¿Septiembre o diciembre?

In Consejería by PAA1 Comment


La Fed conserva su espacio de decisión.Pedro Alonso

Como se sospechaba, la Fed no hizo movimiento en la tasa de interés y la información contenida en el comunicado no fue determinante para aproximar un momento de inicio de la probable alza. De hecho, el documento es prácticamente igual al de junio pasado. No conté las palabras ni comparé línea por línea –soy obsesivo, pero no para tanto–, pero me quedo con la impresión que mencioné.

Pienso que lo que hizo la Fed es conservar su espacio de decisión intacto. Me refiero a que, como escribí ayer, ese banco central se ha mantenido en la línea de basar su decisión en los datos que la economía proporcione, y sabiendo que entre ahora y la mitad de septiembre habrá mucha información que considerar, pues decide esperar. Esto implica que las condiciones actuales no le ofrecen la confianza suficiente para empezar un periodo de alza en la tasa de interés.

Y creo que ante las circunstancias, conservar el espacio de decisión fue lo mejor que se pudo hacer. El texto me dejó la sensación que la Fed está más pendiente que en otros momentos por las cuestiones del sector externo, en concreto el impacto de un dólar apreciado en las exportaciones y lo que esto afecta a la inflación a través de importaciones “baratas”.

Esta idea de conservar el espacio decisión, al final, no cambia las posibilidades del inicio del alza de la tasa, ya que en lo que resta del año hay tres juntas de política monetaria de la Fed, en septiembre, octubre y diciembre, siendo la de octubre en la que no hay conferencia de prensa de su presidenta. Por eso la vox pópuli dice que será en septiembre o en diciembre, toda vez que la Fed ha dicho que las condiciones sugieren que es en este año cuando la tasa empezará a subir. Claro, datos mediante.

Si tengo que inclinarme por alguno de los dos meses, elijo septiembre, por razones que he compartido con usted, amigo lector, además de percibir un cierto matiz de optimismo respecto del empleo y el ritmo de actividad económica, en general. El comunicado no mostró una preocupación particular respecto del comportamiento de la inflación, que siguen esperando suba gradualmente, cuando se disipe el impacto de la baja del petróleo y el efecto –menor– de la apreciación del dólar.

Los mercados reaccionaron bien a la noticia, pero no se volvieron locos. En todo  caso la volatilidad aumentará cuando se acerque la junta de septiembre. Como sea, se han sumado dos días de alza –en ausencia de la baja china– y el comportamiento está en la línea esperada, que supone un tramo más de alza, sin olvidar que esto es una expectativa de muy corto plazo, ya que en la “imagen grande” lo que se ve es una trayectoria lateral, en el mejor de los casos y aún lejos de la resistencia que tendría que ser superada para intentar un alza interesante.

Quizá cuando lea esta Consejería ya conocerá el dato de la primera revisión del PIB, en el segundo trimestre. La estimación del mercado es un crecimiento anualizado de 2.5%. El dato más allá de su importancia intrínseca, es relevante por el tema de la tasa de interés, sobre todo si mi percepción sobre la postura de la Fed es correcta. Es decir, un crecimiento en el nivel mencionado, podría apoyar la idea de iniciar el alza de la tasa en septiembre y no en diciembre.

Vale decir que el dato del PIB en Estados Unidos tiene menos importancia que el que le imputamos en México, pues los resultados corporativos tienden a ser un mejor elemento de pronóstico que las cifras agregadas, que además, aparecen con rezago respecto de los reportes trimestrales de las empresas. Asimismo, carece del envoltorio gubernamental con el que se les presenta en México, que no hace más que complicar las cosas, en primer lugar para el propio gobierno.

Lo anterior es una consecuencia de la tradición mexicana de tener a un gobierno paternalista, que desarrolla prácticas nocivas de todo tipo, que van desde el clientelismo político, el contubernio con el sector privado y la corrupción a lo largo y ancho de la vida nacional. Mala idea.

Suerte.

Comments

  1. Jeanett

    Éste gobierno -en lo particular- se le ha pasado la mano y efectivamente, es una mala idea. Gracias

Leave a Comment