De vacaciones, pero no tanto.

In Consejería by PAALeave a Comment


Aviso al respetable: esta semana Consejería aparecerá hasta el martes.Pedro Alonso

Laboralmente, esta semana es corta en México y menos corta en Estados Unidos, ya que ahí los mercados sólo cierran el viernes próximo y aquí jueves y viernes, aunque muchos colgaron en sus puertas el letrero de “Cerrado por Semana Santa” desde el viernes pasado. Sin embargo, por las condiciones generales del planeta hay por lo menos tres eventos internacionales a los que dar seguimiento, en tanto que en la esfera de lo local hay dos temas que suelo seguir, como son la encuesta mensual de expectativas económicas que Banxico realiza entre analistas del Sector Privado y el indicador de la Inversión Fija Bruta; ambos aparecerán el miércoles próximo.

En los temas internacionales por su naturaleza, dos no tienen fecha: El conflicto que se desarrolla en Yemen –del que escribí el viernes pasado– y los acontecimientos que alrededor de la situación económica de Grecia se continúan observando en Europa. El viernes próximo en Estados Unidos, se publicarán los datos de empleo, como regularmente se hace el primer viernes de cada mes. De todo esto estarán pendientes los mercados, por más que en México se asuma que al menos esta semana es de vacaciones (porque hay quienes piensan que son dos; ésta y la que sigue).

El tema de Yemen no es menor, aunque pienso que en todo caso se regionalizará cada vez más, cuando el mercado valore de manera más precisa el riesgo que para el tema del petróleo esto significa. La impresión que tengo, como escribí en la Consejería anterior, es que el volumen en riesgo, no es decisivo para el balance actual del mercado –pienso– y la tensión política que ha aumentado en la región por razones obvias, dependerá de la intervención de los países de esa zona que hasta ahora ha sido relativamente acotada.

Sin embargo, por lo que se ve no es algo que se reduzca al enfrentamiento de dos facciones político–religiosas al interior de un país –Yemen, en este caso– que se disputan el poder, sino que forma parte de los cambios políticos y sociales que hemos visto desde hace varios años en Medio Oriente, región en la que no son únicamente los locales los que están interesados, así que no hay que perder de vista los eventos que ahí se desarrollen.

En relación con el tema del empleo en Estados Unidos, aunque desde mi punto de vista la Fed ha tratado de reducir el peso que el mercado le había imputado respecto de la eventual decisión de subir la tasa de interés, no sé si lo ha logrado del todo, por lo que la publicación del viernes próximo será igualmente importante que en el pasado reciente. No para la Fed, sino para las especulaciones que sobre este aspecto se hagan en el mercado.

En esta ocasión creo que hay que prestar un poco más de atención a estos datos, pues se enmarcan en una época en la que la economía estadounidense parece estar en un periodo no demasiado alegre, atribuible, en parte al menos, al clima, sin que haya llegado a la situación por la que se atravesó en el invierno de 2013–2014, que como seguramente usted recuerda, devino en un dato negativo de -2.4% del PIB, en el primer trimestre del año pasado.

De entrada, el dato final del crecimiento del PIB en el 4° trimestre de 2014 fue de 2.2%, después de dos revisiones a la baja sucesivas. Este dato resulta en la mitad del crecimiento del 3er trimestre y lo que es obvio es que además del clima y el bajo gasto del gobierno –que no es novedad ni es fundamental–, la apreciación del dólar sí tiene un efecto negativo en el crecimiento (las exportaciones crecieron 4.5%, pero las importaciones lo hicieron en 10.4%) , junto con lo que derive de la reducción de las inversiones en el sector de la energía que seguramente ya empieza a notarse, sobre todo en las regiones en donde este sector de actividad sea muy importante.

Si el crecimiento del PIB del último trimestre del año pasado resultó en el 2.2% mencionado, a pesar que el consumo interno creció en 4.4% (tasa mayor a la esperada) y que como es sabido explica alrededor de dos tercios del crecimiento de aquella economía, entonces los otros elementos que la integran sí se están debilitando algo más de lo esperado.

Por eso los datos de empleo de esta semana sí pueden tener un significado diferente o al menos pueden generar una especulación distinta. Me refiero a que sin son menores a lo esperado, puedan abonar en favor de quienes piensan que la Fed puede esperar algo más para subir su tasa, pues la economía no está tan fuerte como se suponía.

Suerte.

Leave a Comment