Difícil decisión la de mover la tasa de interés –en cualquier dirección.

In Consejería by PAALeave a Comment


El IPC realizó un “golden cross mayor”.Pedro Alonso

Los mercados llegaron al día del “wait and see”, pensando en que hoy la Fed se reúne para revisar su postura de política monetaria y por lo que se ve los mercados asumen que no habrá cambio en ello aunque desde luego, todos estaremos pendientes de encontrar una señal, por pequeña que sea en el texto del comunicado.

No hay que perder de vista que el Banco de Japón también tiene su reunión de política monetaria el próximo viernes y se espera que incremente su estímulo monetario para continuar tratando de salir de la recesión (el crecimiento anual de su PIB al 2° trimestre es de -1.2% y en agosto la producción industrial cayó -0.4%) y alejarse lo más posible de la deflación, que no los deja en paz: aún cuando sus precios al consumidor han tenido un repunte, la inflación de los últimos 12 meses es de 0.2%.

Así que si esto ocurre, suponiendo que la Fed no haga nada con su tasa hoy, pues resultará que los bancos centrales de Estados Unidos, Europa, Japón y China mantendrán más o menos mes y medio más, una política monetaria relajada y en algunos casos, con la posibilidad de aumentar la intensidad de sus estímulos monetarios. Desde luego que surge la pregunta de si la Fed, considerando las condiciones actuales de la economía estadounidense y las posturas explícitas de los bancos centrales de los países mencionados, decide ir en contra del flujo de la jugada global.

Para no especular de más, prefiero esperar a leer el comunicado de hoy y ver la reacción de los mercados en los próximos días. Pero lo que resulta interesante es que parece que todos los bancos centrales mencionados están leyendo la misma señal: existe el riesgo de una reducción en el crecimiento de la economía global, que si bien puede tener su origen en las economías emergentes, puede afectar por igual a las desarrolladas. Y nadie parece querer esperar a ver si esto es cierto o no. La otra cosa en común es la inflación baja y en descenso.

Por eso lo difícil de la decisión de la Fed, sobre todo después de las dos últimas cifras de creación de empleo (136,000 en agosto y 142,000 en septiembre) que rompieron la racha de tres meses seguidos con 243 mil empleos creados en promedio mensual y un sector industrial que no acaba por mantener un ritmo estable de crecimiento, que además en este año ha registrado caídas en los dos primeros trimestres, -0.3% en el 1° y -2.4% en el 2°, y un crecimiento de 1.8% en el 3°. Lo anterior compara desfavorablemente con el crecimiento de esta actividad en 2014, de 3.7% y con el promedio de los pasados cinco años, de 3.4%.

Los datos de la actividad industrial en Estados Unidos, además del impacto negativo para México (somos sus proveedores de bienes intermedios) hablan de una desaceleración en aquella economía, explicada en parte por la apreciación del dólar, que mucho he comentado en este espacio, como elemento disuasivo  para la idea de subir la tasa de interés, desde mi punto de vista. Y además sabiendo que compradores importantes como Europa, China y Japón, están dispuestos a tomar medidas que tienden a depreciar sus tipos de cambio. Pues sí, es una decisión difícil esa de subir la tasa de interés, o no.

Pero por lo pronto los mercados se comportan como esperado, pues están reduciendo su operación y los precios bajan moderadamente, en parte por lo del “wait and see” que escribí en el primer párrafo, pero también por lo agresivo del alza de los últimos días de la semana pasada y algunas condiciones técnicas que mencioné en días pasados, como la línea de tendencia de baja en el IPC mexicano, que avisaba –para eso está ahí– de la presencia de una buena zona para tomar utilidades, en aquella mitad de las posiciones que mencioné.

Por cierto, una nueva condición técnica en el IPC apareció ayer: se presentó un primer intento de “golden cross mayor”, ya que el promedio móvil de 20 días superó al de 200. Digo que es un primer intento pues prefiero ver que se consolide el movimiento. Pero siempre son señales de fuerza en la trayectoria de mediano plazo; digamos que es un filtro positivo para la operación, que podremos comprobar en los próximos meses.

Suerte.

Leave a Comment