No todo son datos económicos o financieros.

In Consejería by PAA1 Comment


Incluya en el escenario al terrorismo.Pedro Alonso

Los conflictos geopolíticos nunca son una buena idea. Ya hemos visto en el pasado reciente el impacto que pueden hacer en el ánimo de los mercados y más aún, la zozobra que seguramente causan en la población civil de las regiones directamente afectadas, sobre todo cuando derivan en acciones bélicas que toman una trágica cuota en vidas humanas, a la que hay que añadir la destrucción de la riqueza económica y las consecuencias negativas en términos de bienestar que en el más amplio sentido del término, aparecen durante largo tiempo en el futuro.

El terrorismo es peor, pues tal parece que la única posibilidad de acabar con ello, es la destrucción de sus fuentes –en los conflictos geopolíticos “normales”, cabe esperar una negociación– que por lo que se ha visto es una acción que no garantiza un final total. Y lo sucedido en los días pasados, desde los atentados en París hasta el derribo del avión ruso por la milicia turca, es una parte de los efectos: aumenta la inseguridad global, porque hoy no se puede decir que estos actos sean un fenómeno local, ni siquiera uno regional. A veces frontalmente, a veces de manera subterránea o en un segundo o tercer plano de la conciencia colectiva, pero siempre están presentes y elevan nuestro nivel de incertidumbre.

Por eso cuando ayer los mercados empezaron la jornada bajando y alguien dijo que eso del derribo del avión ruso no era para tanto, pensé que aún hay muchas personas que piensan linealmente acerca de los mercados, lo que desde mi punto de vista no es la mejor idea. Quizá al término de la jornada y dada la recuperación intradía que se tuvo, el que menospreció el evento del derribo haya quedado satisfecho con su postura inicial y está bien. Pero en mi forma de ver las cosas, la suma de este tipo de eventos sí puede tener en el paso del tiempo un impacto mayor que el hasta ahora observado.

Por eso llamo su atención sobre ello, amigo lector. Sé que escribí hace algunas Consejerías que el mercado asimila estos eventos y suele seguir con la trayectoria que previamente tenía. Y sí, pero en esta ocasión me preocupa que los actos terroristas continúen en mayor o menor grado, inquietando más de lo deseable a la sociedad, que finalmente es la que actúa en los mercados. Ahí se lo dejo, es una variable que no puede dejarse fuera del escenario.

Dentro del ámbito habitual, ayer se publicó la segunda revisión del PIB de Estados Unidos del 3er trimestre, mejorando lo que se publicó en la ocasión anterior. Es decir, la primera revisión arrojó un crecimiento de 1.5% y en la segunda la cifra fue de 2.1%, que no está mal. El consumo sigue siendo la “fuerza guía”, creciendo 3%, pero la mejoría pienso que provino de la inversión privada, que en vez de tener una caída de -5.6% presentada en la 1ª revisión, ahora la tuvo de -0.3%, lo que implica una recuperación importante en este renglón. Al final, creo que aquella idea de “más economía y menos Fed” que manejé hace algún tiempo, empieza a materializarse, por eso los mercados resisten bien los embates de temas negativos, al menos en este momento y en este nivel. Espero que ahí se queden.

En México, ayer se publicó la inflación de la primera quincena de noviembre que resultó en 0.52%, en tanto que la inflación anual, quedó en 2.27%, nivel inferior al del mes de octubre, que fue de 2.48%. El dato quincenal refleja el incremento de las tarifas eléctricas en diez ciudades, de las que el Índice Nacional de Precios al Consumidor da cobertura. La inflación subyacente no tuvo variación y la no subyacente –en la que se localiza la energía– aumentó 2.15% en la 1ª quincena y la energía, en particular, lo hizo en 5.13%.

La estimación del Sector Privado –en la encuesta de Banxico– para la inflación de noviembre, es de 0.86%, en el dato promedio y la mía, como participante de la encuesta es de 0.75%. Me parece que al final la inflación de noviembre quedará más cerca del 0.86% y entonces la de los últimos doce meses se mantendrá cercana a los 2.5%. Es probable entonces que la inflación del 2015, se coloque un poco arriba de este nivel, pero no demasiado. Diría que 2.7% es una buena meta.

Mañana escribo de los mercados.

Suerte.

Comments

Leave a Comment