El BCE vs los políticos

In Consejería by PAALeave a Comment


“Nosotros obedecemos la Ley, no a los políticos, porque somos independientes, como está establecido por la Ley”. Esto fue dicho ayer por Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo (BCE) respondiendo al reportero de Reuters, en la sesión de preguntas y respuestas que siguió a sus palabras de apertura.

La pregunta de Reuters refería a las críticas procedentes de Alemania, cuyos políticos –encabezados por Wolfgang Schäuble, Ministro de Finanzas de ese país– han atacado largamente la política de relajamiento monetario que el BCE ha tomado para tratar de rescatar a la Unión Europea (UE) de una fatal deflación, es decir, la caída de su actividad económica acompañada de un descenso sostenido de su inflación, lo que es un escenario apocalíptico.

La frase que cité al principio de esta columna fue antecedida por otra: “Tenemos un mandato para conseguir la estabilidad de precios en toda la UE, no sólo en Alemania”. Así está establecido en el Tratado que da lugar a la creación de la UE, la Ley de la UE, dijo Draghi, añadiendo que hay unanimidad en el Consejo del BCE para preservar su independencia.

Me parece que esta postura de Mario Draghi es más importante que la decisión de política monetaria que ayer jueves se anunció y que mantiene la expansión monetaria del BCE: compra de activos financieros por 80 mme al mes y hasta marzo de 2017 y más allá, si es necesario; tasa de interés de referencia en cero y tasa de depósito –para excedentes de la banca– en -0.4%, lo que implica que si la banca no presta lo que tiene que prestar –o sea toda su capacidad de dar crédito, en una economía como la de Europa–, le cobran por el depósito.

La presión alemana proviene de la pérdida de poder político que el partido en el poder ha sufrido, dicen ellos, como consecuencia de la caída de los rendimientos financieros que los ahorradores alemanes sufren por las tasas negativas –para todo fin práctico– y el riesgo que corren los bancos –alemanes– por la reducción de sus márgenes financieros dado el nivel tan bajo de la tasa de interés. Y sí, pero pierden de vista el sentido de las decisiones que se toman en función de Europa, región de la que forman parte y que decidieron integrar en lo que conocemos como la UE, el día de hoy.

Si la UE no es hoy lo que se supuso sería, o si a Alemania le parece que tendría que ser algo más cercano a sus intereses, es algo que hoy causa gran controversia. Es un hecho que el paso del tiempo, los resultados y los cambios que se dan en las posturas políticas en turno, en los diferentes países, hacen que la gobernabilidad de la UE sea muy complicada. Una prueba de esto es la “Brexit”, o sea la posibilidad de una salida del Reino Unido de la UE, que está en discusión y será votada el 23 de junio próximo.

Pero la postura de Mario Draghi me parece correcta, toda vez que la política monetaria del BCE, es la única acción que ha apoyado a mejorar las condiciones económicas de esa región. Lo que hay que admitir es que no hay política monetaria o fiscal o de lo que sea, que funcione como el café instantáneo. Se requiere tiempo para tener resultados y esto, es sin garantía. De allí la preocupación de los políticos alemanes, que esperan resultados que les favorezcan y rápido.

Me parece triste su caso, porque por lo pronto no parece cercano el día en que el BCE cambie su postura, de hecho me parece lejano, simplemente por conocer la forma en que operan y evolucionan las decisiones de política económica.

Los mercados empezaron ayer a mostrar los efectos de las zonas de resistencia de las que he hablado en los días recientes. Por lo que le invito a considerar la idea de la toma de utilidades. Sé que no es fácil; a mí de hecho, me dan ganas de comprar algunas cosas. Y si lo hago, tendré que limitar muy claramente los objetivos y cumplir con la táctica operativa.

Suerte.

Leave a Comment