Sensación de fragilidad.

In Consejería by PAALeave a Comment


Baja del mercado, de los ingresos del comercio doméstico y del peso.Pedro Alonso

Los ingresos del comercio doméstico al menudeo crecieron 4.1% al mes de mayo pasado. Es el tercer mes consecutivo en el que la tasa de crecimiento disminuye, lo que no deja de ser preocupante ya que el comercio fue una de las ramas de la actividad económica más dinámica del PIB en el primer trimestre. Los ingresos en el primer trimestre crecieron en 5.3% en promedio y los dos primeros meses del segundo trimestre promedian 4.4%; casi un punto porcentual menos.

Los datos mencionados apoyan las estimaciones del Sector Privado para el segundo trimestre del PIB, de 2.53% y de 2.6% para todo el año y me temo que para los meses próximos los pronósticos tenderán a disminuir, lo que no es una buena señal para el público en general y para el inversionista global, en particular. No hay que olvidar que el crecimiento estimado para México para este año por el Fondo Monetario Internacional en la actualización de hace un par de semanas, es 2.4%.

Así, no me extraña que la reacción del mercado accionario mexicano cuando hay un movimiento negativo en los mercados internacionales, tenga un comportamiento como el de ayer, cuando baja -1.6%. No quiero decir con esto que esta baja se deba a un dato decreciente de los ingresos del sector comercio, pero sí pienso que propician una percepción de fragilidad mayor a la deseada.

A lo anterior hay que sumar el comportamiento del tipo de cambio que si bien tampoco explica por sí mismo el comportamiento, contribuye al menos a nivel de la percepción, con la sensación de fragilidad mencionada. Es un hecho que parte de las condiciones de los mercados es valuar y transmitir las percepciones del público respecto de los eventos que rodean a la formación de los precios.

La caída de ayer del IPC lo regresa casi al soporte que he mencionado en otras ocasiones como un nivel de demanda fuerte –el de los 44,500 puntos- y consecuentemente dificulta poder resolver la resistencia de los 45,500 puntos, varias veces probada en los meses recientes, que había logrado rebasar ligeramente un par de días atrás, pero que finalmente respeta.

Aunque yo había esperado una baja correctiva del mercado después de su avance previo (entre el 7 y el 13 de julio), la baja de ayer me parece un tanto exagerada y me hace pensar que esa percepción de fragilidad de la economía que menciono, pueda estarse extendiendo, sin olvidar los otros temas que han quedado sin resolver y que en todo momento –pero más ahora- son importantes de encarar y aclarar en la manera debida. A satisfacción de la sociedad, pienso.

Esperaría que los reportes corporativos de las empresas mexicanas que veremos en los próximos días ofrezcan información que permita enderezar las cosas y estabilicen al mercado; me refiero a que la volatilidad disminuya, ya que eso permitiría tomar decisiones con mejor posibilidad de éxito, más allá de la dirección que los precios tomen. Al revisar la gráfica del IPC usted podrá encontrar varios movimientos como el de ayer en las semanas recientes, lo que no significa que sea lo “normal” –que no lo es- sino que con relativa facilidad se pierde la posibilidad de un comportamiento más ordenado.

Tal parece que la reducción de los riesgos internacionales no ha podido ser aprovechada del todo por el mercado local, lo que también es otra forma de referirme a la fragilidad general. Con frecuencia se escucha que se requiere fortalecer al frente doméstico para tener una mejor defensa ante los shocks externos. Y sí, pero también es necesario que tal fortaleza se procure para aprovechar las ventajas que, aunque sea de manera coyuntural, de tiempo en tiempo se presentan.

Por lo pronto, los mercados de Asia tuvieron una jornada alcista de buen tamaño en su jueves y los de Europa, abren con buen ánimo, supongo que haciéndose eco de la aprobación en Grecia de las reformas necesarias para avanzar en la instrumentación del programa de “rescate”. Ojalá nos sirva de algo en América.

Suerte.

Leave a Comment