La inflación en Estados Unidos empezó a subir, en febrero.

In Consejería by PAALeave a Comment


IGAE en México: mal inicio del crecimiento en 2015.Pedro Alonso

Terminé la Consejería de ayer diciendo que hoy escribiría sobre la inflación en Estados Unidos. Me parece importante porque más allá de la condición actual del fenómeno, éste ha tomado un rol decisivo en cuanto a la decisión que eventualmente la Fed tomará respecto de la tasa de interés. Parece claro que al momento la inflación tomó el lugar que hace un par de años tuvo la creación de empleo como factor de seguimiento, si bien el banco central estadounidense insiste en reiterar que son varios los elementos que considera para armar su escenario de normalización de política monetaria.

Después de tres meses consecutivos de inflación negativa (-0.3%, -0.3% y -0.7%) en febrero se presentó un alza de 0.2%, llevando a cero a la inflación de los pasados doce meses, lo que seguramente tiene inquieta a la Fed, que no pierde de vista la posibilidad de un entorno deflacionario. Sin embargo al interior del dato de inflación hay características interesantes. Para empezar porque la inflación subyacente –la que no toma en cuenta a la energía y los alimentos– es de 1.7% anual, que no está demasiado lejos del objetivo de 2%.

En Consejerías anteriores he escrito que este dato –el de la inflación subyacente– es el que hay que vigilar si de encontrar señales se trata, de cara a una posible alza de la tasa de referencia de la Fed, ya que sabemos que la política monetaria poco puede hacer para influir, al menos en el corto plazo, en el comportamiento de los precios de bienes como los alimentos y la energía, que en los pasados doce meses ha bajado -18.8% (la gasolina bajó -32.8%), si bien este comportamiento ha sido considerado como temporal, lo que sin duda es cierto y de hecho valga decir que en febrero ya registró un alza de 1% (la gasolina subió 2.4%). Por su parte, los alimentos han registrado una inflación de 3% en los últimos doce meses y de 0.2% en febrero.

Es importante considerar lo anterior pues cuando se revisan los datos desagregados, resulta que no es tan claro que la inflación presente características deflacionarias, si bien ha descendido en los pasados tres años. Como resulta obvio, la baja de la inflación se centra en el tema de la energía, que a su vez está guiada por la baja del precio del petróleo, que ciertamente aún se mantiene en niveles muy bajos, pero aunque así sea, es dudoso que continúe bajando, al menos no en el ritmo y magnitud que mostró en los pasados nueve meses. De tal manera que es probable que veamos un repunte en la inflación en Estados Unidos en los próximos meses, de lo que habrá que estar pendientes. Veremos.

En México se publicó ayer el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) para el mes de enero de 2015, que mostró un incremento anual de 2% y que resulta en un ritmo de crecimiento menor al que mostró en diciembre de 2014 (3.2%) y al promedio del 4° trimestre de ese año (2.6%), lo que confirma la percepción de un lento arranque de la economía en este 2015. Hay que hacer notar que el crecimiento de enero está influido por un crecimiento de 14.1% de las actividades agropecuarias (las actividades primarias –menos del 5% del PIB nacional–, como se les clasifica para efectos de este registro) que es anormalmente alto.

El bajo ritmo de actividad se refleja en las actividades secundarias (la industria, cuyo crecimiento fue de tan solo 0.3% en enero, que compara muy mal con el promedio del 4° trimestre de 2014 que fue de 2.4%. Como hemos visto en el pasado reciente esta caída está inducida por la reducción de la industria petrolera que refleja no únicamente el precio bajo del petróleo –y sus alrededores–, sino la pérdida en el volumen de producción. Por el lado de las actividades terciarias (los servicios) aunque su ritmo de crecimiento disminuyó a 2.5%, no lo hizo tanto ya que en el trimestre previo creció 2.8%.

Los datos anteriores validan la baja en las estimaciones del PIB que siguen disminuyendo. En las encuestas recientes las estimaciones para 2015 se aglutinan alrededor del 3% y para el 1er trimestre, en la encuesta de Banxico la estimación es de 2.9%, que probablemente se modere para la próxima ocasión, después de ver los datos del IGAE, que no mandan una buena señal.

Suerte.

Leave a Comment