PIB en Estados Unidos, Europa y México.

In Consejería by PAALeave a Comment


 

Ayer se reportó el resultado del PIB de Estados Unidos, al 1er trimestre de este 2016, que resultó en un crecimiento de 0.5%, menor al 0.7% esperado y por supuesto al del 4° trimestre de 2015, que fue de 1.4%. El dato anunciado hizo que más de uno prendiera sus señales de precaución, en el sentido que esto podía ser un aviso de que la recuperación de la economía estadounidense es frágil y no duradera –cualquier cosa que esto signifique.

A partir de ello, se interpreta que el comunicado de la Fed del miércoles pasado, podría también ser una señal de aquello, pues si bien parece que ese banco central ya no está tan preocupado por los eventos económicos fuera de Estados Unidos, no mandó una señal clara de confianza acerca de lo que está pasando en la economía doméstica. Asimismo se especula que la tasa de interés incluso podría registrar sólo un incremento de 25 pb este año, pensando que esto podría ocurrir hasta septiembre.

Sin desdeñar tal lectura de la información y las especulaciones derivadas de ello, me parece que son un tanto precipitadas. En parte es porque un crecimiento de 0.5% en el 1er trimestre, no es tan malo, si consideramos que en los años recientes, parece que el patrón de comportamiento del PIB estadounidense inicia con un 1er trimestre bajo (-0.9% en 2014 y 0.6% en 2015) que mejora notoriamente en el 2° (4.6% en 2014 y 3.9% en 2015), para mostrar cifras menores en los siguientes trimestres (para los 3° de los años señalados, las cifras son: 4.3% y 2.0%; y para los 4°: 2.1% y 1.4%).

Desde luego que para cada año e incluso para cada trimestre, hay condiciones particulares que explican el comportamiento, pero llama la atención que al menos por dos años seguidos, se haya presentado el patrón mencionado. También hay que decir que en los años post – Gran Recesión (de 2010 a 2015), en cuatro de ellos el primer trimestre es el más bajo del año –las excepciones fueron 2012 y 2013-, así que no sería tan raro que el de 2016 también lo fuera.

Las cosas que hay que destacar –entre otras- al interior del dato del PIB, es la caída de la tasa de crecimiento del consumo privado, de 2.4% en el 4° trimestre de 2015 a 1.9% en el 1er trimestre de 2016, sobre todo porque como sabemos, este elemento explica casi el 70% de la economía estadounidense. Llama también la atención la continua caída del ritmo de crecimiento de la inversión privada. Este rubro viene teniendo tasa negativa desde el 3er trimestre de 2015, cuando fue -0.7% y de -1.0%, para el 4°. Ahora en el 1er trimestre de 2016, la caída es de -3.5%, que se explica en buena parte por la cancelación de proyectos en el sector petrolero, como lo indican las caídas de la inversión en instalaciones (-10.7%) y en equipamiento (-8.6%), que es algo similar a lo que ocurre en la industria mexicana.

En contrapartida, la inversión en el sector de inversión residencial, la tasa de crecimiento en el 1er trimestre de 2016 es de 14.8%, que compara favorablemente con la del trimestre previo en el que fue 10.1%. En este sector la tasa promedio de crecimiento desde el 1er trimestre de 2014, es de 8.2%. Nada mal.

En el sector externo de aquella economía, las exportaciones siguen teniendo caídas a consecuencia del nivel del dólar y la capacidad compradora de sus clientes, que no pasamos por nuestro mejor momento; -2.6%  -2.0%, fueron las caídas en el 1er trimestre de 2016 y 4° de 2015, respectivamente. La exportación de bienes está cayendo desde el 3er trimestre de 2015, a tasas de -0.9%, -5.4% y -3.4%. En tanto, las importaciones de bienes tienen dos caídas consecutivas de -1.3% y -0.2%, en los últimos dos trimestres. A este tema debe prestársele atención ya que es en el que se ubica una buena parte de nuestra exportación manufacturera, en particular la del sector automotriz.

Más de PIB. En Europa el crecimiento del PIB regional del 1er trimestre fue de 0.6%, contra 0.4% esperado. El desempleo es de 10.2% y la inflación, de -0.2%, lo que abre la posibilidad de poner en marcha algún estímulo monetario –o fiscal- adicional. Y aquí en México, se publicará la Estimación Oportuna del PIB. Veremos si los números apoyan mi idea de haber tenido un 1er trimestre, que señalé en la dirección de un posible cambio de expectativas. Por lo pronto, habría que modificarlas –hacia arriba.

Suerte.

Leave a Comment