¿Seguirá siendo el petróleo una fuerza guía importante?

In Consejería by PAALeave a Comment


Buen día tuvieron ayer los mercados, sobre todo el estadounidense en donde el S&P 500 tuvo un alza de 1.4%, con lo que vulneró la línea descendente de la formación que vino desarrollando desde finales de marzo, a lo que regresaré más adelante. Los otros dos índices del mercado en Nueva York, el Dow y el Nasdaq, tuvieron alzas interesantes también, 1.2% y 2.0% respectivamente, lo que da una buena condición al movimiento de ayer.

La formación que ha desarrollado el S&P 500 confieso que me ha causado dudas para interpretarla y aún me las causa. El caso es si lo que tengo enfrente es una formación de consolidación, o una de cambio de trayectoria. El movimiento de ayer sugiere que es una consolidación, si bien el alza, suponiendo que estuviera resolviendo este tipo de formación, creo que se topará con la línea de tendencia bajista –que está probando actualmente– y la resistencia en la zona de los 2,120. Por lo pronto, es buena el alza mientras dure, ya que puede haber oportunidades de corto plazo.

¿Qué empujó ayer al mercado? Pues si me atengo a lo que he visto en los tiempos recientes, tendría que pensar que es el petróleo que ayer vuelve a acercarse a los 50 dpb. El Brent ayer subió 1.5% y en su punto más alto de la jornada llegó a 49.24 dpb, abriendo la posibilidad de superar los 50 dpb en los próximos días. No me extrañaría verlo en 52 dpb, en breve.

Además de las condiciones técnicas creo que hay varios puntos a considerar para que el alza de la que hablo pueda ocurrir. Uno es que se han reunido varios eventos que suponen una reducción de la oferta. Me refiero a los problemas que los levantamientos armados de milicias insurgentes en Nigeria –el principal productor de petróleo en África– han causado a la producción, en el orden de una caída de 0.8 mbd, una reducción de casi 40% desde el nivel normal de producción de ese país, que está alrededor de 2.2 mbd.

Cuentan también los incendios forestales en Canadá, en la zona petrolera de Alberta, que se estima ha reducido su producción en cerca de un mbd, desde 2.9 mbd. Asimismo, en Estados Unidos, por razones de precio bajo, se han dejado de producir alrededor de 0.5 mbd y en China, por baja demanda dado el ritmo de crecimiento de su economía, se estima se ha reducido la producción en cerca de 0.14 mbd.

Lo anterior supone un rebalanceo “físico” del mercado, por el lado de la oferta, de lo que se habla poco pues en general prevalece la idea de un mercado sobre ofertado y con una demanda débil, dado que el crecimiento global es pobre. Y sí, pero el crecimiento económico pobre, es crecimiento y el precio ha hecho que más de un productor se retire del mercado –aunque sean marginales– más los elementos que causan disrupción en la oferta, como los que mencioné en los párrafos anteriores, entre los que no mencioné a Venezuela por no contar con información reciente –y creíble– pero que supongo puede haber reducido su oferta en algo, por temas operativos debido a la crisis del país. Hasta marzo pasado la producción venezolana estaba alrededor de 2.6 mbd. Cabría considerar también reducciones marginales de producción de países como México y Noruega.

La cosa es que es posible que en el último año se haya reducido la oferta entre 2.5 y 3.0 mbd, lo que no es menor y sí tiene incidencia en el mercado. Además, existe la incógnita de lo que Arabia Saudita pueda hacer, ahora que está embarcada en un proyecto de reforma de su economía, con un presupuesto altamente deficitario y sin Alí al-Naimi al frente de su petróleo.

La suma de los eventos mencionados puede darle soporte a los precios y ayudarlos a transitar el verano, que tiende a ser una temporada de aumento de oferta por cuestiones climáticas, así como la consideración técnica que el precio enfrenta en los mercados financieros. Veremos en los próximos días cómo evoluciona el precio y si los mercados accionarios siguen considerando al petróleo, como una fuerza guía importante.

Suerte.

Leave a Comment