Materializando sospechas.

In Consejería by PAALeave a Comment


Esta semana abre con la misma tónica con que cerró la semana pasada.Pedro Alonso

La caída de los mercados del viernes pasado cerró una semana de terror. Parece que las sospechas que he expresado en Consejerías recientes respecto de la debilidad de la economía de China y de las economías emergentes en general, cobran mayor importancia que la que habían tenido, digamos, que en el último año, a raíz de la apreciación sostenida del dólar.

Sí, porque la apreciación del dólar y en contrapartida la depreciación de todas las otras divisas, supuso un debilitamiento de la posición financiera de quienes vieron a los capitales salir en busca de destinos más seguros ante la perspectiva de una depreciación mayor de las divisas emergentes dada su exposición al dólar en sus deudas y la pérdida de ingresos por la baja de precios de las materias primas.

A lo anterior se agregó en las pasadas semanas la materialización de la sospecha que China, tiene una economía deteriorada más allá de lo hasta ahora reconocido, con lo que la demanda de muchos de los bienes que se le venden por parte de los países emergentes se contrae aún más, si bien no de manera uniforme, pues la vinculación con la economía china tiene amplias diferencias.

Pero no son sólo las economías emergentes las que van a pasarla más si la segunda economía del mundo reduce de manera sensible su crecimiento, ya que las economías desarrolladas dirigen a China una parte no despreciable de sus exportaciones, sin olvidar lo que venden a otras economías emergentes, que presumiblemente detendrían sus compras ante un menor ritmo de crecimiento y una mayor necesidad de dedicar más recursos locales a servir las deudas que cada quien tenga a su cargo.

Esto último explica en buena parte la baja de los mercados accionarios. Ante una posible mayor afectación negativa del crecimiento global, las valuaciones de las acciones lucen altas ante las expectativas de los resultados. Como siempre, los mercados descuentan todo, dice Dow, en su primer postulado, aunque a veces exageren.

Quizá son varias las preguntas que surgen de la idea anterior. Una es qué tanto están exagerando los mercados, si es el caso. Otra es cuándo empezarán a discriminar, pues no todos tenemos el mismo grado de afectación. Otra más, es qué se requiere para contrarrestar una eventual caída de la economía china; me refiero a una baja de un punto o dos por debajo de la estimación de 7% que el gobierno de ese país ha establecido, sabiendo que por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional estima 6.8% para este año y 6.3%, para 2016.

Respecto de esto último, vuelve a aparecer en los mercados la idea sobre la posibilidad que la Fed no inicie el alza de la tasa de interés en septiembre próximo, pues en el escenario parece haber nuevas condiciones o al menos algunas toman más forma de realidad. En parte por eso el dólar se ha depreciado casi 3% desde hace un par de semanas –acelerándose en los días recientes–, en términos del índice DXY, que como usted sabe, está integrado por el euro (58%), el yen (14%), la libra esterlina (12%), el dólar canadiense (9%), la corona sueca (4%) y el franco suizo (4%) –los pesos de la divisas en el DXY son aproximados–, no así frente a las divisas emergentes, por causas obvias.

Esta semana, entre otras cosas, se publicarán las –segundas– revisiones del PIB del segundo trimestre en Estados Unidos (el jueves) y en el Reino Unido (el viernes) que ahora cobran mayor importancia que en otras ocasiones pues aportarán información del crecimiento en la parte desarrollada del planeta, ahora que el lado emergente no pinta bien. Además en Estados Unidos se publicarán datos sobre la confianza del consumidor, del sector de la construcción y sobre la evolución de las órdenes de bienes durables. Todos estos indicadores pienso que hay que revisarlos con cuidado pues reflejan un espectro amplio de la actividad económica.

Los mercados abrirán con la mala noticia de otra baja en los mercados de Asia. Al momento de terminar esta Consejería, el Nikkei japonés baja -3.4%, el Hang Seng de Hong Kong -4.6% y en China, el SSEC baja -8.5%. Los futuros del S&P 500, señalan una baja de -2.7%.

Suerte.

Leave a Comment