La realidad, la credibilidad y las percepciones.

In Consejería by PAA4 Comments


¿Y qué tal si prescindimos del petróleo?Pedro Alonso

El PIB mexicano del tercer trimestre tuvo un crecimiento de 2.6% anual, de acuerdo a las cifras publicadas por el INEGI el viernes pasado. Resultó mayor al dato del indicador oportuno que se publicó por primera vez a finales del mes pasado, que había estimado 2.4%. No puedo dejar de mencionar que llama la atención tal discrepancia, ya que hasta donde se entiende, lo que se estima en el cálculo del indicador oportuno es solamente el último tercio del tercer mes del trimestre, septiembre, en este caso y se usan datos conocidos que son los dos meses previos medidos por el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) –julio (2.0%) y agosto (2.7%)– y los dos primeros tercios del mes de septiembre.

El dato del IGAE para septiembre –que también se publicó el viernes– fue de un crecimiento de 3.1% anual, lo que sugiere que, si se tenían datos concretos de los primeros dos tercios de ese mes y la estimación del último tercio, pues es en este último tramo donde la economía mexicana arrojó información para que el dato del PIB superara en dos décimas al dato del indicador oportuno, que no es un dato menor. Desde luego que el 2.6% de crecimiento es una buena noticia, pero como dije, no deja de llamar mi atención que se haya separado tanto de un cálculo presuntamente acertado. Habrá que ver con cuidado la evolución del indicador oportuno en los siguientes trimestres, para ver su precisión y por tanto su utilidad.

Y sí, el crecimiento del tercer trimestre creo que nos sorprendió a muchos. La estimación que se tenía en la encuesta de Banxico, entre analistas del Sector Privado era de 2.19% para el 3er trimestre y de 2.29% para todo el año, de tal manera que incorporando el 2.6% reportado por el INEGI y usando la estimación en la encuesta para el 4° trimestre (2.27%), podría pensarse que el PIB para 2015 podría ser de 2.4%, que tampoco es para celebrarlo como éxito.

La estimación del gobierno para todo 2015 es de 2.4%, que es el punto medio del rango –cuyo valor máximo es 2.8%– que establecieron en septiembre pasado y que no han modificado. La de Banxico es de 2.2%, también en el punto medio del rango que la institución ha establecido –cuyo valor máximo es 2.4%– y la del FMI es de 2.2%. Y puedo decirle que en otras encuestas e instituciones a las que tengo acceso, el dato de crecimiento para 2015  es de 2.3% / 2.2%. De tal modo que como señalé, el 2.6% del 3er trimestre, si es diferente a lo esperado.

El gobierno, en voz de Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda, tuvo a bien puntualizar algunas cosas: que el 2.4% está dentro de su rango de estimación, que el crecimiento de la economía es debido al impulso del “motor interno”, que México crece más que los demás porque está “en una fase de mayor dinamismo” y que la realidad ha estado siempre por encima de las estimaciones de los analistas, cosa que repitió cinco veces en media cuartilla. Y si todo esto es así, la pregunta es: ¿Por qué la percepción es otra? Obviamente, esto no es cuestión de quién tiene razón o de cuáles son los números correctos.

No quiero decir con lo anterior que los números que aporta el subsecretario sean falsos, pero lo que pienso es que la imagen que trata de transmitir en su mensaje tiene que luchar con la credibilidad perdida, gracias a los resultados de los casi tres años de gestión que tiene el gobierno actual y que al compararlos con la realidad –que hoy trata de usar como aliada– no les deja bien parados, a lo que hay que sumar una serie de eventos en campos distintos al económico, que han deteriorado la imagen del gobierno, de sus representantes y la clase política, en general.

También dijo el Sr. Aportela que si a la economía mexicana le quitamos los temas del petróleo y las actividades que le rodean, estaría creciendo a tasas superiores a 3% anual, lo que probablemente es cierto, como también lo es que no podemos prescindir del tema petrolero para explicar a la economía mexicana, para bien y para mal; últimamente, más bien, para mal. La propuesta del subsecretario suena igual que si se dijera: el arbitraje estuvo muy bien, excepto por un penalti que se marcó y que no era, pues la falta se cometió fuera del área. Y con ello perdimos el partido.

Suerte.

Comments

  1. Filiberto Rangel

    ¿Que tanto influye el incremento en las remesas de los paisanos? ya que fue el sector terciario donde se tiene el mayor repunte y tiene una mayor influencia en el indicador global

  2. Wilfrido fernandez

    Pues yo no creo hoy en el inegi , ya empezaron a con sus trampas , como la encuesta de que se incrementaron las preferencias por Peña. Felicidades por este y todos sus brillantes artículos.

Leave a Comment