Como el ambiente no ayuda…

In Consejería by PAALeave a Comment


Maecenas faucibus mollis interdum. Maecenas faucibus mollis interdum. Integer posuere erat a ante venenatis dapibus posuere velit aliquet. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.Mr. WordPress
La especulación de corto plazo tendría que hacerse con poco volumen.Pedro Alonso

El IPC mexicano detuvo su caída al acercarse a la línea de tendencia, sin mostrar todavía un cambio de dirección, lo que me hace pensar que quizá tenga alguna posibilidad de baja adicional. Por el momento, digamos que sigue en la misma condición que escribí en la Consejería del miércoles pasado. Sin embargo algunos indicadores complementarios sobre todo los de nivel de precio entraron en eso que decimos es una condición de sobreventa, que como quizá usted recuerda no implica necesariamente comprar, sino más bien, no vender.

En cualquier caso es una situación observable pues coincide con el tema de la línea de tendencia. Vale decir que los indicadores de direción muestran trayectorias bajistas y sólo uno –ese al que yo llamo de “aceleración” y otros le dicen “momentum”- que es especialmente sensible, pero también “mentiroso”, empieza a dar la vuelta.

Como suele ocurrir, es demasiado esperar que todos los indicadores y condiciones señalen en la misma dirección. Difícilmente ocurre –yo diría que nunca pasa- así que como siempre, algún riesgo hay que tomar si pensamos que con los elementos que tenemos a la mano, pensamos que hay condiciones para decidir y actuar.

Lo cierto es que en general el ambiente no ayuda, así que la sensación que tengo es que el alza que se puede generar es de corta duración y distancia breve. De tal suerte que si el IPC regresara digamos a los 43,600, me parecería un buen logro. Y después de haber registrado el “death cross”, el indicador del mercado mexicano tiene al peso del volumen arriba de su nivel actual. Me refiero a que está yendo en contra de la tendencia y tiene mucho volumen arriba, es decir, todo lo que se ha acumulado desde que llego al nivel de los 45,350 a principios de noviembre pasado y que está dispuesto a ser vendido, cuando los precios lleguen a los niveles en que fue comprado.

Por eso es tan tortuoso el regreso del mercado cuando opera por debajo de los promedios móviles, que entre otras cosas son indicadores de tendencia “suavizados”. Y esa es la situación actual del IPC, de tal manera que para que ese volumen que espera el nivel de precio conveniente para ser vendido cambie de opinión y además aparezca el dinero “comprador” suficiente para levantar a los precios, tendría que haber eventos suficientes y diferentes a los que hacen que el ambiente, como escribí líneas atrás, no sea adverso.

En esta coyuntura, no he mencionado que la línea de tendencia que hasta ahora cumple con su función de soporte, no es garantía de inviolabilidad y de hecho, el que haya sido respetada tantas veces en los años mencionados hace un par de columnas, supone que de ser penetrada a la baja, permitiría una caída importante del IPC. Pero más allá de una baja adicional, si fuese el caso, me preocupa que hubiese un tramo mayor que remontar cuando los acontecimientos propiciaran una condición de alza. Dado este escenario, la posibilidad de una especulación para comprar de corto plazo, tendría que ser con cautela. Y mi mejor forma de ser cauteloso en estos temas, es operar con poco volumen, además de la imprescindible disciplina de este oficio.

¿Qué haría cambiar esta condición pronto? Creo que lo más factible es una racha alcista del mercado en Estados Unidos, que no la descarto, pero hay que tener en cuenta que a estas alturas del partido, un movimiento interesante puede gestarse hasta después de conocerse la decisión de la Fed, con pelos y señales.

Me refiero a que como la especulación pasará del “cuándo”, al “cuánto” y al “cómo”, pues será necesario esperar por ejemplo, la conferencia de la Sra. Yellen y las estimaciones de la Fed respecto del comportamiento de la economía, que acompañarán a la decisión que se anunciará el próximo 16 de diciembre. La sensación que tengo es que si un alza ocurre, realmente será en enero cuando veremos la parte importante.

Hoy se publican los datos de la actividad industrial en México al mes de octubre, que habrá que revisar. El crecimiento de septiembre fue de 1.7% y en el 3er trimestre fue de 1.2%. Como sabemos, la caída del petróleo y de nuestra capacidad de producción petrolera han hecho que el sector industrial hayan tenido cifras muy pobres este año y no habría que esperar un cambio al respecto. Será interesante ver que ocurrió con la construcción y la industria manufacturera, que son las actividades que empezaron a mostrar alguna recuperación. Veremos.

Suerte.

Leave a Comment