Al toro se le torea cuando embiste.

In Consejería by PAALeave a Comment


El IPC llegó a los 45,500; buen intento.Pedro Alonso

En la operación del día de ayer, el IPC mexicano rebasó ligeramente la marca de 45,500 puntos en el máximo de la operación intradía. Esto ocurrió muy cerca del final de la jornada y tuvo después una ligera corrección para cerrar en 45,454. Por lo pronto ya llegó a la meta de la que hablé en días recientes y diría que lo hizo “con ánimo y de buen modo”.

La resistencia que está probando, la de los 45,500 y un poco –muy poco– más, puede que lo devuelva algunos puntos, quizá a los 45,000 y si lo hace creo que sería una buena opción para acumular algo de posición en espera que en un siguiente intento, rebasara con fuerza dicha resistencia, corrigiera sobre ese nivel que entonces actuaría como soporte y buscara proyectarse hacia los 46,500 / 47,000 puntos. No suena mal, ¿Verdad?

El asunto es que eso está por verse y hoy estamos en donde estamos, con el mercado mexicano tratando de retomar la tendencia alcista, esa que “abandoné” en febrero, cuando decidí cambiarme a una con mayor pendiente, misma que dejó atrás a finales de mayo cuando escribí que el mercado tomaba una trayectoria bajista “descarada”, que a juzgar por la evidencia –la que se plasma en las gráficas– también ha sido dejada atrás.

Seguramente alguien puede decir: “…si te hubieras quedado en la línea de tendencia original –sobre la que el mercado opera hoy– te habrías ahorrado trabajo –y comisiones”. Y sí. No necesito que otro me lo diga, porque me lo digo a mí mismo. Pero esa es una apreciación “a toro pasado” y yo tengo que torearlo, cuando embiste. La idea es tratar de mejorar (alguien diría “maximizar”, pero a mí me saca ronchas ese cliché) los rendimientos. De tal manera que haber decidido salir en el nivel de 45,100 me ha permitido dos cosas: retomar al mercado en el nivel de 44,700, cuando regresé de Europa y –la segunda– hacer cosas diferentes a la chamba diaria, incluso tomar vacaciones, con tranquilidad. No todos los rendimientos se miden en términos monetarios.

Habrá quien piense que 400 puntos en el IPC en los niveles actuales no es importante y que da lo mismo salir que quedarse y si así lo piensa, me parece bien. Pero para mí no, pues como usted sabe, amigo lector, suelo decir que el largo plazo, se construye con los cortos plazos. El otro día le oí decir a alguien que vende –o al menos trata de hacerlo– servicios financieros, algo así como: no se preocupe por el asunto de Grecia o el de la Fed, dentro de veinte años, nadie se va a acordar de ellos. No lo entrecomillo porque no es una cita textual, pero que con su pan se lo coma. Mire usted, yo creo en las virtudes del largo plazo, pero no lo admito como una forma de evasión.

Ayer los mercados se tomaron las cosas con un poco más de calma, después de haber digerido, al menos en parte, los acontecimientos del asunto griego. Lo que ha ocurrido después del último movimiento griego, o sea aflojar un poco su posición para acercarse algo más a lo que los acreedores quieren, es que éstos ahora demandan que lo ofrecido sea validado por un acuerdo del parlamento griego –paso necesario–, antes del lunes próximo, lo que implica que el gobierno tenga que llevar a cabo un trabajo de cabildeo con las distintas fuerzas políticas que integran ese órgano de gobierno, cosa que tendrá su dificultad pues como siempre hay partes que se sentirán defraudadas por la posición que el gobierno pretende tomar para alcanzar un acuerdo. Por lo pronto las noticias dicen que hay protestas populares en la calle, lo que me parece es lo mínimo que puede esperarse. En pocos días sabremos de qué lado masca la iguana.

Cuando lea esta Consejería quizá ya se haya enterado de los datos de crecimiento en Estados Unidos y en México. Ofrezco revisarlos y compartir con usted lo que resulte del análisis.

Suerte.

Leave a Comment