Espiral ansiosa (la de los mercados)

In Consejería by PAA1 Comment


 

Es probable que cuando usted lea esta Consejería yo me encuentre en Monterrey donde visitaré a mis clientes, de acuerdo con los calendarios pactados. Como usted se imaginará, amigo lector, esta es una época en la que este tipo de visitas son necesarias –más allá del compromiso original– pues mis clientes, como todo el mundo, quieren tener una explicación o un punto de vista adicional al propio o a los que hayan podido captar de su propio entorno, sobre lo que está ocurriendo en los mercados y lo que pueda ocurrir. Yo también.

Quieren saber de los resultados de sus inversiones en un año –el 2015– en el que los mercados dieron nada (y no me refiero sólo a los mercados accionarios). En el caso del mercado mexicano, la situación es aún peor ya que éste es el tercer año en línea en que el rendimiento es nulo (-1.9% en promedio, de 2013 a 2015) y como sabemos, el inicio de 2016 no ofrece un ambiente propicio para tomar las cosas con calma, más bien todo lo contrario.

Por todos lados se ven notas y comentarios sobre que éste es el peor inicio anual en quien sabe cuánto tiempo, lo que contribuye a la ansiedad del respetable, corriéndose el riesgo de alimentar una espiral de pesimismo que haga más difícil revertir esta condición. No quiero decir con esto que es mayor el componente anímico que el de los elementos reales, pero creo que sí influye. Una vez más, en México parece ser peor, cuando dado el comportamiento del tipo de cambio, los medios de comunicación masiva (que frecuento) tratan a la depreciación como una ofensa nacional, aprovechando la poca información que sobre estos temas –los de la economía y los mercados­– existe entre el público en general. No sé a usted, pero a mí me parece lamentable que haya temas de importancia, cuya calificación dependa de la elocuencia del que toma un medio de comunicación y se expresa con la seguridad que da la ignorancia. Pero así es la cosa y que cada quien se lo coma con el pan que le corresponda.

Un ejemplo de la espiral de ansiedad en la que parece estamos envueltos, lo tuve anoche cuando se conoció el dato del crecimiento de China en 2015, muy esperado por quienes seguimos estos temas puesto que es uno de los que han pesado en el ánimo de los mercados desde hace meses. El dato de crecimiento anual fue de 6.9% y 6.8% en el 4° trimestre y el tratamiento que vi en los medios internacionales –y supongo que en los nacionales, también– fue que este dato es el menor crecimiento de China en un cuarto de siglo, que suena más impresionante –creo– que veinticinco años o dos décadas y media.

También se le pudo tratar diciendo que es una tasa de crecimiento muy cercana a lo que se había estimado por las autoridades de aquel país (alrededor de 7%) y por muchos analistas alrededor del mundo. Pero, sabemos que las buenas noticias venden menos que las malas. Lo mismo ocurrió con el asunto del levantamiento de las sanciones a Irán, haciéndose énfasis en el regreso de este país a un mercado sobre ofrecido cuando el precio está a los niveles del año 2003.

Así, dada la evolución esperada de las cosas en el corto plazo, creo que la pregunta que tengo que hacerme a diario, es cuál será el grado de ansiedad con que los mercados abrirán cada día. Lamentablemente, con los elementos que hoy pesan en el ánimo del mercado es difícil establecer hasta dónde pueden llegar las cosas, de tal manera que cambiar la percepción del público sobre ellos requiere de eventos –supongo que varios– que tengan una sucesión ordenada y consistente en el tiempo. Así que por lo pronto, me resulta difícil señalar un momento o un nivel de estabilización de los mercados, si bien como escribí en días pasados, existen zonas de soporte cercanas y algunas condiciones que podrían generar un alza de corto plazo, que es aprovechable, desde luego.

Mañana se publica la inflación de Estados Unidos, que sigue siendo motivo de preocupación de la política económica, toda vez que sigue siendo muy baja y más aún cuando el dólar ha continuado apreciándose. En el segundo semestre de 2015, la inflación al consumidor fue prácticamente cero y 0.5% en los últimos 12 meses, a noviembre pasado. Habría que pensar que lo que se haya tenido de inflación en diciembre pasado, no será muy diferente a lo conocido y considerar que el estado de los mercados y la inflación, puede hacer que la Fed no aumente la tasa de interés, sino hasta entrados varios meses en el año; digamos junio.

Suerte.

Comments

  1. Angel

    Gracias por sus comentarios. Coincido en su comentario con relación a la forma en que dan las noticias financieras y economicas.

Leave a Comment