%. Esto habla de que si bien el consumo ha marcado un buen ritmo, la inversión en equipamiento no lo ha hecho de la misma manera, influyendo también en el comportamiento de la producción industrial, como hemos visto ya por varios meses.

Algo que podrá dar mayor información sobre el tema de la actividad económica en Estados Unidos, será la publicación de la segunda revisión del PIB del 1er trimestre de este año, que probablemente ya esté en el mercado cuando usted lea esta columna. La expectativa es que sea revisada hacia arriba, de 0.5% a 0.9%.

El dato que resulte pienso será importante para la especulación sobre el “timing” de la próxima alza de la tasa de interés, que también tendrá un incentivo para moverse en la intervención que la presidenta de la Fed, Janet Yellen, tendrá hoy, en la Universidad de Harvard, después que ayer, el Sr. Jerome Powell, miembro de la Junta de Gobierno de la Fed, señaló que el comportamiento de la economía provee datos para que la próxima alza de la tasa de interés sea “muy pronto”, uniéndose al “coro” de los que piensan de esa manera. Veremos.

Suerte.

Leave a Comment