El IGAE sin sorpresas: mal.

In Consejería by PAA1 Comment


La inflación es la mejor contribución del banco central al crecimiento.Pedro Alonso

No puedo decir que me sienta sorprendido por el resultado del Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) al mes de julio: 2%. Pero tampoco puedo decir que indique alguna mejoría en el comportamiento de la economía mexicana. De hecho la cifra de 2% es menor al promedio de los primeros seis meses del año del mismo indicador, de 2.4%. Las cifras desestacionalizadas, muestran un comportamiento similar.

Al interior del IGAE, ocurre lo mismo. Las actividades primarias en julio no crecieron (la tasa reportada es cero), cuando en el primer semestre lo hicieron en 4.6%. Las actividades secundarias –la industria–, siguieron siendo las de menor crecimiento y de hecho, las que han presionado hacia abajo al ritmo de crecimiento, pues en ellas se encuentra la industria petrolera y todo lo que está a su alrededor, así como la industria de la construcción que en los meses recientes ha mostrado disminuido su ritmo. En el IGAE de julio la industria crece 0.7%, después que en el primer trimestre lo hizo 1.5% y 0.6% en el segundo.

Por último, las actividades terciarias, los servicios, que habían mantenido un crecimiento bastante estable a lo largo del primer semestre (3.1%) cayeron a 2.8% en julio. Esta cifra, aunque falta conocer los detalles, resulta preocupante porque el comercio, que en el primer semestre de acuerdo a los datos del PIB creció a una tasa de 4.5%, una de las más altas de la economía, está incluido en esta actividad.

Y detrás del comercio está el consumo, que ciertamente se ha comportado por encima de las expectativas de todos y que podría está teniendo algún descenso en su ritmo, cosa que puede inferirse a partir de indicadores como la Confianza del Consumidor, que ha disminuido su tasa de crecimiento de 6.5% a 2.2%, a 1.3%, en el primer trimestre, en el segundo y en los meses de julio y agosto, en promedio, respectivamente.

La posibilidad de mejoría de la economía en general, para lo que falta del año y me atrevo a decir que para el 2016, es pobre pues no encuentro una fuente de crecimiento que indique lo contrario, más allá de las declaraciones y los buenos deseos. Hasta donde me acuerdo, en lo básico, el crecimiento de una economía es una función del consumo, la inversión y el saldo neto del comercio exterior y ninguno de estos elementos, al menos el día de hoy, muestran la dinámica suficiente para hacer impacto notorio en el crecimiento económico. Ojalá esté equivocado.

La inflación de la primera quincena de septiembre fue de 0.32%, lo que deriva en una tasa anual de 2.53%. La inflación subyacente continuó registrando niveles más bajos que la inflación general y en esta ocasión se ubicó en 0.27% en la quincena y en 2.34% anual. Como uno de los determinantes de la inflación más importante es la llamada brecha del producto y ésta sigue siendo amplia y negativa, pues los precios no recibirán presión por ese lado. Por la línea –de transmisión– del tipo de cambio sigue sin aparecer, ni en los datos ni en las expectativas, aunque en éstas empieza a asomarse, pero tímidamente.

El dato de inflación ha empezado a abrir la discusión sobre si Banxico tendría que seguir a la Fed en la decisión de subir la tasa de interés, cuando quiera que esto ocurra, en prevención de un ataque mayor al tipo de cambio. El argumento es que dado que el mandato de Banxico es mantener la estabilidad de precios y este objetivo se ha conseguido, tal vez sea posible, en un contexto de crecimiento débil no subir la tasa, arriesgando un impacto en el tipo de cambio que derivaría eventualmente en la inflación.

En lo personal pienso que la mejor contribución del banco central al crecimiento, es la estabilidad de precios y por tanto, creo que no hay que arriesgarla en aras del tipo de cambio, que tiene su propio mecanismo de control: el mercado, más allá de los instrumentos como las subastas. Al final, habría que entender que la estabilidad de precios en una economía es un bien social y a ésos, no hay que ponerlos en juego.

Suerte.

Comments

  1. jorge

    la mejor contribución del banco central al crecimiento es la estabilidad de precios y por tanto, creo que no hay que arriesgarla en aras del tipo de cambio, que tiene su propio mecanismo de control: el mercado

    más claro, ni el agua!

Leave a Comment