PIB: la mona aunque se vista de seda…

In Consejería by PAA5 Comments


Se pueden ensayar muchas explicaciones, pero 2.5% alcanza para poco.Pedro Alonso

Pues como supuse en la Consejería de ayer, no hubo sorpresas alrededor de la publicación del PIB mexicano del primer trimestre de este 2015. Ni en cuanto a las cifras, ni a la comparecencia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, como de costumbre a cargo del subsecretario, Fernando Aportela.

El crecimiento en el periodo reportado fue de 2.5% en comparación con un año atrás. El dato desestacionalizado resultó en 0.4% –comparado con el trimestre anterior– que es el menor cambio para un primer trimestre –respecto del 4°– al menos desde 2012. Las actividades primarias –el sector agropecuario– son las que mostraron la mejor tasa de crecimiento con 6.8%, si bien como sabemos, son las que menor peso tienen en la actividad económica nacional (alrededor del 3% del PIB).

Al interior del PIB tampoco hay sorpresas, ya que el comportamiento de las actividades secundarias –la industria, que sólo creció 1.4%– explica mayormente el dato, dado el comportamiento del sector petrolero, agrupado en el rubro de la minería, que cayó -5.0%, como hemos observado desde mediados del 2013. La actividad manufacturera también cargó con parte del mal resultado industrial ya que creció 2.9%, casi un punto porcentual menor al promedio de 2014 (3.8%), impactado por la caída de la economía estadounidense del primer trimestre, que he comentado desde semanas atrás. Asimismo la construcción sigue mostrando un buen comportamiento, con un crecimiento de 4.4%.

Los servicios crecieron 2.9%, que es una tasa mejor que la del promedio de 2014 (2.2%), en razón de una baja base de comparación, la inflación que se ha mantenido con un perfil bajo y un ligero aumento en el empleo, como escribí recientemente en este espacio. Así, el comercio creció 4.7% mejorando notoriamente la tasa de crecimiento del año pasado, 3.3% en promedio.

El gobierno, como también era esperado, redujo su estimación para el crecimiento de este año en un punto porcentual –que es una reducción muy importante– pasando del rango de 4.2% / 3.2% al de 2.2% / 3.2%. No se hizo mención alguna de las expectativas para 2016 (3.3% / 4.3%, hasta ahora). Durante su conferencia de prensa, el subsecretario Aportela insistió –seis veces– en calificar al crecimiento del PIB como “balanceado”, concepto que a mí no me queda del todo claro, cuando los crecimientos de las actividades son 6.8%, 1.4% y 2.9%. Me gustaría saber qué tenía en mente al usar tal calificativo. La única mención que hizo en este sentido es que lo balanceado tenía que ver con las fuentes externas e internas del crecimiento (¿?).

Una y otra vez trató de explicar por qué un crecimiento de 2.5% es bueno, haciendo toda suerte de comparaciones y diciendo que éste había superado las expectativas de los analistas, usando para ello las de la encuesta de Bloomberg que hasta donde entiendo era de 2.4% –según dijo–, omitiendo las expectativas de las otras encuestas, que promedian 2.8%. También intentó usar como explicación de las bondades del crecimiento del primer trimestre que es el tema petrolero el que estropea las cosas, que me parece no es una explicación adecuada. Quizá usted recuerde, amigo lector, que hace algunos días escribí al respecto usando la idea del “penalty” (“Un penalty llamado petróleo”, del 13 de mayo pasado).

Por su parte, el reporte del Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) del mes de marzo, mostró que en ese mes la economía creció 2.7%, que ciertamente mejora al 2.5% trimestral del PIB, pero su comparación mensual indica que respecto de febrero, la economía cayó -0.6%. La cosa es que por más que se le de vueltas, el crecimiento no es bueno, si bien hay algunas áreas que pueden presentar mejores expectativas, como son la construcción y el comercio.

