Del petróleo y la temporalidad de su baja…

In Consejería by PAALeave a Comment


 

Ayer en el World Economic Forum, hubo un panel sobre el tema del petróleo en el que participaron representantes de Arabia Saudita, Venezuela, Irak, Nigeria, Azerbaiyán, Rusia y China, entre otros. Usted puede ver –si quiere– este panel en http://www.weforum.org/events/world-economic-forum-annual-meeting-2016/sessions/the-new-energy-equation. Como escribí hace unos días, siempre es interesante escuchar opiniones de personalidades sobre diferentes temas, sin esperar verdades absolutas y reveladoras, ni cambios a la realidad mágicos e inmediatos.

Si tuviera que ponerle título a lo que escuché por parte del Sr. Khalid al-Falih, Presidente de Saudi Aramco, la empresa nacional de petróleo de Arabia Saudita –ésa que produce casi uno de cada 9 barriles de petróleo del mundo y que dice querer colocarse en bolsa–, sería: “Hágase la voluntad de Alá, en los camellos de mi compadre”, ubicando la frase que conocemos y usamos por acá, en el contexto de los árabes.

El Sr. al-Falih dice que el precio actual de petróleo, por debajo de 30 dpb en el Brent –el principal crudo “marcador” en los mercados financieros– es irracional, pero que ellos no están dispuestos a bajar su producción a menos que otros países productores de la OPEP y fuera de ella –como Rusia– cortaran la suya. Arabia Saudita no quiere arriesgar su parte del mercado  y tampoco quiere más, ser considerada como el factor de nivelación del mercado. Además, como escribí hace poco en este espacio, están embarcados en un plan de restructuración y modernización de su economía.

Afirma el señor al-Falih que los precios actuales no durarán mucho tiempo, toda vez que piensa que los productores pequeños saldrán del mercado y que ellos –los grandes productores– saldrán bien librados de la situación actual. Sugiere que los precios subirán, porque han bajado mucho (-70%), cosa que pienso no es razón suficiente para que esto ocurra, partiendo de la idea que en el pasado he compartido con usted, en relación a que el mercado petrolero, es una cuestión de los grandes productores, digamos Arabia Saudita, Estados Unidos y Rusia.

Ciertamente, la condición actual del mercado de energía es una combinación de factores: la postura saudita (conservar su parte del mercado y no servir de equilibrador), el incremento enorme en la oferta de energía por parte de Estados Unidos, la caída del crecimiento de China y junto con ello, la reducción en el crecimiento global. De tal suerte, algo tendría que ocurrir en los “fundamentales” del mercado –que básicamente están a cargo de los “grandes”–, para que el petróleo abandonara de manera importante su condición actual de precios deprimidos. No es cuestión de buenos deseos, considerando que muchos  estarían dispuestos a vender más petróleo al precio actual, por cuestiones de finanzas públicas. Esa es la razón por la que varios miembros de la OPEP están solicitando una reunión de emergencia, antes de la reunión habitual, programada para junio próximo.

A la par de lo anterior, como escribí en la Consejería del lunes pasado, Schlumberger, la empresa de equipo y servicios para la industria petrolera más importante del mundo, reportó sus resultados del 4° trimestre de 2015. También decidió cortar 10,000 puestos de trabajo de su nómina actual de 95,000. Desde finales de 2014, la empresa ha reducido en 25% (34,000) su personal. La razón es obvia: una caída de la demanda dado que sus clientes han decidido cancelar sus planes de inversión alrededor del mundo.

La pérdida del 4° trimestre de 2015 fue de un mmd –que pienso es lo de menos– y sus ventas cayeron -40%. Las acciones de la empresa, que han bajado 48% desde su máximo histórico, en julio de 2014, subieron ligeramente ayer –pero alrededor de 4%, en la cotización “after market”–, dado que anunciaron un programa de recompra de acciones por 10 mmd, que si bien es una buena noticia para los accionistas –en el corto plazo–, no habla bien del futuro próximo de la empresa, ni de la industria petrolera en general.

Así que yo tomaría con cuidado los dichos del Sr. al-Falih respecto del alza basada en la baja del precio, como ocurrió ayer –el Brent subió 6.4%– y lo consideraría como algo temporal; aprovechable, pero temporal. Schlumberger no estaría repartiendo dinero ni cortando empleos, si considerara temporal la condición de la industria petrolera.

Como sea, el alza del petróleo ayer –y lo que pueda seguir– animó a los mercados, que tuvieron también la noticia por parte del Banco Central Europeo (BCE) de estar preparado para incrementar sus estímulos monetarios tan pronto como en marzo próximo. El BCE claramente está preocupado por la inflación, más que por el crecimiento de Europa, que se ha presentado aunque sea modestamente. Pero la expectativa del precio del petróleo –bajo–, no contribuye a generar mayor inflación según sus planes. Actualmente, la inflación anual es de 0.2%, lo esperado para 2016 es de 1% y su objetivo multianual, de 2%.

Lo anterior, además de animar a los mercados, confirma la apreciación que escribí en la Consejería del 4 de diciembre de 2015, en el sentido que en aquel momento el BCE había hecho bien en no poner en juego todo su arsenal de política monetaria, previendo situaciones complicadas adelante, como ahora.

Suerte.

Leave a Comment