El alza no se ha terminado…creo

In Consejería by PAALeave a Comment


Después de varios días de alza, cinco en el caso del S&P 500 y ocho en el del IPC, ayer los mercados bajaron algo más de -1%, lo que pienso que corregirá la trayectoria dándole más estabilidad. Como otras veces he comentado las alzas agresivas son difíciles de mantener por un tramo largo. La de los días recientes ha tenido suficiente agresividad para requerir una corrección.

Como siempre, los mercados requieren de algún motivo para las correcciones de este tipo y la de ayer lo encontró en los datos del comercio exterior de China que ciertamente no fueron buenos. Aunque en estricto sentido no puede decirse que tomaron al planeta por sorpresa, no dejan de recordarnos que la segunda economía del mundo está en una clara desaceleración, por más que sus gobernantes traten de enviar señales de calma.

En el mes de febrero, las exportaciones de China cayeron –en términos de dólares– 25% y las importaciones, 14% en números redondos, respecto de un año atrás, que no son cantidades menores. Tan no lo son, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó ayer de manera oportuna –no ceo que haya sido coincidencia– un “working paper” con los resultados de un modelo desarrollado por dos de sus investigadores, sobre los efectos –hipotéticos– de una caída en las importaciones de China como consecuencia del cambio de modelo por el que atraviesa y el impacto regresivo que esto tendría sobre la propia economía china.

Los hallazgos del modelo indican que los principales afectados serían los países de Asia y de la zona de Asia-Pacífico, seguidos por los de medio Oriente y Asia Central, con impactos muy localizados en la zona de África sub-Sahara. Los impactos en la zona europea, Estados Unidos y la región occidental –en la que estamos nosotros de acuerdo a la distribución geográfica que usa el FMI–, son marginales. Desde luego, los más perjudicados serían los exportadores de materias primas y de metales industriales.

No hay que perder de vista que el FMI ha advertido que bajará su estimación (de enero pasado) de 3.4% para el crecimiento global de 2016, además de su insistencia en la necesidad de instrumentar acciones directas para estimular el crecimiento y que subsiste la preocupación de que esto no pueda ser posible –independientemente de si es necesario o no– dado que los recursos requeridos para ello pueden ser insuficientes tanto en los gobiernos, como en los bancos centrales. Sobre este tema hay una amplia discusión entre analistas y académicos del asunto económico.

Pero sí, no hay duda que el tema chino es de preocupación y no hay que perderlo de vista. Que los mercados hayan pasado de un estado de shock, como el que tuvimos a principios de este 2016 o entre los meses de agosto y octubre del año pasado, no significa que los que participamos en estos ambientes nos hayamos olvidado de los riesgos involucrados en la operación de este año. Esa es la razón, al menos en parte, por lo que no planteo plazos largos, sino objetivos de precio, generalmente a corto plazo.

Por el momento pienso que la baja de ayer puede continuar algo más, pero no mucho. La veo más como una parte del alza, que como el inicio de una baja profunda. Los índices que sigo habitualmente con objeto de operar, –el IPC y el S&P 500– se han comportado bien técnicamente hablando, pues han cumplido con los pasos que se había pensado –y que he compartido con usted– de tal manera que no veo por qué considerar que cambie el comportamiento. Espero que haya oportunidad de rehacer posiciones o participar con un poco más de agresividad. Ofrezco revisar con más detalle estos temas.

Por el momento me siento tranquilo y creo que el alza no ha terminado, pero sí debo decir que el IPC enfrenta a la línea de tendencia bajista que inició en septiembre de 2014 y que ha detenido varios intentos de alza desde entonces. A su favor, está haber dejado atrás a los promedios móviles de 200 y 500 días que lo detuvieron durante algunos días y que ahora está a punto de generar un “golden cross” importante, pues el móvil de 20 días está a punto de cruzar al de 200; es una buena señal.

Por su parte, el S&P 500 da la impresión de tener un trayecto más complicado, pues justo ahora tiene muy cerca a los móviles de 100 y 500 días que están actuando como resistencias y algo más arriba, está el de 200 días, además de una zona muy pesada de volumen. A su favor, está un próximo “golden cross”, el del cruce del móvil de 20 días con el de 50. Habrá que esperar por los hechos.

Suerte.

Leave a Comment