Se termina el QE, pero el relajamiento monetario, no.

In Consejería by PAA2 Comments


La humanidad progresa porque alguien toma riesgo.Pedro Alonso
  • La Fed ha acumulado valores equivalentes al 25% del PIB.
  • El escenario inflacionario no aconseja subir la tasa.

Cuando usted lea esta Consejería quizá la Fed ya haya publicado el comunicado en el que se notifica su decisión de política monetaria y si no, pues falta poco. La importancia del documento en esta ocasión es que probablemente anuncie la terminación su programa de estímulo monetario, como se había anunciado. Y quizá algunos esperan un tono más relajado de lo habitual, dado el episodio de volatilidad que los mercados han vivido recientemente.

No creo que tal cosa ocurra, aunque sí creo que se enfatizará la postura de mantener una política monetaria relajada por un tiempo prolongado, lo que supone que la tasa de interés de referencia no subirá próximamente. Digamos que las más recientes especulaciones han mandado tal posible evento a la segunda mitad de 2015.

Los programas de estímulo monetario que conocemos ahora como expansiones cuantitativas, no sé si han sido una innovación en sentido estricto, pero es claro que ha sido una decisión sin precedente, por los momentos y los montos. Y los resultados. Como sea y después de muchas discusiones, la economía de Estados Unidos está en recuperación y el impacto inflacionario que muchos pensaron podía ser catastrófico, brilla por su ausencia.

Fue una decisión riesgosa. Pero los que toman riesgo son los que hacen que la humanidad progrese. Así que considero que esto de la expansión cuantitativa es al menos, un progreso en el conocimiento y en la práctica de la Economía.

Y respecto al relajamiento monetario, pues supongo que se mantendrá, efectivamente, por un plazo prolongado. En primer lugar porque no hay que olvidar que desde que la Fed empezó a adquirir activos financieros bajo la modalidad de los QE, en 2009, ha expandido su balance (en el Pasivo está la base monetaria que ha emitido y en el Activo los valores que ha comprado), como se dice con frecuencia, por un monto aproximado al 25% del PIB de Estados Unidos. Esa liquidez no se ha retirado de la economía y quien sabe cuándo y cómo se hará, si llega el caso.

Por otra parte, el nivel actual de la inflación no parece acusar presiones alcistas, lo que en estos momento supone una preocupación, dado que la brecha del producto (la diferencia entre la capacidad del crecimiento potencial de la economía y lo que está creciendo) en Estados Unidos es negativa, lo que se suma a un escenario global de bajo crecimiento que hace pensar que las materias primas en general y la energía, en particular, no tienen incentivos para subir de precio.

Tal vez eso es en parte lo que han leído en los días recientes los mercados, que parecen haber olvidado el conjunto de causas que los hicieron bajar como vimos –y sufrimos– en semanas recientes. Tal parece que la pérdida de impulso que supuse se presentaría, apenas duró un día (el lunes) y en el caso de los índices del mercado estadounidense, están cerca de sus máximos históricos, entre 1% y 2%. Es probable que sea en esa zona en donde encuentren oferta y moderen el alza; no estaría mal, para darles estabilidad.

Lo cierto es que los resultados corporativos en Estados Unidos han superado en un buen número a las expectativas y aún faltan reportes. En el caso de las acciones que integran al S&P 500, han reportado 221, de las cuales 160 han mejorado las expectativas, 25 las igualaron y 36 estuvieron por debajo de ellas.

El mercado mexicano, si bien también sube, lo hace con menos fuerza (el S&P 500 ha subido 9% desde el mínimo de la baja reciente, en tanto que el IPC, lo ha hecho en casi 4%). Para México no puedo decir lo mismo que señalé sobre los resultados corporativos de Estados Unidos, ni la economía crece como la de ese país. Además como escribí ayer, las condiciones de violencia e inseguridad, cobran su cuota, inevitablemente.

Ayer cuando respondía a la encuesta de Banxico para el mes de octubre, recordé que los problemas de inseguridad pública son desde enero pasado, el obstáculo número uno para el crecimiento de la economía, a juicio de los analistas que participamos en esta encuesta. Y probablemente lo seguirá siendo en octubre. No estamos tan perdidos.

Suerte.

Comments

Leave a Comment