Ahora que el polvo se asienta…

In Consejería by PAALeave a Comment


La Fed confirmó mis sospechas: es un tema de desequilibrio y escasez.Pedro Alonso

Pues ahora estamos en esa parte del proceso en que podemos decir que se está asentando el polvo. Sí, porque las especulaciones previas a la junta de la Fed movieron las cosas pero creo que la decisión anunciada el miércoles realmente causó un gran revuelo en los mercados y entre todos los que en mayor o menor grado, estamos pendientes de estos temas.

Por tanto hay que tomar con calma la situación, pues en medio de la polvareda es difícil ver y respirar. Sin embargo, sé bien que éste es el estado cuasi normal de los mercados: nunca hay visibilidad completa y perfecta y siempre hay curvas y baches en el camino. Así que mi comentario inicial, en realidad está un tanto fuera de lugar. La Fed ya dijo lo que piensa, en otras partes del planeta también hay decisiones tomadas –y en marcha– y lo que vaya a ocurrir se verá en el tiempo. Y a uno le corresponde “agarrar la onda” rápido y de buen modo.

Por su parte, los mercados accionarios, pese a todo lo que hemos visto en estos primeros casi tres meses de 2015, han defendido bien su trayectoria alcista, en unos casos mejor que en otros. Es más, podría decir que al menos en el caso del IPC mexicano y del S&P 500, el comportamiento ha sido bastante ordenado, sin volatilidad exagerada.

La idea es que en corto plazo ambos índices vayan a probar sus resistencias cercanas. En el caso del S&P 500 estamos hablando de su máximo histórico, en la zona de los 2,100 puntos, en tanto que para el IPC la zona de oferta cercana es la de los 44,500, que prácticamente alcanzó ayer, en el máximo del día. Pienso que aunque el “asunto Fed” haya sido zanjado por el momento, el camino alcista no será fácil, pero confío en que se sostendrá al amparo de una dosis más de liquidez barata. Dure lo que dure.

Dado que el banco central estadounidense cambió ser paciente por ser flexible,     ahora la tarea será aprender a leer correctamente las cosas que la Fed dijo que le preocupan: la inflación (en todo sus componentes), el dólar (y las otras divisas), los indicadores de empleo (no sólo la creación de puestos de trabajo y la tasa de desempleo) y al final, el crecimiento de la economía. Desde hace mucho pienso que la Economía, como Ciencia, se ocupa de la escasez y el desequilibrio, no de la abundancia y el equilibrio, como muchos parecen empeñarse en creer. Creo que lo que la Fed planteó ayer, confirma mis sospechas.

Y si esto es cierto, los economistas que hemos sido formados en y por los mercados –en vivo y en directo– tenemos alguna ventaja en estas condiciones, ya que la operación obliga a mantener “la forma” y nadie espera que las cosas sean iguales al día de ayer, así que hay que estar dispuesto a cambiar de dirección y velocidad cuando sea necesario, lo que implica leer las señales rápido, bien y pasar a la acción sin que medie un periodo de transición en la mayor parte de las veces. Para eso se necesita ser flexible, entre otras cosas.

Desde luego que respeto el estudio y la formación académica sólida (yo tengo la que he podido acercarme, de varias maneras) y de tiempo en tiempo pienso que tendría que adquirir más formalidad en mis conceptos, pero inevitablemente, como dice Serrat “… del derecho y del revés, uno siempre es lo que es y anda siempre con lo puesto”. Por fortuna, a todos, se nos nota el barrio.

Mi duda respecto de la trayectoria alcista en los mercados, es que las tasas de interés bajas ya no alcancen a ser un motivo suficiente para mantenerles subiendo y se requieran otros incentivos para ello, que tengan que ver más con el crecimiento de la economía que como sabemos no está en su mejor forma en varias regiones del planeta y suponiendo que la economía estadounidense no haya tenido un primer trimestre del todo robusto por las cuestiones climáticas –como ocurrió el año pasado.

Lo anterior lo relaciono con la reducción de las expectativas de crecimiento que mostró ayer la Fed y a mi comentario de hace algunos días en relación a que el alza que los mercados tuvieron en los meses recientes, haya llevado a los precios a niveles de valuación que no vayan a ser soportados por los resultados corporativos, a la luz de las condiciones actuales. Las estimaciones que resulten del primer trimestre serán una buena guía para nuestras decisiones.

Suerte.

Leave a Comment