Llegó la semana de la Fed.

In Consejería by PAALeave a Comment


La actividad industrial continúa siendo muy débil en México.Pedro Alonso

Llegó la semana en la que la Fed presumiblemente iniciará una trayectoria alcista de la tasa de interés. Todo parece indicar que así será, si bien en los mercados hay quienes piensan que hay un espacio para que el banco central estadounidense decida mantener la postura que ha tenido en los pasados nueve años. La idea es que la tasa de referencia subirá 0.25% y su camino alcista en principio será moderado, supongo que en espera de ver la reacción real de la economía que tendrá que ajustar su funcionamiento a lo que es el comportamiento real de la tasa de interés. Es decir, con un nivel superior a cero.

Este momento llega precedido por una semana en la que los mercados han registrado un comportamiento bajista generalizado. El S&P 500 bajó casi -4% y el IPC mexicano, -2.3%. Atrás de la baja estuvo más que la expectativa de alza de la tasa de interés, la baja del precio del petróleo de casi 12% y de las materias primas en general. El índice BCOM de materias primas, bajó -4%, y se colocó en su nivel más bajo desde diciembre de 2002. En el año, las materias primas medidas a través de este índice, han bajado -25%.

La decisión de la OPEP del viernes 4 de noviembre pasado, de haber mantenido el nivel de su producción en 30 millones de barriles al día después de una baja del petróleo de -66%, hace pensar que los niveles bajos de los precios del crudo pueden permanecer por largo tiempo, cosa que he comentado en este espacio y que hoy ya no parece una fantasía. De hecho hay quienes piensan que el petróleo puede llegar con relativa facilidad a los 25 dpb, en los crudos marcadores, como el Brent o el WTI. Esto abre la posibilidad de un recorte en los volúmenes de inversión del sector  petrolero, con el consiguiente impacto en el crecimiento de ese sector, cosa que cobra particular importancia para países como el nuestro.

Lo anterior se conecta con la baja de los mercados de renta variable mediante la percepción de que una baja generalizada de las materias primas apunta a la idea de tener una demanda global débil, que es algo que ronda por la mente de los participantes desde hace algunos años, sobre todo porque la recuperación de la economía global no es algo que pueda decirse que está ocurriendo, al menos no de manera uniforme. Valga decir que un tema de preocupación es que la baja en los precios de la energía, no se ha reflejado en el crecimiento de la economía. Al menos no de la manera en que muchos habíamos pensado, lo que pone énfasis en el asunto de la debilidad de la demanda.

En México se publicaron el viernes pasado los datos de la actividad industrial al mes de octubre, que continuaron mostrando un desempeño débil. El crecimiento anual fue de 0.5%, que al ser corregido por estacionalidad es de 1%. Como ha venido ocurriendo, el subsector de extracción de petróleo sigue siendo el que presiona al indicador general de la industria, con una caída anual de -3% en octubre, que para fines prácticos es el menor crecimiento de este año, a lo que hay que sumar a los servicios relacionados con la minería (actividad en la que se incrusta el tema petrolero), cuyo comportamiento puede decirse, es catastrófico, La caída anual al mes de octubre es de -36.8%, que no es muy diferente a lo ocurrido en los meses recientes.

Pienso que de los datos de la actividad industrial, el que resulta más preocupante es el de la industria de la construcción cuyo crecimiento en octubre fue de 2.2%, que es muy menor al del promedio de los meses previos (3.4% en el tercer trimestre) y al interior del sector, la edificación de vivienda ve disminuido su crecimiento a 2.5%, muy inferior al 3.9% del tercer trimestre y al 4.1% y 5.8% del 1° y 2° trimestres, respectivamente.

Y otra caída significativa en el ritmo de crecimiento anual en octubre, fue la del sector manufacturero, cuyo crecimiento fue apenas de 1.2%, cuando en los primeros nueve meses promedió 3%. Corregida por estacionalidad, la tasa de crecimiento muestra igualmente un comportamiento decreciente. No es una buena noticia, pues este sector es el que mayor valor agrega en la economía. Es probable que esté reflejando la baja en la actividad industrial que Estados Unidos ha mostrado durante todo el año.

Además de la reunión de la Fed, la otra reunión de política monetaria que tendremos esta semana será la de Banxico, el jueves, en la que veremos qué tanto nuestro banco central, seguirá lo que la Fed decida, como se ha establecido en las minutas del año.

Suerte.

Leave a Comment