La Fed cambió de foco

In Consejería by PAALeave a Comment


Ojo con la inflación subyacente en Estados Unidos.Pedro Alonso

Ayer se reportó la inflación al consumidor en Estados Unidos para el mes de enero y resultó en -0.7%. Es el tercer mes consecutivo de una inflación negativa, ya que en noviembre y diciembre de 2014, el comportamiento de los precios fue -0.3%, para cada uno de esos meses. También hay que destacar que por primera vez desde octubre de 2009, la inflación de los últimos doce meses (terminados en enero pasado) fue negativa también; en este caso fue -0.1%

Y el dólar subió en los mercados internacionales. El índice DXY cerró ayer en su nivel de 95.35 subiendo 1.2% respecto de su nivel del miércoles. Esto es una muestra de la relación que hay entre el nivel del dólar y el de la tasa de interés, ya que una baja de la inflación supone un alza de la tasa de interés en términos reales. Es por eso que he insistido que si la Fed sube la tasa de interés ahora, lo que haría sería fortalecer al dólar y reforzaría la trayectoria bajista de la inflación (los bienes importados serían más baratos) y afectaría al sector exportador estadounidense, cuyos productos y servicios se encarecerían –más aún- para el comprador extranjero de aquella economía.

Es también uno de los efectos que he mencionado que un escenario deflacionario genera, ya que con una inflación negativa cualquier tasa de interés por pequeña que sea, sube en términos reales incrementando con esto los costos financieros, provocando una menor demanda de crédito en la economía y las consecuencias que esto trae para el crecimiento, etc.

Ignoro qué piense usted, amigo lector, pero a mí me parece que la Fed cambió su foco de atención para la cuestión de subir la tasa de interés, pasando del tema del empleo al de la inflación, por razones obvias. Ambas categorías son justamente los elementos de su mandato constitucional y se debate entre ellos tratando de encontrar un equilibrio razonable, cosa harto difícil pues sólo cuenta con un instrumento para hacerlo: la tasa de interés de referencia, usada más como mecanismo emisor de señales, pues su impacto directo en la economía es relativamente bajo, pues es una tasa de cortísimo plazo (de un día, como la que usa Banxico; ahora suena en mi Ipad “Money, that’s what I want”, con los Beatles; un vez más, no es casual) y con ello se trata de influir en el comportamiento de la tasa de largo plazo, que es la que en realidad pesa en la economía, cosa que eventualmente se consigue, aunque no rápidamente, como ya hemos atestiguado.

En la Consejería del jueves 29 de enero pasado, a raíz de la reunión de política monetaria de la Fed, señalé que habría que fijarnos en el comportamiento de la inflación subyacente, pues en su comunicado insistía en que la baja en los precios de la energía es un fenómeno pasajero y por tanto su impacto en la inflación es temporal. Así, el dato de inflación anual de enero resulta muy importante pues aunque la inflación general fue negativa (el -0.1% mencionado), está muy influido por el subíndice de energía que ha bajado casi 20% en los últimos doce meses (la gasolina lo ha hecho -35.4%), en tanto que la inflación subyacente en el mismo periodo fue de 1.6%, que aunque ha descendido, digamos desde mediados del año pasado cuando estaba en la zona del 1.9%, sigue siendo positiva y por lo menos entre diciembre y enero, no bajó (de hecho subió marginalmente, pues pasó de 1.61% a 1.65%).

Quizá es pronto para decir que la inflación subyacente se está estabilizando y empezará a subir, con lo que quizá la Fed tendría un incentivo para subir la tasa de interés, pero sí es una variable que hay que seguir con cuidado, pues matiza la postura que he expresado en el sentido de quizá ver una condición no demasiado agresiva -ni próxima- en el “endurecimiento” de la política monetaria. Por lo pronto, me quedo con mi especulación que será en junio, cuando muy pronto, que inicie la “normalización”. La próxima reunión de la Fed (esto será el próximo 18 de marzo) será clave para obtener más señales. Habrá que vigilar el “wording” del comunicado, la conferencia de prensa de la Sra. Yellen y los pronósticos económicos de la Fed.

Suerte.

Leave a Comment