Apoyos para subir la tasa.

In Consejería by PAA1 Comment


Esta Consejería gozó del apoyo del mejor grupo de rock de la historia: Led Zeppelin.Pedro Alonso

En su primera revisión del PIB de Estados Unidos en el segundo trimestre, el dato resultó en 2.3% anualizado, ligeramente abajo de las expectativas del mercado (2.5%). En el mismo reporte se anuncia la revisión final del dato del primer trimestre que pasó de -0.2% a 0.6%, lo que confirma el buen ritmo de recuperación de aquella economía.

También se presentó la nueva metodología de cálculo para el PIB estadounidense que da por resultado que las cifras de los años anteriores muestren variaciones respecto de las originalmente presentadas. Por ejemplo, los nuevos cálculos resumen que del 4° trimestre de 2011 a igual periodo de 2014, el PIB creció en promedio 2.1%, en vez de 2.4%. Por el momento las revisiones del pasado han llegado hasta 2011, pero se extenderán a un mayor número de años. La idea es tener desde ahora una medición más precisa del PIB.

El consumo registró un incremento importante pues su tasa de crecimiento pasó de 1.8% en el primer trimestre a 2.9% en el segundo. Asimismo, las exportaciones crecieron 5.3% en el segundo trimestre en vez de la caída de -6.0% que registraron en el primero. Las importaciones en vez de crecer 7.1% ahora lo hicieron al 3.5%. Los datos anteriores confirman que la baja de los precios de la energía poco a poco empieza a notarse en los bolsillos del consumidor y que la apreciación del dólar sí lesiona al crecimiento, ya que en el primer trimestre medido a través del índice DXY, el dólar se apreció casi 9% y en el segundo, se depreció 2.2%.

Los crecimientos anteriores compensan la caída de la tasa de crecimiento de la inversión, tanto privada como del gobierno federal, de 8.6% a 0.3% y de 1.1% a -1.1%, respectivamente, entre el primero y el segundo trimestre.

Como escribí ayer, más allá de la importancia intrínseca de los datos del PIB, los resultados presentados, apoyan la idea de un incremento de la tasa de interés en septiembre, bajo el supuesto que el empleo no se deteriora demasiado (en realidad seguirá mejorando) y la inflación se mantiene en la zona positiva (en el primer trimestre, en promedio mensual fue -0.1% y en el segundo 0.27%), cosa probable ya que el petróleo, si baja en lo que falta del año, no lo hará en la misma proporción que en el segundo semestre de 2014 y en algún punto, el consumo presionará a los precios a través del salario, sumado al empleo y al “ahorro petrolero”.

Los mercados no tuvieron una reacción demasiado importante ante estos datos –como escribí, el PIB no es tan relevante en Estados Unidos, para estos efectos– pero no fueron indiferentes, a juzgar por su comportamiento intradía que fue alcista, aunque no se haya notado de un día a otro. Por su parte el dólar se apreció en los mercados globales. El DXY ayer subió 0.64% y en la semana ha subido 1.6%, lo que sugiere que los participantes confirman su percepción de que la tasa subirá en septiembre y todos quieren asegurarse que estarán del lado ganador: Es decir en la moneda que más se fortalecerá por el alza de la tasa. En contrapartida, el índice de mercados emergentes (EEM) y el de materias primas (BCOM), retrocedieron moderadamente.

En México el IPC aunque bajó -0.2%, me parece que tuvo un día estable, esforzándose por mantenerse arriba del soporte de los 44,140. Si coopera el mercado de Estados Unidos, puede alcanzar el objetivo que mencioné hace unos días, de 44,750.

Ante los datos de Estados Unidos, la Comisión de Cambios (SHCP + Banxico) anunció que modifica la medida de subastar 52 md sin precio mínimo, aumentándola a 200 md al día y mantiene la subasta de 200 md con precio mínimo, equivalente al “fix” del día previo, más 1% (el margen anterior era 1.5%), desde hoy y hasta el 30 de septiembre próximo. Si el dólar se sigue apreciando en los mercados globales, el peso seguirá depreciándose y los ignorantes seguirán diciendo que es una catástrofe y que las medidas no sirven para nada y que algo más tendría que hacerse. Que con su pan se lo coman.

Vale hacer notar que en su comunicado de política monetaria de ayer, Banxico enfatiza el hecho de que en la depreciación del peso mexicano, ha influido más la expectativa de alza de tasa de la Fed, que la baja del ingreso petrolero. También señala que ante la condición de los mercados, lo mejor que puede hacerse es cuidar el lado fiscal y actuar con oportunidad en la política monetaria. Lo anterior se parece a eso que he escrito en este espacio, en relación a que el riesgo de la depreciación no está en los flujos de divisas, sino en la pérdida de ingresos fiscales, a lo que sumo el tema de la calificación crediticia que mencioné el miércoles pasado.

Suerte.

Comments

Leave a Comment