Y sí, el escenario puede favorecernos.

In Consejería by PAA3 Comments


Doña Economía Global puede voltear a vernos, otra vez.Pedro Alonso
  • Lo de hoy ya lo hemos visto en México.
  • Como toda especulación, hoy sólo es una situación posible.

Quizá la mayoría de los que leen esta Consejería no vivieron de manera activa –laboralmente hablando– la apertura de la economía en la segunda mitad de los años ochenta del siglo pasado. Yo sí. Y en lo que a mí toca, es el único cambio estructural de México en materia económica que me ha tocado atestiguar, digamos que con conciencia suficiente para entender lo que estaba ocurriendo.

La reacción general fue que todo iba a salir mal, que la apertura se estaba haciendo demasiado aprisa, sin tomar en cuenta todo lo que había que tomar en cuenta (¿?), que no estábamos preparados, que los gringos nos iban a comer vivos, etc. Pero se hizo. Quizá la marca de salida fue la adhesión de México al GATT (General Agreement on Tariffs and Trade) en julio de 1986.

Después, casi todos conocemos la historia: firmamos un montón de acuerdos comerciales y la participación del petróleo en nuestros ingresos externos por temas comerciales pasó del 80% al 12% actual. Otra cosa que ocurrió es que el nivel de inversión extranjera pasó de 1.2 mmd en promedio anual, entre 1981 y 1985, a 3.1 mmd en el quinquenio de 1986 a 1990 y en el siguiente, la cifra fue de 6.1 mmd. Es decir se multiplicó por dos y luego por dos, otra vez.

La idea –la mía– es que puede ocurrir otra vez, ahora que se está intentando cambiar las reglas estructurales de la economía, de lo que hasta ahora hemos visto poco, o nada. Pero si la historia se repite, alguna lana nos va a caer. Cuánta, no lo sé, pero puede ser un monto importante respecto de lo que hemos visto en los años recientes.

Lo que también sé –porque lo vi– es que en muchas empresas mexicanas, hubo un cambio radical cuando tuvieron que enfrentar un nivel de competencia mayor y desconocido, lo que las hizo mejorar. Claro que hubo quienes no pudieron subirse al tren del cambio y la pasaron muy mal; y desaparecieron. Quizá algo así vamos a vivir en los siguientes años.

Haber escrito ayer que el escenario actual puede favorecer a México, no deja de ser una especulación de mi parte –como siempre que hablo del futuro– pero parto de lo que he visto que ocurrió aquí hace varias décadas. También pienso que la inversión global lo que tiene enfrente es un panorama poco alentador, a juzgar por los eventos que hoy ocurren.

Así que en medio de este escenario calamitoso y conociendo todas nuestras limitaciones, resulta que somos una economía grande, con un grado de desarrollo razonable, con varios sectores que son competitivos internacionalmente. Somos vecinos de la economía más dinámica del mundo, más allá de si es la más grande o la segunda más grande, pero crece. La infraestructura con que se cuenta no es mala y puede mejorar, la economía es estable y está en proceso de cambiar estructuralmente.

Ayer escribí sobre uno de nuestros talones de Aquiles: la inseguridad. Y tenemos otros: la corrupción, la impunidad y la debilidad de las instituciones políticas, o nuestro bajo nivel de educación y lo improductivo y grande que es nuestro Sector Público, o nuestro tortuoso aparato de administración judicial.  Sin duda, son obstáculos por superar y que detienen a este país, con el riesgo de arruinarlo si no se corrigen.

Pero con todo y si no hay desastre global –que creo no es probable– y si nosotros no cometemos errores catastróficos –que espero no ocurran–, tenemos una buena oportunidad de avanzar en la dirección correcta, con la esperanza de mi parte, de no cometer los errores del pasado. Porque Doña Economía Global, sí ha volteado antes y hasta nos ha favorecido con sus dones. Ocurrió a principios de la década de los setenta del siglo XX, cuando el petróleo subió gracias a la formación de la OPEP y en los noventa del mismo siglo, en la época de los emergentes no asiáticos. Pero desperdiciamos las oportunidades.

Ahora podemos estar en la puerta de otra, pero con un nivel de competencia global mayor. Pero como escribí párrafos atrás, el escenario parece favorecernos, aunque hoy no tengamos algo tangible para creer en esta posibilidad y los mercados alrededor del mundo parece que se derriten sin remedio, cosa que como siempre tiene límite y da paso a mejores momentos.

Suerte.

Comments

  1. Alberto Elizondo

    Pedro, llevo muchoa años siguiendo tu columma, hace también varios que tomé un curso contigo de análisis técnico. Como siempre, bueno tú dirías, la mayoría de las veces, eres muy acertado en los temas de mercado.

    Que bueno que podamos seguir tomando tus consejos y opiniones, a través de esta página.

    Saludos y gracias.

Leave a Comment