Llegando a la zona crítica.

In Consejería by PAA2 Comments


Los precios descuentan todo, dice Dow (algo sabía del tema).Pedro Alonso

El IPC mexicano ayer bajó -0.57% y cerró en 45,512.38. Pero en la operación intradía superó el nivel de 46,000 puntos (llegó a 46,078), con lo que me doy por satisfecho con los pronósticos compartidos con usted, amigo lector, desde hace meses. Claro que sé que el máximo histórico del IPC está en poco más de 46,500 en el intradía y que a nivel de cierre es 46,357, pero esto de hacer análisis en el mercado y sobre todo, estar en el bando de los “irracionales” –los practicantes del análisis técnico– en el tiempo le enseña a uno que el asunto de las precisiones es una cuestión intrascendente.

Mi decir de estar satisfecho, está más relacionado con el comportamiento general del IPC, que con el dato en sí mismo. Creo haber dicho en varias ocasiones que el comportamiento del mercado mexicano es ordenado, lo que deriva en que es  analizable y hasta cierto punto “fácil” de predecir, por eso es que desde hace tiempo me atreví a mencionar esta zona como un objetivo alcanzable, aunque debo decir que en mi gráfica de trabajo diario, aunque usted no la pueda ver, la “flechita” que indica el nivel al que creo que el IPC puede llegar, está un poco más arriba; en los 46,500 puntos. Si llega o no, es algo que está fuera de mi control.

En cualquier caso, los famosos 46,500 están allí y son una resistencia importante pues además de ser el máximo histórico –que ya es bastante de sí– coincide con varias líneas de retorno. La más cercana es la que tracé cuando arranqué la línea de tendencia –una de mediano plazo a partir de finales de junio de 2013. La que le sigue –y está muy cerca– es una que considero de corto plazo, pues enmarca el movimiento reciente, digamos el que inició a finales de 2014 y un poco más arriba (en la zona de los 47,000, pensando en los próximos dos meses) está otra, que corresponde a la tendencia de largo, larguísimo plazo, pues la arranqué en marzo de 2003.

Usted quizá se pregunte cuál es la causa por la que uso trayectorias tan largas como la última que menciono y la respuesta es que cualquier técnica tiene reglas y hay que respetarlas con un rango de amplitud razonable, que parte del sentido común, el grado de riesgo que cada quien puede tomar y la experiencia necesaria para hacerlo. En el caso de la tendencia de “larguísimo plazo”, debo decirle, amigo lector, que ha contenido a las alzas que el IPC ha tenido varias veces: en junio, julio y octubre de 2013; en julio de 2011; en julio y octubre de 2012; en febrero de 2013, cuando de hecho la penetró, pero no pudo sostener el movimiento; y la más reciente, en septiembre de 2014.

Para mí, las evidencias son suficientes; no sé si lo son para usted. Y sé que no son casualidades. En todo caso son causalidades. También sé que una buena parte del mercado requiere “razones” para explicarse por qué ocurren las cosas. Yo también, pero el análisis técnico provee evidencias que ayudan a decidir y para mí son suficientes.

Un amigo médico me dijo una vez hace muchos años, que si él tuviera que cruzar el desierto llevando en su mochila una y sólo una medicina, llevaría a la Aspirina. Alivia el dolor, baja la fiebre, levanta el ánimo –así decía un comercial de cuando yo era niño–, mata bichos –supongo que menores– y es barata, decía mi amigo. Pues tomando su idea, si yo tuviera que cruzar el desierto de los mercados y elegir uno y sólo un elemento para llevar en mi mochila, me llevaría a los precios. El análisis técnico, lo tengo incorporado.

Los eventos que ocurren alrededor de los precios con toda la importancia que tienen, a los que no ignoro y que sí conforman mi criterio general, se resumen en el comportamiento de estos puntos en donde se cruzan la oferta y la demanda y la trayectoria que conforman en el tiempo, refleja la acción de los participantes, que tenemos que decidir qué hacer, de manera cotidiana. Usted sabe que mi aproximación a estos temas, es que el mercado, es gente, que actúa como tal. Y es la gente, interpretando los hechos económicos, sociales, corporativos, políticos, climáticos, etc., la que les convierte en decisiones que arrojan un resultado, bueno para unos y no tan bueno, para otros. Y cada quién le hace como puede.

Suerte.

Comments

  1. Jeanett

    Disfruté mucho su analogía del desierto! pensaré en cuál sería el único elemento en mi mochila.

    Gracias por su siempre objetivo punto de vista

  2. jorge flores

    cómo diría Jessie Livermore, el tiempo no es dinero, el tiempo es tiempo y el dinero es dinero. Price action rules

Leave a Comment