Prometer no empobrece. Dar es lo que aniquila.

In Consejería by PAA1 Comment


EL PIB mexicano y el asunto griego: poco nuevo que escribir a casa.Pedro Alonso

Las cifras publicadas el viernes pasado relativas al PIB de nuestro país en el 4° trimestre de 2014 y consecuentemente para todo el año, no difieren mucho de las que habíamos pensado los que en alguna parte de nuestro trabajo nos dedicamos al seguimiento y análisis de la economía. La economía nacional creció 2.1% en 2014 lo que hace que por segundo año consecutivo se encuentre por debajo del crecimiento promedio del último cuarto de siglo (2.7%).

Las actividades industriales explican en buena medida la cifra total del PIB, ya que su tasa de crecimiento fue de 1.9% y a su interior se destaca la caída de la minería –que incluye a la extracción de petróleo– en -2.3%, que se vio amortiguada por el buen desempeño de la industria manufacturera –muy vinculada a la exportación– que creció 3.8% y por la construcción que lo hizo en 1.9%.

Esta última actividad, aceleró su comportamiento positivamente en el segundo semestre, ya que el 3er trimestre registró un crecimiento de 3.7% y el 4°, de 5.9%, después de haber tenido datos negativos en el primer semestre. Puede decirse que la construcción es la actividad de más rápido crecimiento en la segunda parte  del año y la producción manufacturera, la más consistente a lo largo de todo 2014.

Los servicios (las actividades terciarias) crecieron en 2.2% en el año y el comercio, como parte de éstos creció en 3.3%, mostrando también una mejoría notoria en el segundo semestre, ya que sus crecimientos fueron de 3.7% en el 3er trimestre y de 5.4% en el 4°. Si bien las actividades primarias –el sector agropecuario– fueron las que más crecieron en el año (3.1%), su peso en el total del PIB, es muy pequeño. En números redondos la estructura del PIB mexicano es 3% para el sector agropecuario, 34% para el industrial y 61% para el de servicios; la diferencia a 100% son los impuestos netos a los productos y servicios.

Como se suele decir, no hay mucho nuevo que escribir a casa, lamentablemente.

En el frente externo, como quizá usted ya sabe, en Europa llegaron a un acuerdo tentativo el gobierno de Grecia y sus acreedores, para extender por cuatro meses –no seis, como pretendían los griegos– el acuerdo vigente y tener acceso a un fondeo por 7.2 mme. La razón para calificar como “tentativo” al acuerdo, es que Grecia tendrá que presentar hoy lunes un plan detallado de los compromisos que tiene que asumir para cumplir con las demandas que sus contrapartes establecen, para firmar un acuerdo definitivo.

Supongo que haber llegado a un acuerdo de este tipo –ciertamente extraño, pues un “si” condicionado es un “no” implícito; en inglés no es lo mismo un “yes” que un “if”– tiene que ver no sólo con la falta de claridad de la propuesta griega, sino con la difícil realidad que este país tiene para cumplir con lo demandado en términos de finanzas públicas y reformas económicas y a la vez dar respuesta a las demandas de la sociedad que recientemente eligió al gobierno actual que ofreció durante la campaña un montón de cosas que evidentemente no puede cumplir. Esto seguramente empieza a causar problemas al gobierno para conseguir apoyo parlamentario y poder aceptar los compromisos que Europa le demanda.

Junto con lo anterior es probable que el “si” condicionado tenga que ver con la inminencia de un grave deterioro de la banca griega, que se ha visto agobiada con un volumen de retiros importante en las últimas semanas y con la fuga de capitales que con tales fondos se ha producido, de tal modo que un “no” definitivo es probable que generase una fuerte “corrida” a la banca griega complicando más aún las cosas.

Por lo que sea, pero la tragedia griega aún no termina, pues desde mi punto de vista, el estatus de la negociación es, para todo fin práctico, el mismo que hemos visto en las semanas recientes en las que poco a poco, Grecia ha ido mostrando su debilidad en la situación que enfrenta. Si el lunes Grecia no presenta un plan que satisfaga a las “instituciones” –como ahora le llaman a la “troika”– pero que probablemente no cause el mismo efecto a la sociedad de su país, habrá una siguiente reunión o las que se necesiten, en un ambiente tenso que encara un plazo limitado y limitante. El presionado y en desventaja es obviamente el gobierno griego, que no tiene espacio para moverse ni algo real que ofrecer al pueblo que le eligió y que espera cumpla sus promesas.

Suerte.

Comments

  1. Angel Juanico mireles

    O como se diría en Español, no es lo mismo Sí (con acento en la i) que Si (Sin acento en la i).

Leave a Comment