El 3.9% del PIB estadounidense, con poco impacto en los mercados.

In Consejería by PAALeave a Comment


Pronto los datos de las empresas; dicen más del crecimiento que el PIB.Pedro Alonso

La economía de Estados Unidos creció 3.9% en el segundo trimestre, de acuerdo a la tercera (y final) revisión de este agregado económico. La revisión previa había arrojado un crecimiento de 3.7% y la expectativa para esta ocasión no mostraba cambio, sin embargo la dinámica que se ha visto en aquella economía permitió obtener el resultado mencionado.

Lo cierto es que el dato del PIB no tuvo mayor impacto en los mercados que al final de la jornada del viernes terminaron bajando. Es probable que tal reacción haya sido porque de una u otra forma el nivel que resultó estaba dentro de lo posible y porque aún siendo un buen dato, lo único que permite es mantener la expectativa anual (2.5%) más o menos en la trayectoria esperada, suponiendo que como ha ocurrido en los años recientes, en lo general el último trimestre del año presente el impacto inicial del invierno en la actividad económica.

Desde luego, es probable que la reacción de los mercados también esté influida por la percepción de la debilidad de la economía de China y su eventual impacto en la de Estados Unidos, que sin que haya mostrado efecto importante hasta el momento, sembró dudas en la mente del inversionista, a raíz de lo ocurrido la semana pasada con la postura que la Fed tomó a este respecto. Como escribí en su momento, resulta que si existían sospechas, la Fed se encargó de confirmarlas y aunque ahora la Sra. Yellen insista en que el incremento de tasas sigue siendo posible en este 2015, la decisión tomada abrió la puerta a la incertidumbre, que no es la mejor consejera para tomar decisiones en los mercados.

Como haya sido, esta semana termina septiembre y con ello el tercer trimestre del año, en el que por cierto los mercados pasaron por uno de sus peores momentos en los años recientes. Digamos que en números redondos y a menos que algo extraordinario (y positivo) ocurra entre ahora y el miércoles próximo, en el tercer trimestre el S&P 500 perdió -6.4% y el IPC, -5.8%, al cierre del viernes pasado. Y razones no faltaron. Hubo varias y de varios tipos.

De cara al último trimestre del año y más allá de los datos que aparecen con regularidad –no por ello poco importantes–, como los del empleo en Estados Unidos del próximo viernes, en pocas semanas conoceremos los resultados corporativos del tercer trimestre, que al final del día son un ingrediente muy importante para los que decidimos cotidianamente en los mercados y que en términos económicos muestran lo que podemos esperar del crecimiento que por lo general aparece como dato, semanas después de la publicación de los resultados corporativos (lo que explica también, por qué el dato del PIB no hace mucho impacto).

La impresión que tengo es que los datos del tercer trimestre en Estados Unidos serán buenos. No sé si extraordinarios, pero pienso que la dinámica del empleo y del consumo, junto con una relativa estabilidad de su tipo de cambio permiten esperar que los datos modifiquen positivamente a las valuaciones de las acciones. En el caso mexicano, me temo que las expectativas de buen desempeño se reducen a pocas acciones, entre las que se encuentran las que están ligadas al consumo interno y a las que no tienen una alto pasivo en moneda extranjera, por lo pronto. No habría que esperar sorpresas.

Claro que no podemos olvidar que el tema de la tasa de interés volverá a estar presente durante el trimestre. Unas veces porque los distintos representantes de la Fed declaran con frecuencia y no siempre con la misma línea de información y porque por lo menos hay dos ocasiones en las que la Fed puede decidir, en octubre y en diciembre.

En este sentido, creo que después de lo que ocurrió en la junta de septiembre, muchos tendrán dudas de cuál será la decisión de la Fed y cuándo será tomada y es justo esto lo que se ganó –entre otras cosas– con no haber subido la tasa de interés el 17 de septiembre pasado: un espacio adicional para la incertidumbre. Yo creo que finalmente la tasa de interés subirá y creo esperarán hasta diciembre, no por otra cosa sino porque la información sobre la cual la Fed dice basar su decisión, no variará demasiado de un mes a otro, China mediante, que ahora es una de las variables a seguir de manera cotidiana. Siempre ha sido importante, pero ahora ha mostrado su capacidad de impacto en los mercados y en las expectativas de las economías desarrolladas, no solo en las de los países emergentes.

Suerte.

Leave a Comment