¿Para qué sirve un alza gradual y leve de la tasa?

In Consejería by PAA1 Comment


…Para armar especulaciones y tomar decisiones.Pedro Alonso

Creo que poco después de la reunión de la Fed del 28 de octubre, escribí en este espacio que la especulación en los mercados respecto de la tasa de interés pasaría del “cuándo” al “cómo”. Y como hemos visto, la postura del banco central de Estados Unidos se ha venido alineando hacia que la fecha de inicio del ciclo alcista sea la de la reunión de diciembre y en los mercados, la evolución de los futuros sobre la tasa de la Fed (la de fondos federales) apunta a que será en esa fecha cuando ocurra. El dato es que existe una probabilidad del 66% para que en esa fecha la tasa suba hacia el rumbo de 0.50%.

Ayer escribí que de la información que extraje leyendo la minuta de la Fed, se adivina que el alza de la tasa será gradual y leve –traduje; la palabra que se usa es “shallow”– y puede suponerse que en principio, la Fed subiría 0.25% en diciembre y quizá pensar en un alza similar para mediados de año, dependiendo de la evolución económica. Pero por el momento, como es difícil establecer numéricamente un camino confiable para la tasa, parece que los mercados se han conformado con las declaraciones.

Y si la idea de tener un alza gradual y leve empieza a afianzarse, creo que en los mercados se abre una posibilidad de tomar algo más de riesgo de cara a los siguientes tres o cuatro meses. Mi especulación es que el alza de la tasa ha sido asumida desde hace mucho –ha sido avisada desde hace un año, por lo menos– y que la economía estadounidense muestra fortaleza suficiente para soportar razonablemente bien un incremento inicial de 0.25%.

A la vez, apoyándome en la apreciación de la Fed respecto de una menor preocupación respecto de lo que ocurre en otras regiones del mundo, con un crecimiento aparentemente estable en China, cercano al 7% y Europa impulsando a su economía con un mayor estímulo monetario, cabría pensar que la Fed no subiera la tasa agresivamente para no fortalecer demasiado al dólar y aprovechar una condición mejor del mercado externo, pensando además en que no tiene mucha inflación por la cual preocuparse.

Y entonces, habría que pensar quiénes resultan beneficiados con esta percepción, por el momento. Porque es con percepciones con lo que se construyen las especulaciones y las trayectorias de los mercados, al menos en el corto plazo que necesita confirmar con la realidad para que en su suma –la de varios cortos plazos–, se construya el largo plazo. Si se espera que la realidad se presente y valide a los elementos de la especulación, uno está tarde.

Así que tratando de encontrar beneficiarios de la percepción de que el alza de la tasa de interés no es tan dañina, pues los primeros son los muy endeudados y junto con ellos, los muy dependientes del financiamiento, es decir aquéllos que como parte básica de su operación tienen que tomar altos niveles de crédito, como la banca o los vivienderos. Los consumidores y los que los atienden, los que invierten en renta variable, por tener menor costo de oportunidad y si toman el riesgo adecuado. Los productores de materias primas, los mercados emergentes, los exportadores estadounidenses y todos éstos, si el dólar no se fortalece demasiado y por tanto, sus productos no se encarecen en el mercado internacional. Más todos los que a usted  se le ocurran, amigo lector, si tal ocurrencia tiene alguna base razonable.

Desde luego que como siempre, mi especulación está llena de condicionantes, lo que me fuerza a irla revisando y ajustando. Pero como siempre, la comparto tratando de hacerlo de manera clara y oportuna y sólo con la intención de complementar las ideas de otros y sin perder de vista que en los mercados, cada quien está parado sobre sus pies y camina hacia donde se le antoja y a la velocidad que quiere.

Cuando usted lea esta Consejería, probablemente ya se habrá publicado la información del PIB del tercer trimestre de 2015. Como escribí hace poco, la estimación es de 2.4%, de acuerdo al nuevo indicador oportuno del PIB, que como sabemos, se publicará treinta días después del cierre del trimestre. También conoceremos el IGAE de octubre. No espero mucho más que lo mencionado y ojalá las cifras me corrigieran, para bien, desde luego. Veremos.

Suerte.

Comments

Leave a Comment