Otro conflicto en Medio Oriente y el comunicado de Banxico.

In Consejería by PAALeave a Comment


No pienso que Banxico vaya a anticipar un alza de tasas de la Fed.Pedro Alonso

A una racha de datos no demasiado buenos en la economía estadounidense en las semanas recientes, le siguió el día de ayer la noticia de un ataque aéreo encabezado por Arabia Saudita (liderando a un grupo de países de la región de Medio Oriente con gobiernos de la línea Sunní) sobre la capital de Yemen, ciudad de nombre Sana’a. Le invito a que busque en un mapa para ver los detalles de la zona.

El motivo –aparente– del ataque es el riesgo que corre la ruta que usan los países productores de petróleo del Golfo Pérsico que justamente pasa por el estrecho de Bab el-Mandeb, que se encuentra entre Yemen y un pequeñísimo país de África de nombre Djibouti (suena Yibuti, según me enteré). El estrecho mencionado es la puerta de entrada al Mar Rojo, que da lugar al Canal de Suez que a su vez desemboca en el Mar Mediterráneo, desde donde se distribuye el petróleo a varios puntos de Europa. El volumen que aparentemente estaría en riesgo es alrededor de 4 millones de barriles por día.

El posible peligro surge de que en Yemen existe un conflicto interno que busca derrocar al gobierno actual (de la línea Sunní) por parte de un grupo opositor de la línea Houthi, que es apoyado por Irán, según se dice. Esta situación podría escalar el conflicto a una guerra civil que deviniese en un riesgo para el tránsito por el estrecho de Bab el-Mandeb.

Ignoro si lo mencionado pueda materializarse, pero me queda claro que éste es uno más de los muchos conflictos regionales que con frecuencia captan la atención del mundo, pues todos sabemos que esta región detenta la mayor parte de las reservas de petróleo del mundo y tiene muchos antecedentes de inestabilidad política, conflictos raciales y religiosos. No es una condición nueva y quizá lo que estamos viendo es un ataque indirecto de los Sauditas contra Irán lo que implicaría que fuerzas extra regionales podrían estar involucradas, lo que como de costumbre, no ayuda a resolver el problema. El hecho es que esta situación puso presión sobre los precios del petróleo que reaccionaron al alza. El Brent, en algún momento de la sesión de ayer llegó a subir casi 6% (al cierre subió 4.3%) y el WTI lo hizo en proporción similar.

Dependerá de la evolución del conflicto el camino que los precios del petróleo sigan en los próximos días, pero pienso que los temas estructurales del mercado de energía no han cambiado demasiado y por otra parte, el volumen involucrado sin que sea poco, tampoco es un golpe fatal para la oferta y puede ser suplido con relativa facilidad. Así que es probable que la reacción alcista que vimos ayer, sea un movimiento efímero.

Ayer Banco de México publicó su comunicado de política monetaria –aún no me acostumbro a que sea en jueves–  en el que no hubo cambios respecto del anterior. La tasa de referencia por lo tanto, se mantiene en 3%. Lo que llamó mi atención fue la importante proporción del texto que se usa para los temas vinculados con el exterior, básicamente sobre la política monetaria de la Fed, el comportamiento de la economía estadounidense y en función de ello, el comportamiento del tipo de cambio, que por razones obvias ha cobrado importancia en el análisis que Banxico hace del escenario de la inflación.

Lo anterior viene a cuento porque en esta semana, en tres eventos diferentes me han preguntado si pienso que Banco de México hará algún movimiento en su tasa de interés de referencia anticipando el movimiento que la Fed pueda hacer en la suya. La respuesta que he dado en todas las ocasiones es que pienso que no será así. En primer lugar porque aún no se sabe qué podrá hacer la Fed, en su momento. En segundo, porque en las condiciones actuales de la economía mexicana la tasa, en su nivel actual, contribuye a alcanzar el objetivo de inflación de 3%. En tercer lugar porque subir la tasa anticipando un alza de la tasa de la Fed, no ayudaría a que el crecimiento en México empezara a dar señales de vida.

Pero sobre todo porque nuestro banco central me parece que es claro al decir que se mantendrá atento –particularmente– a la postura de la política monetaria de Estados Unidos relativa a la nuestra. No hay mucho más que decir ni por qué inventar de más.

Suerte.

Leave a Comment