La tasa mexicana subió; era lo esperado.

In Consejería by PAA4 Comments


Pida a Santa y a los Reyes un buen rally alcista.Pedro Alonso

Como era esperado el Banco de México elevó su tasa de referencia 0.25%, a 3.25%. Lo hizo como sabemos, para compensar el alza de la tasa de interés en Estados Unidos y evitar una mayor presión sobre el tipo de cambio, previendo que esto pudiera hacer impacto en la inflación en 2016, impacto que hasta ahora ha sido prácticamente nulo. Cabe suponer que el nivel de la tasa de interés mexicana seguirá el camino que marque la tasa de la Fed, que está por verse cómo será.

No obstante, cabría pensar que Banxico tiene algún margen de acción para no actuar estrictamente como un “espejo” respecto de lo que haga la Fed. En primer lugar porque habría que considerar la condición del mercado cambiario en el próximo año y lo que ocurra con las expectativas del movimiento de flujos, particularmente respecto del peso mexicano. Me refiero a que creo que ha quedado claro que nuestra divisa tiene más relación con los vaivenes internacionales, que con lo que pase con las situaciones domésticas. Y en este caso, creo que habrá que seguir con cuidado el precio del petróleo y los flujos financieros derivados de lo que ocurra con Brasil y en menor medida, con Argentina.

En segundo lugar, porque el escenario inflacionario pareciera que no registra razones para que la inflación se colocara fuera del rango que se ha establecido para considerar como aceptable su comportamiento. No hay que olvidar, por más que hoy la inflación anual esté más cerca de 2% que de 3%, que el objetivo de inflación anual es justamente 3% y que el rango de fluctuación es de +/- 1%, a partir del objetivo, lo que implica que Banxico puede considerar no manejar su tasa de interés exactamente como lo haga la Fed, siempre y cuando los determinantes de la inflación permanezcan en un estado controlable.

Me refiero a que la inflación no proviene únicamente de lo que pase con el tipo de cambio. Así, la presión de la demanda interna también juega un papel importante y está aún rezagada respecto de la oferta potencial; básicamente es lo que conocemos como el “ouput gap” o “brecha del producto”, en español, que en los últimos años ha sido negativo. Supongo que desde este año ha iniciado un proceso para dejar de serlo dado que la economía está creciendo un poco más que el año pasado y algo hemos visto de mejoría en el mercado interno, pero creo que la “brecha del producto” continuará siendo negativa.

Y si el peso no sufre presiones –o al menos no demasiadas– por el lado del petróleo y no nos enfrentamos en 2016 a un mercado financiero global demasiado inestable, es probable que desde el lado cambiario, la inflación no sufriera presiones alcistas importantes. Desde luego que estas dos condiciones no pueden descartarse en su lado negativo –que el petróleo baje más y que los mercados sean más volátiles y presionen a las divisas de emergentes–, pero prefiero considerarlas como posibilidad, para el escenario inflacionario.

Por eso es que pienso en que la ruta de la tasa de interés mexicana, no necesariamente será un “espejo” de la de la Fed. Pero por lo pronto, es claro que Banxico no va a tomar riesgos innecesarios. Los mercados ayer corrigieron el alza de los días anteriores (el IPC no bajó, por cierto). Más allá que se piense que el alza de la tasa fue tomada bien, los temas de preocupación cotidiana no desaparecen, como es el del petróleo y las materias primas, que no muestran intención de cambiar de dirección, por lo pronto. Veremos.

Supongo que usted, amigo lector, al igual que yo, se verá beneficiado si dejo de escribir unos días.  El que escribe se cansa y el que lee, también. Así que dejaré de escribir esta columna por unos días. Regreso el lunes 11 de enero de 2016. Le deseo lo mejor para usted y los suyos. Pásela bien. Que Santa y los Reyes sean amables con usted y conmigo; un buen rally alcista sería un gran regalo, así que ayúdeme en eso e incluya en sus cartas a tales personajes, esa petición.

Suerte.

Comments

  1. Cristina Hernández

    Pedro, descansar no es un lujo, es una necesidad. Así que qué bueno te tomes, y nos des, unos días de merecido descanso. Aprovecho para enviar un abrazo a los colegas lectores de esta columna y desearles felices fiestas y un gran 2016, pues pese a las complejas circunstancias, también hay un montón de buenas cosas en el entorno. Y me uno a tu petición a Santa y Reyes: un rally alcista!!! Saludos!

  2. Jeanett

    Cada mañana es un gusto leerte resulta enriquecedor, divertido y con un punto de vista objetivo. Ha sido un año 2015 complicado y por supuesto que las vacaciones y el descanso nos vienen muy bien para retomar un 2016 con energía renovada.
    De mi parte agradezco la dedicación con la que sellas cada consejería.
    Mi carta de reyes ya está en el árbol de navidad uniéndome a la petición de un rally alcista ¡bienvenido sea! un gran respiro nos ha de dar.
    Será un gusto seguirte leyendo durante 2016. Gracias

Leave a Comment