Las estimaciones del FMI y los mercados, apoyan mi lado “trader”

In Consejería by PAA5 Comments


 

Esta Consejería la escribo hoy, y no ayer, como suelo hacerlo. Como todo, escribir pocas horas antes de la apertura en América y ya avanzada la mañana en Europa tiene ventajas como conocer el cierre de Asia y no sólo parte de su operación, sobre todo ahora, cuando China se ha convertido en una de las fuerzas guía del comportamiento de los mercados.

Otro elemento que resulta en una mejoría de la aproximación que uno pueda tener a la operación del día –el nuestro, aquí en América–, además de un montón de noticias, es tener ya operando los futuros de los índices, que hoy por cierto, se ven tétricos: el S&P 500, el Dow y el Nasdaq, bajan casi -2%.

La parte no tan ventajosa de la escritura matutina, es que puedo no estar listo cuando usted, amigo lector, decida leer esta columna, lo que me pone una presión innecesaria y no es una buena idea. Además, confirma algo que aprendí hace años: los minutos de la mañana, por alguna razón, duran menos que los minutos de la noche causando un estrés adicional al que requiero para iniciar la jornada y tengo la impresión que no es la mejor idea. Si estoy tarde, pido disculpas.

Ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó la actualización de sus pronósticos de la economía global, para los años de 2016 y 2017 (le invito a que lea el documento; es importante, está en español, es gratis, es claro; está en www.imf.org) que en general fueron disminuidos respecto de lo que se publicó en octubre pasado. Las causas no son diferentes a las que he compartido con usted en este espacio, como motivos de preocupación: China, el petróleo, las materias primas y sus bajos precios –y su tendencia–, la debilidad de las economías emergentes y la presión que esto pone sobre los mercados financieros, en una época en la que empieza la transición hacia una política monetaria restrictiva por parte de Estados Unidos, la apreciación del dólar, la baja inflación en las economías desarrolladas, etc.

Los datos resultan en que la economía del mundo crecería 3.4% y 3.6% para éste y el próximo año respectivamente, lo que implica una reducción de -0.2%, para cada año. En esta ocasión, las que cargan con la mayor reducción son las economías emergentes, que pierden -0.2% en cada año, mientras que las economías desarrolladas (o “avanzadas”, como las llama el FMI en español) pierden -0.1%, igualmente en cada año. Desde luego hay que considerar que las tasas de crecimiento de las economías emergentes son más del doble –mayores a 4%– que las de las “avanzadas” (2.1%), lo que implica que ahora el peso de las primeras, es mayor que el de las segundas. Esto último no es cosa menor, dada la debilidad –y las causas para ello– que mostramos, los que estamos en el lado emergente. China, desde el punto de vista del FMI, crecerá 6.3% y 6.0%, en 2016 y 2017 respectivamente, lo cual no es buena señal (¿y si tienen razón?).

¿Quién tiene mejoría en los pronósticos del FMI? Europa. Sí, aunque el crecimiento sea modesto, la Eurozona se está recuperando aunque sea de manera desigual (Francia se ha declarado en situación de emergencia económica; el efecto de los atentados terroristas de noviembre pasado, es causa importante de este anuncio, seguramente), lo que sugiere que a su estilo, las medidas de relajación monetaria del Banco Central Europeo están dando resultado. Destacan en la mejoría, Alemania y España.

Y se acabó lo que se daba. En todos los demás casos, el símbolo que acompaña a las estimaciones es negativo, empezando por Estados Unidos a quien se le redujo el pronóstico en -0.1% para cada año, quedando la estimación de crecimiento en 2.1%. Lamentablemente la caída más grande está en América Latina, con reducciones -1.1% y -0.7%, donde Brasil lleva la peor parte, con reducciones de -2.5% y -2.3% en 2016 y 2017, respectivamente.  Las tasas de (no) crecimiento son -3.5% y cero, pare éste y el próximo año, lo que está terrible. México también registró recortes en las estimaciones, en el orden de -0.2% para cada año y las tasas de crecimiento quedan en 2.6% y 2.9%.

Todo lo anterior lleva a preguntarme, por qué mis colegas analistas de la economía –a los que mencioné en la Consejería del pasado viernes, 15 de enero– incluida la parte que me toca de esta “especie”, no nos sentimos muy preocupados por el desempeño de la economía para éste y el próximo año. El FMI no es dueño de la verdad absoluta del futuro de la economía, pero sí tienen un grupo de análisis serio y sólido, que debe ser escuchado.

De tal modo y dadas las señales que los mercados envían diariamente, creo que la percepción de mi lado operativo, gana terreno en la forma de mis decisiones y por lo pronto, prefiero esperar para pensar si compro y decididamente, venderé todo aquéllo que no ofrezca razones claras para mantenerle. Ya sé que puede haber una reacción alcista de corto plazo, pero creo que de poco alcance. Prefiero pagar por ver.

Suerte.

Comments

  1. Jeanett

    Gracias por tu colaboración, -no importando el horario-, es muy oportuna.

  2. Willfrido

    Saludos para Ud.Sr Alonso. Preguntó sobre sus cursos , ojalá lo haga saber con sus fechas y costos.
    Gracias atte. W.F.G

    1. Jeanett

      Willfrido, los cursos del Sr. Alonso y su socia son una delicia, si tienes oportunidad, mejor arma un grupo o comunícate con ellos a su Consejería para revisar opciones. Saludos

Leave a Comment