Manejando el partido.

In Consejería by PAALeave a Comment


El tramo es corto para tomar riesgos de más.Pedro Alonso

Pues sí, el IPC mexicano bajó el lunes hasta 43,574, justo a la línea de retorno (la que yo tengo trazada) y ahí rebotó y terminó cerrando en 43,953. Ayer martes cerró en 43,872, ligeramente abajo del lunes, pero arriba de la línea de retorno, lo que sin ser un comportamiento esperanzador, al menos mantiene cierta lógica ordenada en el comportamiento de los precios.

Me refiero a que el IPC respeta los límites que ha definido en los pasados cuatro meses, lo que le hace un tanto predecible. Que se encuentre en la zona inferior del canal de tendencia bajista le da espacio para ascender, al rumbo de los 44,500, como creo que mencioné en días recientes. Los indicadores complementarios por su parte, parecen estar alineándose en esa misma idea, aunque en general lo que trasluce la tónica general de la operación es debilidad, en buena parte por las consideraciones que ayer compartí con usted, amigo lector, en relación a las economías emergentes.

Técnicamente, lo anterior se manifiesta entre otras cosas por encontrarse los precios –el IPC, en este caso– por debajo de varios de sus promedios móviles, desde el de 20 hasta el de 200 días (el único –de los que uso– que no ha sido superado es el de 500 días), que pueden considerarse como líneas de tendencia “calculadas”.

Por su parte, el S&P 500 está tratando de resolver al alza una suerte de formación triangular que ha estado armando desde principios de julio pasado, dentro del rango de operación del año, entre los 2,040 y los 2,135. De ser así, quizá vaya a buscar el límite superior del rango citado, si bien al igual que el IPC, no muestra gran convicción para hacerlo.

No es extraño que en el corto plazo los mercados tengan un comportamiento falto de entusiasmo, por decir lo menos, si consideramos los temas que les rodean. Por una parte, los resultados corporativos, sin que hayan estado mal, no ofrecieron expectativas de grandes crecimientos en el año, de hecho en sus guías para el tercer trimestre varias empresas mostraron reducciones, lo que implica un cierto encarecimiento en el precio de sus acciones.

También hay que pensar en lo que significa lo que está ocurriendo en China en particular y en las economías emergentes en general, de lo que he escrito recientemente y que no es un asunto menor. Pero en el fondo, creo que ha llegado el momento en que estando tan cerca la fecha del anuncio de la Fed sobre la tasa de interés, se prefiere esperar por ello.

Es como en el fut, cuando se tiene un marcador a favor o simplemente uno que convenga y faltan pocos minutos para que termine el partido, se suele modificar la alineación, reforzar las líneas de defensa sacrificando un tanto el ataque del equipo y se trata de “cerrar” el juego. Claro que se corre el riesgo de que el equipo contrario marque un gol y cambie el balance del ánimo de la contienda y quede poco tiempo para recomponer el esquema y retomar el control, pero sabiendo eso, en general se decide por “manejar” el partido, para lo que desde luego se requiere saber hacerlo.

Me da la impresión que algo así está ocurriendo en los mercados y que se prefiere esperar por la decisión de la Fed y de paso, dadas las sorpresas que pueden aparecer en el lapso que falta, tener menos recursos en juego. Además, no hay nueva información corporativa y es posible que la información económica en Estados Unidos no varíe demasiado de lo que se espera ocurra en las siguientes semanas.

Quizá para algunos la postura que describo pueda parecer un tanto tímida, pero creo que estamos en una situación que no permite pensar en alzas suficientes para darle atractivo a la toma de riesgo y en esa idea, lo mejor puede ser reducir las posiciones destinadas a ese tipo de operación. No es que esté prohibido hacerlo, pero en este terreno, cada quién sabe cuál es el que pisa.

Habrá que revisar con cuidado el dato de inflación al consumidor en la economía estadounidense, que probablemente usted ya conocerá cuando lea esta Consejería. Ese es uno de los datos importantes para la Fed.

Suerte.

Leave a Comment