Es que no les creo.

In Consejería by PAALeave a Comment


Lo que deja la baja no es poca cosa.Pedro Alonso

Llegado el viernes pasado, los mercados recuperaron una buena parte de la baja que inició el martes 11 de agosto, si bien lo acontecido la semana pasada fue lo más llamativo, principalmente el lunes, en que todos los medios de comunicación parecen haberse regocijado por haber puesto en primer lugar de sus noticias la expresión de “Lunes Negro”.

De la baja mencionada, que en el caso del S&P 500 fue de -7%, este índice recuperó el 50%, al cerrar en 1,988 puntos el viernes pasado. En el caso del IPC mexicano, la baja fue de 13% y al viernes, había recuperado casi el 65%. Entonces qué, ¿No pasó nada?; el que piense que así es creo está perdiendo de vista una parte importante de la película, pues sí pasaron varias cosas, empezando por el susto que todo mundo se llevó, que también cuenta.

La baja de los días pasados dejó ver la vulnerabilidad global a la condición económica de China y de las economías emergentes, el tamaño del posible deterioro que puedan tener, la capacidad operativa de los mercados para lidiar con bajas de este tamaño y la superficialidad con que muchos tratan a este tipo de situaciones.

También forzó a todos –la Fed incluida– a incluir en la especulación y el análisis los temas de caída en el crecimiento global, en relación con la tasa de interés y su “timing”. Así que considerando los malos ratos y los daños en la contienda, la situación se tornó más interesante de lo que era, sabiendo que muchos de nosotros no estamos en los mercados, porque son “interesantes”, al menos no solamente.

En la línea del crecimiento de las economías emergentes, el viernes conocimos del último resultado de la economía de Brasil, el del segundo trimestre del año, que cayó -1.9% respecto del trimestre previo y -2.6% respecto del mismo periodo del año anterior. Y parece que lo importante es que Brasil está “formalmente” en recesión, ya que por la medida que sea, tiene dos trimestres seguidos de contracción en su economía y no que, interconstruidos con esta situación, están la pérdida de credibilidad del gobierno y de la presidenta Dilma Rousseff, los escándalos de corrupción en diversas áreas del gobierno y empresas gubernamentales –empezando por Petrobras–, que han provocado la caída de los flujos de inversión externa y la confianza del consumidor, independientemente de lo que la caída del ritmo de la economía de China les haya impactado y lo que pueda suceder en este aspecto.

Valga el asunto brasileño, para mencionar de paso que como usted sabe, amigo lector, mañana es el tercer informe de gobierno de Enrique Peña Nieto. Mire, por disciplina he acostumbrado desde hace muchos años, ver y escuchar el informe, tratar de percibir lo que ocurre en el evento y después leo el texto y trato de extraer alguna información y formular algunas ideas al respecto. En general puedo decir que siempre es útil, aunque en esta ocasión la sensación que tengo es que me enfrento al tema con prejuicios que en teoría –muy en teoría–, un analista no debería tener y que se parecen a las causas que menciono como parte de la circunstancia brasileña de hoy.

No es que el presidente mienta, es que no le creo. No es que las propuestas sean malas, es que no creo que vayan a cumplir con lo que ofrecen. No es que sean corruptos, es que no han demostrado a cabalidad que no lo son. No es que sean faltos de conocimientos, habilidad e inteligencia, es que los resultados no avalan lo anterior y no admiten un error. No es que no entienda lo que dicen, es que no me están hablando a mí. Como diría aquel “clásico”, pero dicho desde mi lugar: ni ven, ni oyen, ni responden.

De vuelta a los mercados y la economía, supongo que después de las alzas que mencioné párrafos atrás, veremos una baja “correctiva” como parte del patrón que pienso se desarrollará en las próximas semanas, hasta que llegue la próxima junta de política monetaria de la Fed (el 16 de septiembre), más lo que sepamos de China o de cualquier otra economía relevante.

Por lo pronto esta semana en Estados Unidos habrá información variada: ventas de autos, sector de la construcción y los datos de empleo del mes de agosto, que como siempre, pero más ahora, aportarán su porción a la especulación sobre la tasa de interés. En México, también tendremos información de la industria automotriz, de la Inversión Fija Bruta y de la Confianza del Consumidor.

Suerte.

Leave a Comment