Buena recepción del mercado al QE europeo.

In Consejería by PAA2 Comments


La inflación de la primera quincena de enero, fue negativa.Pedro Alonso

Como esperado, el Banco Central Europeo anunció ayer su programa ampliado de compra de activos por un monto de 60 mmde mensuales y por lo menos hasta septiembre de 2016 o cuando el BCE juzgue que la trayectoria de la inflación es compatible con el objetivo de 2% anual. Los activos por comprar son bonos soberanos de los países de la zona euro en un 75% y el 25% restante, en bonos emitidos por entidades del sector privado.

La eventual distribución de deuda estará en principio en un 20% mutualizable (las adquiriría el BCE) y el 80% estaría a cargo del país que hubiese emitido la deuda que cayese en la condición de impago. Los mercados respondieron en la lógica mínima: las bolsa subieron, las tasas de rendimiento bajaron y el euro se depreció, continuando con la trayectoria que iniciaron desde hace meses. En general, es lo que se había anticipado.

Más allá de los detalles, lo que es destacable es que esta decisión se toma después de una larga espera debida a la oposición que el gobierno alemán ha mantenido contra este tipo de medidas, pero resulta claro que ahora con una inflación de hecho negativa en Europa, no hay muchos otros caminos por recorrer. Seguramente en los próximos meses veremos críticas en contra del programa adoptado, como ocurrió cuando la Fed inició sus estímulos monetarios, que sin duda sembrarán incertidumbre, pero que supongo serán debidamente atendidas por el BCE.

Esperemos que las cosas salgan bien –siempre existirá el riesgo de que no sea así– pero por el momento, la opción de continuar por el camino transitado parecía garantizar más problemas que beneficios. Desde luego que se hizo mención en la presentación del programa de la necesidad de contar con esfuerzos por parte de los gobiernos de la región, tanto en la instrumentación de medidas de cambio estructural, como en la posibilidad de tener posturas fiscales más relajadas, por cuenta de los países que estén en condición de hacerlo. Como ocurre con muchos otros esfuerzos, tal vez lo mejor que ahora se puede decir es que mas vale tarde que nunca.

Ya sea por la adopción de las medidas de estímulo monetario en Europa o por lo que sea, los mercados tuvieron una reacción muy positiva ayer. Obviamente los europeos tuvieron alzas superiores a 1%, y lo mismo ocurrió en Estados Unidos donde el S&P 500 subió 1.5% (el Dow y el Nasdaq tuvieron comportamientos similares) y al cerrar la jornada, en Asia los mercados tienen un trayectoria por el estilo (siempre he pensado que los mercados asiáticos son los que cierran el día, no los que abren la operación del día siguiente).

En México el IPC no estuvo fuera de esa jugada y subió 1.5% al cerrar en 43,121 puntos. Recorrió 632 puntos de los 1,000 que ayer escribí que estimé como posible recorrido inmediato. No dudo que mañana complete mi estimación y si es así, habrá topado con la tendencia de baja y es probable que tome un respiro, cosa que servirá para rearmar posiciones, ya sea tomado utilidades para reponerlas a mejor precio o para vender con menor pérdida y hacerse de liquidez, pensando en una continuación de la trayectoria alcista, apoyándose en los resultados del mercado estadounidense y tal vez con algunos buenos reportes de las empresas locales.

La inflación de la primera quincena de enero fue de -0.19%, contra lo que muchos esperábamos. El impacto del alza de la gasolina, el gas doméstico, el huevo y la carne de res, se vio ampliamente contrarrestado por las bajas del jitomate, la larga distancia nacional, la electricidad, el servicio telefónico fijo y el transporte aéreo. La inflación anual fue de 3.08%, es decir un punto porcentual menos a la que se tuvo en el mes de diciembre pasado.

La sorpresa no es menor y por lo pronto hará que los que en alguna parte de nuestra tarea cotidiana nos dedicamos a elaborar estimaciones y pronósticos, tengamos que recalcular nuestros datos para 2015. La inflación subyacente se colocó en 2.43% anual y la no subyacente en 5.12%. Aunque la inflación conserva la misma estructura los niveles son totalmente distintos a los que se tuvieron al cierre de 2014.

Y como escribí el pasado viernes 9 de enero, la depreciación cambiaria no aparece por ningún lado en la inflación mexicana. Esperemos que las cosas sigan por este rumbo, si bien cabría esperar alteraciones en el transcurso del año, por temas conocidos, o no. Hay que reconocerle a Banxico su tarea en el control de la inflación y a su equipo de economistas su buen análisis, pues siempre insistieron en que la inflación del 2015, cambiaría de manera importante respecto de la del 2014. Qué bueno que los datos reales les avalan.

Suerte.

Comments

  1. Jeanett

    Gracias por enriquecer el tema del QE Europeo con el detalle que realizó sobre las implicaciones en todo el ecosistema , coincido con usted, los mercados asiáticos cierran la operación y son buen indicador para la apertura de los mercados en éste lado del continente-eso creo-

  2. José Manuel

    Muy explicativo. Esperemos si cumpla con el recorrido iniciado ayer a fin de rearmar posiciones.

Leave a Comment