Débil perspectiva del crecimiento mexicano.

In Consejería by PAALeave a Comment


La baja de los mercados, un tanto exagerada.Pedro Alonso

Como esperado, el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) no mostró mejoría en cuanto al crecimiento económico. Al mes de mayo, el crecimiento anual fue 1.5%, el nivel más bajo de los primeros cinco meses del año. De tal manera, para que el segundo trimestre tenga igual nivel que el primero (2.6%; muy parecido al 2.5% del PIB), en el mes de junio la economía tendría que crecer 3.8%, cosa que es muy poco probable.

Las actividades secundarias –la industria– continúan mostrando una completa falta de dinamismo, ya que en mayo el crecimiento fue negativo en -0.9%, seguramente por el impacto que recibe de la actividad petrolera. El primer trimestre de la industria fue malo, ya que creció 1.4% y como se ve, el segundo será peor, pues en promedio en abril y mayo lo hizo solamente en 0.2%.

Por su parte, las actividades terciarias –los servicios– perdieron el ritmo que mostraron en el primer trimestre (3.1%) y en mayo crecieron 2.6%, en tanto que las primarias –el sector agropecuario– lo hicieron en 6.6% en mayo y fueron las actividades que mejor ritmo tuvieron, sin embargo como sabemos, su baja participación en la economía hace que su comportamiento no se note demasiado en el agregado.

De seguir las cosas así, es probable que la estimación del FMI de 2.4% –la más baja de las emitidas hasta ahora para la economía mexicana–, empiece a resultar algo más cercano a la realidad que lo que parecía hasta hace pocas semanas. Y si así fuera, el promedio de crecimiento para la primera mitad del sexenio de Peña Nieto, sería 2%; por debajo del promedio de los pasados 25 años, de 2.8%, que no es para presumir.

También fueron publicados indicadores de la ocupación en el país al mes de junio, que muestran que la tasa de desocupación nacional se ha mantenido estable, alrededor de 4.3% respecto de la Población Económicamente Activa. El dato de mayo fue de 4.4%, tanto para las cifras originales como en las desestacionalizadas. Si se considera sólo a las zonas urbanas (el INEGI computa la tasa de desocupación urbana en 32 ciudades) la tasa de desocupación se eleva en mayo a 5.1%, nivel que también es el promedio del primer semestre. No sería extraño que viéramos aumentar los datos de desocupación dado el comportamiento de la actividad económica y sus expectativas.

Pienso que no fueron los datos de la economía nacional –aunque no ayudan– los que provocaron la caída del IPC el viernes pasado, que en realidad, fue arrastrado por los mercados internacionales, cosa que venía ocurriendo desde varios días atrás, como escribí en la Consejería anterior. Las causas atrás de ello pienso no contienen novedad alguna. Son las que hemos visto en acción en las últimas semanas: la debilidad de la economía China –y el temor que su mercado accionario vuelva a caer–, la caída de los precios de los commodities (el BCOM, el índice de Bloomberg, ya está 3% abajo del soporte que lo había “defendido” un par de ocasiones en este año) y el impacto que esto hace en las economías emergentes principalmente (el índice de mercados emergentes EEM bajó 1.4% el viernes y 4.4% en la semana), el nivel de apreciación del dólar, etc. Por otra parte, el comportamiento de los resultados corporativos en Estados Unidos sigue siendo razonablemente bueno. Hasta ahora han reportado 187 empresas del S&P 500 y el 76% de éstas han mejorado los pronósticos de utilidades y el 54% superado los pronósticos de ventas.

Lo cierto es que la baja, al menos las del S&P 500 y el IPC, llevó a ambos indicadores a un nivel de soporte importante (2,080 en el S&P y 44,100 en el IPC), de modo que les pone en una situación complicada, dado que podrían ir a buscar zonas más alejadas, en caso de vulnerarlos. La impresión que tengo es que habrá un “rebote” en estos días, pues la caída se me hace un tanto exagerada, pero que no los alejará lo suficiente de la zona de riesgo (los soportes). Una vez más, mucho dependerá de los resultados corporativos y de las expectativas que se anuncien a partir de ellos.

Desde luego esta semana el centro de atención de los mercados será la decisión de la Fed el próximo miércoles y las “señales” que envíe respecto de la tasa de interés, pensando en la reunión de septiembre. Ahora no creo que haya algún cambio al respecto. También se publicará la primera revisión del PIB de Estados Unidos, en el segundo trimestre del año. Veremos cómo evalúa el mercado estos datos.

Suerte.

Leave a Comment