La liquidez siempre ayuda.

In Consejería by PAA2 Comments


El mensaje de la Fed parece que fue leído en el mismo sentido en todos lados. La tasa de interés no subirá al ritmo que inicialmente se había pensado, lo que implica mantener un volumen de liquidez importante en los mercados, además de un costo financiero bajo, tratando de impulsar con ello a la demanda, evitar una tasa de crecimiento baja y lo que podría ser peor, toparnos con la “tormenta perfecta”: bajo crecimiento que en cualquier momento podría convertirse en un escenario recesivo, junto con un nivel de precios que pudiera derivar en una deflación.

Es probable que los datos de inflación de febrero en Estados Unidos, que se conocieron en la mañana del miércoles, junto con los de la actividad industrial, hayan influido en la decisión de la Fed, aunque más allá de los datos puntuales, la tendencia que ambos fenómenos han mostrado desde hace meses seguramente dieron forma a la postura de política monetaria del banco central estadounidense.

La inflación general de febrero fue de -0.2% (en enero fue de cero), llevando a 1% la inflación de los últimos 12 meses, desde 1.4% en enero. Por su parte, la inflación subyacente alcanzó 2.3%, desde 2.2% en enero. Sigue siendo la energía la que conduce a la inflación. Si bien con un menor ritmo de caída, en febrero su precio bajó -12.5%, destacando al interior del dato la reducción de la gasolina de -20.7% en el último año. En tanto, el precio de los alimentos subió solamente 0.9% en este mismo periodo.

La Fed insiste en que el impacto de la energía es temporal y sí, pero creo que al igual que muchos otros observadores del tema, juzgan difícil que los precios se recuperen y sostengan niveles más allá de los 50 dpb, al menos en los próximos meses.

En el lado de la producción industrial, ésta decreció en -0.5% en febrero, después de haber crecido 0.8% en enero, pero en cualquier caso, de los pasados seis datos, cinco fueron negativos. La tasa de crecimiento industrial en el periodo febrero 2015 – febrero 2016 fue de -1.0%. La actividad manufacturera estadounidense, en particular, ha mejorado su comportamiento en los pasados meses, ya que ha sido positivo (0.5% en enero y 0.2% en febrero) después de dos meses negativos continuos, de -0.2% cada uno, si bien en cualquier caso el comportamiento de este sector ha sido débil en el último tiempo; en 2015, siete de los doce meses tuvieron comportamiento negativo, lo que se ha reflejado en la caída de nuestro sector de industria manufacturera, que he comentado en columnas anteriores.

En el caso de la industria, la postura de la Fed resulta defensiva, ya que tendería a debilitar al dólar –o al menos a no propiciar su fortalecimiento– lo que eventualmente reduciría el atractivo de los precios bajos de las importaciones. Por lo pronto, entre miércoles y jueves el dólar, medido por el índice $USD, se depreció casi 2% y en lo que va de marzo, la caída ha sido de casi 4%. Y sí, los mercados anticipan, leen rápido y actúan en consecuencia. A veces ven mal, pero no se equivocan. El peso mexicano se ha apreciado 11 % desde los 19.45 alcanzados el 11 de febrero pasado. El dólar en el mercado está en 17.34 pesos y no es noticia, lo que sugiere que quienes pegan de gritos en los medios cuando el peso se deprecia, no tienen idea de lo que significa el tipo de cambio y el mercado. Opinan con la seguridad que les da la ignorancia.

Los mercados continuaron su trayectoria alcista de manera ordenada. El IPC mexicano resolvió la consolidación que estuvo construyendo las pasadas dos semanas y rebasó ligeramente la línea de tendencia bajista a la que he hecho referencia recientemente. Es de esperarse que suba algo más, antes de hacer otra consolidación. Asimismo, quizá haya un retroceso a la línea de tendencia, lo que puede aprovecharse para comprar, antes de que vaya a buscar el máximo histórico, en 46,554.

El S&P 500 rebasó sin problema al promedio móvil de 200 días, y tendrá que batirse con una zona importante de posible oferta. La resistencia visible está alrededor de los 2,080 puntos (2.3% arriba del cierre de ayer,) que supongo que podría alcanzar con relativa facilidad. Al igual que con el IPC, si hay una corrección para buscar al móvil, es una oportunidad para comprar.

Estaré ausente las próximas dos semanas. Espero que cuando regrese, los mercados sigan en tan buen estado como ahora. Consejería volverá a publicarse el lunes 4 de abril. Suerte.

Comments

  1. jeanett

    Pedro, leer tu columna definitivamente ha sido una brújula de operación sumamente importante. Gracias por compartir y que disfrutes tus días de descanso. Suerte.

Leave a Comment