En el terreno de los mercados, en Estados Unidos el S&P 500 sigue luchando contra la resistencia del máximo histórico y la línea de retorno, marcando pequeños avances pero sin tener una acción contundente al alza. Habrá que esperar algunos días para ver alguna solución del comportamiento actual. En el caso del IPC mexicano, el comportamiento en los días recientes ha sido bajista –en algo habrá influido el PIB–, comprometiendo la posibilidad de resolver al alza el movimiento que tiene desde principios de este mes de mayo. Aunque no hay un rompimiento evidente, la impresión que tengo es que se está debilitando. Creo que hice bien en no continuar comprando y pienso que quizá hay que tomar algo más de liquidez.

Suerte.

Comments

  1. Eduardo Espino

    Igual a la incomprensible declaración de crecimiento “balanceado” del PIB sorprende la declaración aparecida ayer del Secretario de Hacienda titulada “aplaude Videgaray el desempeño económico”, donde destaca que la economía del País está creciendo y hay un dinamismo importante (???)…

    Tal cual La mona aunque se vista de seda…

  2. Jeanett

    Como bien ha comentado en diversas ocasiones -termino por confirmarlo- la gente que hoy ocupa el poder sólo usa la información que le conviene -pensando que aún conviven con gente ignorante- Como quisiera que fuera diferente la posición de soberbia que mantiene el poder actual para dar cabida a cosechar mejores resultados que hagan crecer la economía mexicana.
    Por su aportación, gracias.

  3. jorge

    En cuestiones de economía se utilizan números para expresar resultados. Los números son absolutos y no requieren explicación (sólo de las variables que lo integran), su valor no puede estirarse o recortarse. Sin embargo, vivimos con un gobierno que cree que si puede hacerlo.
    La cuestión es si México merece y quiere un desempeño del 2.5% anualizado. Yo creo que no, y lo que debería hacer hacienda no es tratar de estirar los valores absolutos o buscar hacer números con valor relativo por medio de comparaciones acomodadas (cuando se hace benchmarking uno se compara contra el líder de la tabla y no contra el que va abajo), lo que deberían hacer es ajustar y realinear sus políticas para que este crecimiento sea “eso”: “crecimiento” (del término “creciente”). Ahí sí se requiere de la imaginación que mal utilizan para explicar valores absolutos, tienen tantas opciones que podrían utilizar para dinamizar la economía (o al menos intentarlo), pero son cómo los jugadores que salen a un partido buscando no perder, se echan para atrás, se aferran todo el juego, esperan el resultado final y luego buscan conclusiones relativas. Los mexicanos merecemos mayor pib per capita, menos desigualdad, merecemos oportunidades parejas para todos (no para unos cuantos) , mejores leyes para quienes emprenden y ponen en riesgo su capital, mayor dinamismo en los que imponen las políticas y además son los árbitros del juego económico, Un país que no crece por décadas o que tiene pobres resultados año con año sólo nos condena a la pobreza y a la mediocridad. El resultado fue malo y tan tan, ahí que cambiar de estrategia para mejorarlo. Si ellos no pueden guiarlo correctamente, simplemente ahí que cambiar de CEO.

  4. Aldo Vara

    Buen dia sr. Pedro Alonso,tengo poco tiempo leyendo su columna, empece en 2014, cuando usted escribia en dinero en imagen y luego se cambio a consejeria bursatil.
    Me he convertido en un asiduo lector suyo, y algunas veces, a primer instancia no comparto algunas de sus ideas y comentarios, y me gustaria discutir con usted, pero me acuerdo que soy un novato y se me pasa.
    Me gustaria que compartiera en algun articulo cual es la experiencia y sentimientos de un ”trader” despues de un ”crack” bursatil.
    Como es la vida despues de un evento de esa magnitud, y lo mas importante para mi, como se sintio usted, como se recupera uno despues de eso.
    Reciba un cordial y afectuoso abrazo.

Leave a Comment