El IPC sigue en los límites permisibles.

In Consejería by PAALeave a Comment


El mercado tomará un tiempo –corto– para reordenarse.Pedro Alonso

Como era de esperarse la ansiedad que privó el lunes en los mercados ayer disminuyó, e incluso en los de América hubo cierta recuperación que pienso no puede considerarse como el final del camino de la baja de estos días, que si está motivada principalmente por la crisis de Grecia, aún tiene cosas que mostrarnos.

Por lo pronto, el mercado mexicano opera dentro de los límites permisibles. Es decir, no ha sobrepasado los que mencioné en Consejerías recientes, entendiendo que alguien pueda decir que tales parámetros no tienen por qué ser del todo válidos y puede que tenga razón, pero son los que yo definí y son los únicos de los que me puedo hacer responsable.

Desde luego que la baja del lunes fue violenta y descompuso en principio el desempeño técnico que se venía desarrollando, pero insisto, no se salió de lo que había esperado. Me refiero a que después que el IPC alcanzó la zona de los 45,500 a los que yo aspiraba, en la columna del 24 de junio escribí que era posible esperar una baja hacia el nivel de los 45,000 puntos y que esto podía representar una oportunidad para acumular –comprar– posiciones para esperar un nuevo intento de rebasar los 45,500.

El impacto del asunto griego, como dije, intervino en el comportamiento más allá de lo que pensé y el IPC alcanzó ayer el nivel de 44,585 en su punto mínimo del día, para cerrar en 44,910. Los datos anteriores son los que me hacen pensar que los límites que esperaba de una posible baja, no estaban fuera de foco. En cualquier caso, el soporte de los 44,500 que ha sido respetado varias veces en los meses pasados –habiendo sido también una resistencia, lo que le agrega validez– persiste como una especie de “red de seguridad”.

De tal suerte, si la baja a los 45,000 puntos fue considerada como oportunidad para comprar y el IPC baja un poco más, conservándose en los parámetros permisibles, pues la opción sigue abierta. A eso me refería ayer con la idea de no dejar pasar una “buena crisis”.

Claro que la situación general luce complicada y la baja del lunes no facilita visualizar el camino futuro de los mercados, que requieren recobrar un mínimo de estabilidad para poder desarrollar un comportamiento ordenado. Además, como escribí en el primer párrafo, el asunto griego no ha terminado y seguramente afectará la formación de una expectativa positiva, pero no dejo de pensar que se ha presentado una oportunidad, de manera un tanto abrupta, pero oportunidad de compra, al fin.

Eventos como el que estamos atestiguando son los que abren tales espacios en los mercados, aunque a la vez incrementen el nivel de incertidumbre, pero eso es justamente lo que permite pensar en rendimientos mayores a los normales, riesgo mediante, por supuesto. Más allá de ello, pienso que, como dije ayer, las condiciones que en semanas recientes me llevaron a pensar en la posibilidad de que el mercado retomara su tendencia alcista, si bien de manera más moderada, siguen presentes, aunque las condiciones actuales las enmascaren y sean más difíciles de percibir.

Mañana jueves se publicarán los datos de empleo de Estados Unidos en el mes de junio, ya que el viernes es día feriado en ese país, que celebra el día de su independencia. Como sabemos, el dato, de sí importante, se ha convertido en un motivo de especulación acerca del futuro de la tasa de interés. En esta ocasión y suponiendo que se mantenga en la zona de los 200,000 / 250,000, pienso que el mercado no le prestará tanta atención como en otras ocasiones, ya que la Fed se ha encargado de hacer pensar al mercado que un primer movimiento en la tasa de interés no será antes de septiembre y que en su caso, será moderado.

Lo anterior no resta importancia a los números que se publiquen mañana, que en todo caso se sumarán a los elementos que forman la expectativa de los resultados corporativos del segundo trimestre, próximos a publicarse y que sospecho pueden dar una sorpresa, por la corrección positiva que se presentará en la tendencia del crecimiento económico, después de lo que hemos visto en las revisiones subsecuentes del primer trimestre, que han mejorado el resultado inicial (de -0.7% a -0.2%). No los pierda de vista.

Suerte.

Leave a Comment