El empleo en Estados Unidos allana el camino para el alza de la tasa.

In Consejería by PAA1 Comment


La confianza del consumidor en México, se ha deteriorado en los meses recientes.Pedro Alonso

Los empleos creados en noviembre en los Estados Unidos fueron 211,000, algo arriba de la expectativa que estaba en 200,000, mientras que la tasa de desempleo se mantuvo en 5%. Lo importante del dato de creación de empleos, además de regresar por segundo mes consecutivo por arriba de la cifra de los 200,000, es que señala en la dirección de una recuperación estable de aquella economía y que parece haber sido suficiente para que los mercados lo juzguen de esa manera. El promedio mensual de empleos creados en la economía estadounidense en este 2015 es de 209,000.

Otro aspecto importante de los datos de empleo es que parecen haber allanado un poco más el camino para que la Fed decida subir la tasa de interés de referencia el próximo 16 de diciembre, por primera vez en nueve años.

El S&P 500 subió 2.05% el viernes pasado, cerrando en los 2,091 puntos, recuperando el total de la baja del jueves y buena parte de la del miércoles pasado, reflejando desde mi punto de vista, la percepción de “más economía y menos Fed”, a la que varias veces me he referido en el pasado, lo que me recuerda que independientemente de lo que uno piense, es el mercado el que juzga y decide cuándo ha llegado el momento. Quiero pensar que es hasta ahora cuando el mercado piensa de esta manera.

Lo anterior no implica que en los próximos días el mercado no se ponga nervioso por la proximidad de la fecha de la reunión de la Fed y el presumible inicio de la trayectoria alcista de la tasa de interés, pero creo que cada vez resulta más evidente que se ha asimilado y que es momento de valuar con menor variación los eventos futuros, al menos en lo que toca al impacto derivado del alza de la tasa. Además, vale hacer notar que la volatilidad diaria del S&P 500, desde finales de octubre se ha mantenido estable en 1%, lo que también habla de una percepción uniforme del mercado, en relación al riesgo vigente.

Las cosas en el mercado mexicano no marcharon de la misma manera, ya que el IPC, aunque ha aminorado su ritmo de baja, no ha logrado repuntar. Las condiciones técnicas aún no muestran señales para que retome un movimiento alcista de buena magnitud, si bien puede tener una reacción positiva, apoyándose en el comportamiento del S&P 500.

Se publicaron en México los datos de la confianza del consumidor al mes de noviembre, que reflejaron una caída anual de -0.4%. Lo cierto es que en los últimos meses el Índice de Confianza del Consumidor ha disminuido respecto a lo que vino mostrando en buena parte del año. Trimestralmente la caída de la confianza es notoria, ya que el 1er trimestre mostró un crecimiento de 6.5%, pero esta tasa vino cayendo a 1.8% en el 2°, a 0.4% en el 3° y en los meses de octubre y noviembre, promedia 0.2%. Además en dos de los últimos tres meses reportados, los datos fueron negativos.

Llama la atención –y me preocupa– que la percepción del futuro de la economía de los individuos –la pregunta es si se considera que la situación económica de los miembros del hogar encuestado mejorará en los próximos doce meses– haya mostrado números negativos respecto de lo registrado doce meses antes, en los pasados cuatro meses de este año y prácticamente muestra el mismo comportamiento –de los últimos cinco datos cuatro son negativos y uno es cero– cuando la pregunta refiere a lo que se espera de la economía nacional. Asimismo, la pregunta sobre la posibilidad de adquirir bienes durables ha disminuido notoriamente en relación al año pasado –sin llegar a números negativos– en los pasados cuatro meses.

Lo paradójico de que la confianza del consumidor haya mostrado una clara reducción en términos anuales en los últimos meses, es que es justamente en este periodo, de acuerdo a los datos del PIB, cuando la economía nacional ha tenido mejor comportamiento y el gobierno insiste que esto es debido a la fortaleza y buen comportamiento de la economía doméstica. Alguien está viendo o midiendo mal los eventos económicos y la percepción de los consumidores –y de los empresarios– en cuanto a la confianza de tener una mejoría en su ámbito económico.

Esta semana tendremos datos de inflación de noviembre y de actividad industrial de octubre. Y en Estados Unidos, sin que haya datos demasiado importantes, creo que todos entrarán en un estado de “wait and see”, de cara a la próxima semana cuando llegará el “día Fed”.

Suerte.

Comments

  1. EDUARDO LEON

    Pedro: algo que me pregunto constantemente, y coincido en lo que has comentado hoy en ésta y otras columnas tuyas, es si a pesar de que el mercado en general tiene más clara la posibilidad de un alza para diciembre va a comportarse como “comprar el rumor y vender la noticia”, es decir, si caerán al hecho una vez dada la subida. No lo sé si será así.
    Claro está que depende también si el comunicado advierte de pausadas subidas adicionales o no pero te pregunto si tienes la misma impresión que yo.

Leave a Comment