Los obstáculos del crecimiento.

In Consejería by PAA2 Comments


Nada se construye sobre un terreno inseguro.Pedro Alonso
  • Los hechos en Guerrero tiran al suelo discursos y estadísticas.
  • Es imprescindible un límite real, eficaz y creíble para la inseguridad.

Desde hace muchos años escribo regularmente para la revista Inversionista. Son artículos que aparecen cada dos meses y que tienen un carácter parecido al de esta columna, pero adecuados a una publicación con esa periodicidad. Siempre es un reto escribir, no importa la naturaleza del producto. Y parte del reto es el necesario ajuste de los engranes que en la maquinaria se tienen que hacer cuando uno está habituado a escribir día a día y de pronto, resulta que debe hacerlo para un lector que estará frente al trabajo un mes después de haberlo realizado, en el mejor de los casos, y al que volveré a encontrar dos meses después de esa lectura.

¿Qué cosa le interesará al público dentro de un mes? Es la pregunta que me hago cada vez que encaro el reto bimestral. En lo que escribí para noviembre próximo, hace un par de semanas, decidí que lo que siempre podía interesar al lector, era México. Creo que a todos nos interesa y como somos personas involucradas con la economía, los negocios y los mercados, el sesgo que mi artículo tomó fue ése.

La condición que establecí para poder esperar un posible buen resultado –pensando como inversionista profesional– de hacer negocios en México (al estilo de cada quién) fue que es necesario tener un límite real, eficaz y creíble para la actividad del crimen organizado y en general, para los temas relacionados con la inseguridad, la violencia, la ilegalidad y la impunidad que azotan desde hace años –sí, años; muchos– a nuestro país.

Valga decir que desde enero de este 2014, el factor número uno que aparece como obstáculo para el crecimiento económico, en la encuesta de expectativas del Sector Privado que realiza mensualmente Banxico, es justamente el problema de la inseguridad pública. Y no es gratuita tal apreciación. El segundo factor es la debilidad del mercado interno.

Y los eventos que hemos atestiguado en las semanas recientes en el estado de Guerrero y desde hace mucho, en muchas localidades del país, dejan claro que los analistas que participamos en la encuesta de Banxico, no estamos equivocados en nuestra apreciación. En condición de inseguridad –de todo tipo–, violencia e ilegalidad es difícil vivir bien, invertir y hacer negocios. Para todos, los locales, pero también para los extranjeros.

El problema de esto último, que no se resuelve con planes, programas, discursos y promesas solamente es que condiciona el estatus de lo que se señala como segundo obstáculo para el crecimiento económico: la debilidad del mercado interno. Además estropea todo lo que se trata de hacer para tener la mejor economía posible, incluidas las reformas estructurales, y que se genere bienestar para la sociedad, de manera equitativa y justa.

Los hechos destructivos que vemos todos los días tiran al suelo las estadísticas que se mencionan sobre la mejoría que se dice han alcanzado las acciones del gobierno en la lucha contra la inseguridad y hacen tambalearse a todo lo que se intenta construir. Además, no se pueden ocultar, es imposible no verles y hablar de ello. Trascienden a los dichos y los reducen a señales de humo que en poco tiempo desaparecen devolviendo la atención a lo que ocurre en la realidad cotidiana, que no admite adjetivos.

Así que para poder pensar en que el segundo obstáculo (la debilidad del mercado interno) es abatible, necesariamente hay que tener una respuesta eficaz e insisto, creíble, para el primero. Y para esto los ciudadanos tenemos un ámbito limitado; acaso tratar de exponernos lo menos posible, lo que de sí incrementa el tamaño del obstáculo. Usted sabe, amigo lector, que pienso que esta humanidad progresa porque hay personas que toman riesgo. Y la inseguridad conspira contra ello.

En mi caso, puedo hablar y escribir de ello en medios públicos, pero aún así sigue siendo un espacio limitado para mejorar la situación. Dicho todo esto, a modo de advertencia (“caveat”, dicen en latín, para aconsejar precaución, sobre algo que implica un riesgo), valga decir que el escenario actual, puede favorecer a México, aunque para muchos pueda parecer complicado. Y puede serlo, pero es posible. Mañana aclaro.

Suerte.

Comments

  1. Edmundo Herrera

    Excelente reflexión don Pedro

    Felicidades por seguirnos dando esta consejería.

    <éxito para usted y todos los que le rodean ***

  2. Jaime Cruz

    Pedro, te leo y escucho desde hace 6 o 7 años. Asistí a uno de tus cursos en el WTC. Que bueno que nos compartes tus análisis. Mil gracias.

Leave a Comment