Bien los mercados; volátil el petróleo.

In Consejería by PAALeave a Comment


 

Pues por lo pronto los mercados no me han dejado mal, ya que arrancaron con buena actitud. El S&P subió 1.5% y el IPC 0.4%. El primero enfrenta la resistencia de los 1,950 puntos, que es la parte superior de la formación de “doble base” que mencioné en la Consejería del viernes y que ojalá resuelva correctamente. Por su parte, el IPC sigue luchando con la zona de los 43,500 y con los promedios móviles de 500 y 200 días, que pienso puede superar, esperando que lo haga claramente.

Cuando digo que espero que la formación de “doble base” del S&P 500 sea resuelta “correctamente”, me refiero a que rebase la resistencia de los 1,950 puntos, mejor si lo hace con volumen creciente, avance digamos que un 2% –hacia la zona de los 1,990– y luego regrese a probar la resistencia de 1,950, que entonces debería funcionar como soporte. Y si resiste la “prueba” y retoma el alza, entonces estaríamos en posición de pensar en un alza más sabrosona. Pero como se dice habitualmente en el fut, los partidos hay que jugarlos y éste todavía no empieza.

En el caso del IPC no existe una formación como la mencionada para el S&P 500, pero a modo de ensayo, puede estar desarrollando una formación de mayor alcance, aunque tomaría más tiempo para resolverla, si bien tiene indicadores complementarios más favorables que los del índice estadounidense. Pero igual, hay que esperar que empiece el partido, pero como he escrito recientemente, no se ve mal el mercado mexicano en el corto plazo.

Ayer el petróleo tuvo un incremento importante, de 5% aproximadamente. Esto significa cerca de 28% de alza respecto a la cotización de un mes atrás. Pero dentro de este movimiento hay otros que dan idea clara de la volatilidad que el precio del crudo tiene en estos tiempos, pues en los primeros siete días del periodo mencionado, subió 32%, después bajó -17% en los siguientes nueve días y del 11 de febrero al día de ayer, ha subido 15%.

Como en varias ocasiones he escrito, los precios que vemos día con día, del petróleo o de otras materias primas, no son en estricto sentido los del bien físico de que se trate, sino los de los instrumentos financieros que se “fabrican” con base al bien subyacente. Así, el mercado petrolero en lo que toca a sus condiciones fundamentales, no ha cambiado en estricto sentido, ya que permanece la condición de sobreoferta que conocemos, ante una demanda global de energía que se ha visto débil por la disminución de las expectativas de crecimiento, de tal suerte que los cambios de precio que vemos, responden a los cambios de expectativa que el mercado tiene día con día.

¿Qué será lo que el mercado está percibiendo? En estricto sentido, no lo sé. Pero creo que tiene que ver con una especie de consenso que se ha venido armando acerca de que 30 dólares es un precio por debajo del cual, el mercado entra en una situación irracional. Esta noción me parece que ha sido esparcida por los grandes productores; al menos yo se la escuché al director general de Saudi Aramco –la empresa saudita de petróleo– en su participación en el World Economic Forum de Davos, hace un mes.

Otro aspecto a considerar es que después de año y medio, algo de inventario debe haberse consumido y con la postura reciente de Arabia Saudita y Rusia a la que se sumaron Irán e Irak, al menos a nivel de discurso, la idea sería que no aumentaran, aunque la oferta no disminuyese en realidad. Y un tercer elemento, podría ser que quizá en niveles de precio de 30 dólares o menos, Arabia Saudita, no la esté pasando bien, pensando que está en un proceso de transformación económica, según ha declarado y además tiene que mantener un gasto militar que representa 25% de su gasto público, en condiciones de alta tensión en la región.

Por eso es muy esperada la intervención del ministro saudita del petróleo, el Sr. Alí al-Naimi, en un evento petrolero en Houston. Todo mundo supone que hará alguna insinuación respecto de la postura de su país respecto del futuro próximo del petróleo. A mí me parece un tanto aventurado pensar que va a hacer una declaración que cambie radicalmente la condición del mercado, pero seguramente habrá un análisis detallado sobre lo que declare.

En este mismo evento ayer habló el presidente Peña, diciendo que será a principios de diciembre próximo cuando se subasten los campos petroleros de aguas profundas. También se anunció que se acelerará el proceso de importación de petróleo y diesel por parte del sector privado desde abril próximo, en vez de enero de 2017, como se había dicho originalmente. Ya se habían tardado, por los diferenciales de precio. Habrá que ver qué ocurre con el impacto en precios. No falta mucho.

Suerte.

Leave a Comment