Petróleo + BCE vs. China

In Consejería by PAALeave a Comment


Quizá usted recuerde, amigo lector, que el pasado 26 de febrero, escribí que el petróleo estaba tratando de dejar atrás la línea de tendencia bajista que inició a finales de junio de 2014, cuando empezó la caída de los precios y que había sido respetada hasta la fecha en que escribí aquella Consejería. También dije que de resolver las formaciones que estaban armando los precios (me refería a los del Brent y el WTI) podía esperarse que hubiese un alza similar a la que habían mostrado desde principios de febrero.

Señalé entonces que me parecía una opción de alto riesgo, considerando la volatilidad del petróleo, pero que era posible, confiando en las señales que daba el Análisis Técnico. Así, de entonces a la fecha el precio del Brent ha subido casi 15% y el del WTI 16%, dejando atrás a la línea de tendencia y por las mediciones que hice, podrían subir algo más. Desde luego la operación ha continuado mostrando volatilidad alta, ayer el alza del Brent fue de 3%, para llegar a 40.75 dpb y en el caso del WTI, fue de 5% llegando 38.10 dpb.

Penetrar una línea de tendencia primaria, es un evento importante y en este caso, por lo menos, pienso que valida aquella idea que he compartido en este espacio, sobre que alrededor de los 30 dpb podía pensarse en un “piso” para los precios del petróleo –tal vez recuerde los comentarios que cité en la Consejería del 22 de enero pasado, de un panel sobre petróleo en el World Economic Forum, en el que se dijo, a modo de consenso, que por debajo de 30 dpb el precio y por lo tanto el mercado, era irracional.

También puede pensarse que se inicia un cambio de tendencia de los precios y puede que sí, pero en principio prefiero tener en la mira los objetivos de precio de corto plazo. Suelo pensar que muchas veces cuando se usan expresiones como “cambio de tendencia” o “recuperación” o cualquier otra que suene más o menos contundente, por lo general se reacciona pensando en que las cosas van a regresar a donde estaban antes del inicio de la tendencia previa. Y como dije, puede que así sea, pero es algo que no ocurre de inmediato; por lo general toma un rato largo y en el caso del petróleo, parece que así será.

A veces comparo la situación anterior con lo que ocurre cuando después de una larga y complicada enfermedad que pone a una persona en terapia intensiva dado su mal estado de salud, se da la noticia que será transferido a la sala de cuidados intermedios. Quienes reciben la noticia lo celebran como si el paciente fuera a presentarse al trabajo el lunes siguiente y lo ven jugando futbol un par de semanas después. Desde luego que entiendo la celebración y la justifico, pero en el paso del tiempo se tienen que ajustar las expectativas, cuando la realidad se va imponiendo. Falta tiempo –mucho– para una recuperación total. Es el caso del petróleo, creo.

Pero ahora estamos en el momento de la celebración, por el petróleo y por los mercados accionarios que lo han tomado como “fuerza guía” desde hace semanas, como he escrito varias veces. Y si a esto sumamos (suponiendo que el petróleo no se afloja) la posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) incremente hoy jueves –quizá cuando usted lea esta columna ya se conozca su decisión y su impacto en los mercados– su dotación de estímulos monetarios, entonces la idea que usé ayer como encabezado (que el alza no ha terminado) tenga mejor probabilidad de concretarse.

Me parece importante señalar que si la baja del martes se atribuyó a los malos datos del comercio exterior de China y sus eventuales consecuencias, pareciera que las buenas noticias del petróleo la contrarrestaron fácilmente. Así que habrá que estar alerta a cualquier cambio en este elemento del escenario, dada su volatilidad y por las condiciones fundamentales que conocemos. Por lo pronto, es bueno mientras dure.

Ayer se publicó en México el dato de la inflación de febrero, que resultó en 0.44%, ligeramente abajo de lo esperado (0.47%) por quienes participamos en la encuesta de Banxico entre analistas del Sector privado. En consecuencia, la inflación de los pasados 12 meses se ubicó en 2.87%, algo arriba de lo registrado en enero. El renglón de frutas y verduras (2.79%) y el de productos pecuarios (1.12%), dentro del sector no subyacente, siguen siendo los que empujaron a la inflación mensual. También hay que hacer notar que respecto de la inflación subyacente, en el renglón de mercancías no alimenticias, en febrero la inflación fue de 0.66%, después que en enero pasado fue 0.16% y en diciembre de 2015, 0.10%. Creo que es en este renglón donde empieza a notarse la presión del tipo de cambio en los precios. Habrá que observarlo.

Suerte.

Leave a Comment