La Fed subió la tasa.

In Consejería by PAALeave a Comment


Alguien se estará preguntando a qué se va a dedicar ahora.Pedro Alonso

Pues sí, como todos –o casi todos– esperábamos, la Fed subió la tasa de interés en 0.25%, cambiando el rango del posible movimiento de 0–0.25%, a 0.25%–0.50%. La Sra. Yellen en su discurso en la conferencia de prensa que sostuvo después de la publicación del comunicado formal del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus iniciales en inglés), señaló que un alza de 0.25%, en realidad mantiene a la política monetaria relajada y que el camino de la tasa en el futuro será gradual, llevándole a un nivel que la Fed considera inferior al que la tasa de referencia (la de fondos federales) debiera tener en el largo plazo.

Tal nivel, de acuerdo a las estimaciones que los miembros del comité mencionado en el párrafo anterior hacen y publican cuatro veces al año, es alrededor de 3.5%. Este nivel no es un dato que deba considerarse como una postura de la Fed, ni mucho menos. Refleja el promedio ponderado de las visiones que los 17 miembros del FOMC tienen en lo personal, respecto de este tema.

Para regocijo de todos, la Fed también publica las estimaciones que los miembros del FOMC hacen para el final de los siguientes tres años, respecto del nivel que suponen que la tasa de fondos federales debería tener: 1.4%, 2.4% y 3.3%, en 2016, 2017 y 2018 respectivamente. A los niveles mencionados se llega a través de un cálculo no demasiado complicado, pero que de alguna suerte refleja lo que las personas que son consultadas piensan sobre el asunto y que como dije, no representa de modo alguno lo que piensa la Fed y menos aún, lo que puede pasar. Por lo tanto lo que la Fed vaya a hacer será definido sobre la marcha y como dicen, de acuerdo a la información que la realidad les provea.

En este sentido, llama la atención –aunque quizá no debería llamarla– que la Fed en su comunicado formal y la Sra. Yellen, en su discurso y posteriormente en la sesión de preguntas y respuestas de su conferencia de prensa, regresen una y otra vez a la noción del mandato de la Fed: buscar pleno empleo (asimilable este concepto a una tasa de 5% de desempleo o algo menos) y mantener a la inflación estable, alrededor de su objetivo de 2% anual, el que será alcanzado en el mediano plazo.

Y como acoté, en realidad no debería llamar la atención que la Fed se apegue a su mandato, pues es lo que le toca hacer, por más que haya quien piense que tendría que extenderlo, como pasa en muchas partes del planeta, respecto de los bancos centrales. Esta, en lo general, es la visión de los políticos que por una parte, no toleran –porque no lo entienden– el concepto de “autonomía” y por otra porque su visión no da para más que pensar en los votos que pueden ganar si, como ocurre aún en varios países, el banco central está para generar recursos que son usados para financiar el gasto público, que no beneficia a nadie en el largo plazo, pero que sirve para mantenerles en el poder, a través de prácticas clientelares.

Al parecer los mercados se sintieron satisfechos por lo que escucharon y leyeron, de tal modo que continuaron con la racha alcista de los días recientes. Ayer el S&P 500 subió 1.45% y el IPC mexicano, lo hizo en 1.22% y al momento de escribir esta columna, los mercados en Asia hacen lo mismo. El Nikkei está subiendo 1.84% y el SSEC de Shanghái sube 1.54%.

Quizá están en la idea de que efectivamente, la economía puede seguir creciendo de manera estable, aún cuando la tasa vaya a subir, de manera gradual. Y si es así, pues nadie querría quedarse afuera. En los próximos días y yo diría que durante el primer trimestre de 2016, veremos si esta idea prevalece. Aunque pueda parecer algo contra–intuitivo, es posible que el alza de tasas provoque el uso de la liquidez que tienen las empresas de todo el mundo en sus balances y se induzca un proceso de inversión que genere crecimiento.

Por lo pronto, el alza de la tasa de interés reduce la incertidumbre que nos ha traído de arriba abajo durante todo el año y al menos durante un día, nos ha permitido dejar de hablar sobre el petróleo, que ha sido el “sabor de moda” en las pasadas dos semanas.

Suerte.

Leave a Comment