“La opinión es libre, los hechos son sagrados”

In Consejería by PAALeave a Comment


Los datos del PIB del 1er trimestre, reportados por el INEGI, dicen que la economía mexicana creció 2.6% en ese periodo respecto del 1er trimestre de 2015. Respecto del 4° trimestre del año pasado, el crecimiento fue de 0.8%. Así, la Secretaría de Hacienda corrigió el rango de su expectativa para este año, estableciéndolo en 2.2% – 3.2%; el punto medio es 2.7%, un décima arriba de su estimación anterior.

El Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), que es una aproximación mensual del PIB, tuvo un crecimiento en marzo de 1.2%, lo que considerando los dos meses previos dan  por resultado de 2.5%. Como sea, el resultado sigue dando mucho qué desear en relación a lo que se necesita en el país para mejorar el nivel de bienestar de la sociedad. Suponiendo que la tasa de crecimiento anual se pudiese mantener en el nivel que la SHCP estima –que no me parece difícil– la tasa de crecimiento promedio de los primeros cuatro años de este gobierno estaría en 2.1%, que se califica por sí misma.

Mire usted, los datos de la economía en cualquier parte del mundo son aproximaciones de la realidad, toda vez que son resultado del uso de modelos de cálculo, por eso a nadie le checan lo que dicen, respecto de lo que cada quien vive y percibe, como tampoco es posible pensar que la realidad económica de dos personas, sea la misma. Pueden ser similares si se cumplen muchas condiciones de similitud, pero iguales, difícilmente.

Pero no hay otra forma de medir a la economía y a otros muchos fenómenos. No es posible realizar medición puntual y precisa dada la magnitud de lo que se quiere medir. Lamentablemente esto permite que la interpretación de los datos ofrezca varias visiones. La mía, más allá de precisiones ya se la di: no es suficiente y no lo ha sido en las pasadas tres décadas.

La SHCP, tiene la suya. El crecimiento en términos desestacionalizados es 2.8%, que es mejor al de 2015 y en línea con las estimaciones de los analistas. La economía nacional opera en medio de un entorno global adverso. El desempeño de la economía mexicana, es favorable. Usted, amigo lector, seguramente tiene su opinión.

Como era previsible, las actividades terciarias siguen siendo lo más dinámico de la economía mexicana, creciendo 3.7%. Sin embargo, el comercio mostró una tasa de crecimiento anual de 3.6%, inferior a la del 4° trimestre de 2015 y al promedio que este sector mostró el año pasado (4.5%). En el otro extremo, la industria sigue siendo la actividad más débil, teniendo un crecimiento anual de 0.4%, que resulta inferior al ya de sí magro comportamiento de 2015, de 1.0%.

Al interior de las actividades industriales, la construcción creció 2.0% anual en el 1er trimestre, inferior al 2.7% del promedio del 2015 y por su parte, la industria manufacturera lo hizo sólo 1.0% en el 1er trimestre, comparado con el 2.8% del año pasado.

Las actividades primarias tuvieron un crecimiento de 3.1%, mucho mejor al del promedio de 2015, que fue de 0.7%. Lamentablemente, la contribución de las actividades agropecuarias al PIB nacional, es muy baja, apenas del 3%, en tanto que la industria contribuye con alrededor de un tercio y los servicios, con algo más de dos tercios.

Resulta obvio que es en los servicios, que al final son economía doméstica, donde descansa la posibilidad de mantener la tasa actual de crecimiento, toda vez que las manufacturas, que reflejan la actividad con el exterior, y que como sabemos están mayoritariamente vinculadas a los Estados Unidos cuya actividad industrial y en particular las manufacturas, no pasan por su mejor momento.

En fin. A Charles P. Scott (1846 – 1932), periodista y político inglés, se le atribuye la siguiente frase: “La opinión es libre, pero los hechos son sagrados”. Le cito porque me parece que los datos, no permiten respaldar los dichos del gobierno, que me parece ha perdido credibilidad desde que empezaron a gestionar a la economía.

Sé que hay muchas razones para explicar por qué la economía mexicana no marcha como todos quisiéramos, pero pienso que es un error no admitir las cosas como son y no asumir responsabilidad alguna por ello. Sobre todo cuando las evidencias dicen otra cosa y todos lo vemos, excepto el gobierno. No tengo mucho más que añadir. Ofrezco revisar mañana los temas por venir de la semana que hoy empieza.

Suerte.

Leave a Comment