Commotidies incómodos.

In Consejería by PAA1 Comment


Larga trayectoria de baja, sin visos de recuperación.Pedro Alonso

Ayer muy de pasada, mencioné que una de las causas que está detrás de la baja de las monedas emergentes es la caída de los precios de las materias primas, que no pasan –desde hace un buen rato- por un buen momento.

Después de la caída de los mercados de 2008 – 2009, en la que todo bajó como seguramente usted recuerda, las materias primas también registraron el influjo positivo de la expansión monetaria que inició en Estados Unidos, después que la tasa de interés en nivel cero, no parecía tener los efectos esperados en cuanto a estimular el crecimiento económico.

Sin embargo, a diferencia de lo sucedido con los mercados accionarios, las materias primas no lograron sostener el alza, a pesar del mantenimiento e incremento de la expansión cuantitativa y el consecuente aumento de la liquidez global que ello trajo consigo. Para fines prácticos y usando el Bloomberg Commodity Index (BCOM), que computa 22 diferentes materias primas agrupadas en: Energía (31%), Granos (23%), Metales Industriales (17%), Metales preciosos (16%), Azúcar, Café y Algodón –los llamados “softs”- (8%) y Cárnicos (5%), los commodities subieron entre principios de 2009 y mediados de 2011, alrededor de 65%. Y desde entonces iniciaron una trayectoria bajista –con algunos tramos de recuperación, típicos movimientos secundarios- que los hizo bajar -45%, a la fecha.

En el último año, la baja del BCOM es de -25% y después de un “rally” alcista durante el segundo trimestre de este año, retomó la baja y hoy se encuentra en un soporte, que coincide con el nivel que el que tuvo en 2002. Como siempre la pregunta que me hago es si esta zona es capaz de detener la baja y la impresión que me causa es que no.

Más allá de la lectura técnica, las condiciones de la economía global no ayudan a estas mercancías a las que en alguna época no muy lejana, se les consideró como una especie de depósito de valor, hasta que el mercado cayó en cuenta que lo que operaba en realidad era un producto financiero y por lo mismo, éste se vio sujeto a los vaivenes que habitualmente sufren estos  bienes, afectados por el nivel de la tasa de interés, la expectativa de crecimiento y las condiciones particulares de cada producto, alrededor de las que se generan toda clase de especulaciones, como le ocurre a cualquier acción, bono, ETF, etc.

Sin pretender agotar el tema y no siendo un especialista en ello, pienso que las materias primas enfrentan varias cuestiones que dificultan la recuperación de sus precios en los mercados. No necesariamente en orden de importancia, inicio con la posibilidad del alza de la tasa de interés, que es un “obstáculo natural” pues eleva el costo de financiamiento –como en todo, una buena parte de la operación de estos productos financieros, se realiza a partir de crédito- y el costo de oportunidad para quien tiene que decidir si su eventual rendimiento es suficiente.

Otro elemento que no ayuda es el bajo nivel de inflación, suponiendo que estos productos pueden defender a su tenedor del alza de precios sostenida y generalizada –cosa de lo que no estoy seguro. Pero lo que en definitiva lo que sí estorba, es el bajo crecimiento económico que como sabemos, no es el mejor alrededor del mundo. En este tema, destaca lo que ocurre en China, que fue el gran demandante de commodities, digamos que por un par de décadas.

Por su parte la disminución de las tensiones geopolíticas de gran envergadura –como el conflicto entre Ucrania y Rusia- evita que los metales preciosos, sean considerados como un refugio de los capitales y los temores que surgen a causa de estos temas por los riesgos que corren la producción y la distribución de petróleo, tienden a perder peso en el ánimo del inversionista, además de la evidencia que existe de que la oferta de hidrocarburos  rebasa a la demanda actual y futura, al menos por algunos años, dado el nivel del crecimiento económico.

Por último, está el tema del dólar apreciado. Como en otras ocasiones he comentado, esta divisa en su alza global, encarece a las materias primas que se cotizan en esa ella –todas-, más allá del precio intrínseco de cada una. Esto desincentiva a la demanda. Y ninguna de las causas anteriores parece que vaya a cambiar su condición, al menos no pronto. Por lo mismo, la de las materias primas, tampoco. No es una buena noticia para los productores y sí es una causa de preocupación, para la valuación de los tipos de cambio.

Suerte.

Comments

  1. ISIDRO URIBE

    Hola PEDRO que me dices de las FIBRAS son, en tu opinión, un buen instrumento para invertir porque si y porque no ?

Leave a Comment