Ayer tuvimos un “Draghi rally”; sorprendió el BCE a los mercados.

In Consejería by PAALeave a Comment


La Fed tendrá que añadir otro punto en su lista de pendientes: el BCE.Pedro Alonso

En la última parte de la Consejería de ayer, me referí a la decisión que ayer jueves podía tomar el Banco Central Europeo (BCE) respecto del programa de estímulos monetarios que aplica y que básicamente consiste en compra de bonos  por 60 mme al mes, además de mantener su tasa de referencia en cero y su tasa de depósito en -0.20%. Escribí que no pensaba que la postura de política monetaria pudiera cambiar y así fue. Pero el BCE, a través de su presidente, Mario Draghi, dijo enfáticamente que tales medidas sí podían cambiar, para ampliarlas, tan pronto como en el próximo mes de diciembre.

Y una vez más Súper Mario entró en escena y al menos por el momento realizó una ampliación verbal de los estímulos monetarios que el BCE aplica, que bastó para agitar a los mercados globales empezando por el cambiario, ya que el euro, para abrir boca, se depreció 1.7% frente al dólar y bajó hasta 1.116 euros por dólar, y éste, el dólar, se apreció –obviamente. El índice de la canasta de divisas que sigo desde hace tiempo (se llama $USD y contiene 57.6% de euro, 13.6% de yen, 11.9% de libra esterlina, 9.1% de dólar canadiense, 4.2% de corona sueca y 3.6% de franco suizo) subió 1.46%. Ayer escribí que cabía esperar una apreciación del dólar, pero no esperaba esta reacción, como tampoco que el BCE usara una herramienta siempre efectiva: la sorpresa.

Por supuesto, los rendimientos de los bonos en Europa cayeron: los bonos alemanes de 10 años perdieron 7 puntos básicos y su rendimiento, quedó en 0.49% y el de dos años, en -0.32%. En tanto, los bonos de 10 años de Italia y España, bajaron su rendimiento en 15 puntos básicos, hasta 1.45% y 1.59%, respectivamente. Y los mercados accionarios recibieron también algún impulso: en Europa subieron más de 2% en Alemania y Francia y el mercado inglés subió 0.4% (los ingleses no usan al euro como moneda). El S&P 500 subió 1.7% (también cooperaron algunos buenos resultados corporativos) y ahora que escribo, los mercados asiáticos también se treparon al rally de Súper Mario, encabezados por el Nikkei japonés que sube 2.3%.

La razón para haber declarado como lo hizo el BCE, es la misma que la de la FED: temen una caída de su economía (que recién empieza a dar signos de vida) a consecuencia de la debilidad de los mercados emergentes, empezando por China, además que no han logrado borrar del todo la amenaza de la deflación (la inflación de los últimos doce meses en septiembre, es -0.1%) ¿Qué van a hacer?, no sé, pero sí crearon una expectativa importante de apoyo a la economía. Su riesgo ahora es decepcionar al mercado.

Claro que esta postura del BCE pone a la Fed en una posición no sé si incómoda, pero si más complicada que la que tenían. Por una parte la depreciación del euro tiene como contrapartida la apreciación del dólar que es una de sus preocupaciones, por el impacto negativo para el sector exportador estadounidense. Por otra, por lo que ocurre con la inflación –que es otra de sus preocupaciones–  cuando se importa con una moneda apreciada. Se importa a costos menores y por tanto, la inflación tiende a bajar. Así que se volverá a animar la discusión sobre si es oportuno subir la tasa de interés este año, cuando Europa da señales de querer bajar la suya, pronto. La semana próxima es posible que tengamos alguna información al respecto, cuando la Fed tenga su reunión de política monetaria. Veremos.

Quedé en avisar cuando se presentara el cruce de móviles en la gráfica del S&P 500, cosa que ocurrió ayer. El móvil de 20 días cruzó hacia arriba al de 50 días. Digamos que es un “golden cross menor” –sin menospreciarlo– ya que cuando ocurra tal condición con el móvil de 200 días, la cosa será más en serio. Para ello falta algún tiempo y alguna distancia. Por cierto, otro elemento técnico interesante es que el S&P 500 se acerca al promedio móvil de 200 días –está sólo 8 puntos arriba del cierre de ayer. Cabría pensar que tal móvil puede funcionar como una resistencia temporal. De rebasarlo, sería una especie de anticipo de un “golden cross mayor”. Será una buena prueba para este índice, que funciona como referencia para otros, como nosotros.

Suerte.

Leave a Comment