Los cambios traídos por la baja

In Consejería by PAA1 Comment


Entre los datos que se publicarán la semana que hoy empieza, está la inflación –miércoles próximo– en Estados Unidos que, en esta ocasión resulta importante dado que uno de los motivos que está siendo considerado como elemento importante de la baja de los mercados y el alza de la tasa de rendimiento de los bonos, es justamente la inflación.

Como se sabe el objetivo de La Fed es de 2% anual, nivel que ha sido alcanzado en los pasados meses y el promedio anual de este fenómeno durante 2017 fue de 2.1 y durante la segunda mitad de ese año, fue definitivamente creciente; desde el 1.6% de junio, hasta el 2.1% de diciembre. La inflación subyacente, que excluye comida y energía en su cálculo, es de 1.8%. Esto hace pensar que quizá la inflación en enero pueda mantenerse al alza dado que el precio del petróleo continuó subiendo durante ese mes, si bien durante la semana pasada registró una baja de cerca de 13%.

Y si esto es así, la expectativa de que la tasa de interés pueda subir, puede mantenerse vigente, lo que no ayuda a que el mercado accionario reaccione positivamente. Sin embargo, la violencia de la baja de la semana pasada puede propiciar un alza, continuando el movimiento de la segunda parte del viernes pasado. Por lo pronto los mercados de Asia –Japón no opera hoy¬– muestran alzas modestas y los mercados europeos se preparan para subir.

Otra condición que propicia una posible alza son los elementos técnicos. El S&P 500, pero también el IPC mexicano, se encuentran en niveles importantes como son las líneas de tendencia alcista que arrancaron en febrero de 2016 y que detuvieron bajas importantes en el pasado.

El caso del IPC es particularmente interesante, pues otra vez prueba a la tendencia que arranqué en 2011 y el promedio móvil de 500 días, que recientemente, en diciembre de 2017, detuvo la baja que inició en a principios de octubre pasado y generó un alza de 9%. En esta conjunción de elementos también arrancó el alza de noviembre de 2016 a julio de 2017, de alrededor de 18%. Para fines prácticos, el IPC rebotó en este “lugar” técnico el viernes pasado, pues el mínimo intradía fue de 46,985 y el cierre fue en 47,799, es decir un alza de 1.7%, aunque la baja del día haya sido de -0.13%.

Sé que es difícil comprar la idea de participar en estos momentos, pero si vale la famosa frase de: “cuando la sangre llega a las calles es momento de comprar”, pues a cada uno de nosotros nos corresponde juzgar si este ya es el caso, aunque sea en sentido figurado.

En el caso del S&P 500 –y del mercado estadounidense en general– es importante considerar que habiendo reportado el 66% de las empresas que componen este índice, el 74% de ellas han reportado utilidades por arriba de lo esperado y lo mismo ocurre con el 79% de las ventas reportadas. El crecimiento conjunto de las utilidades es del 14% y todos los sectores muestran crecimiento en este renglón, siendo el de la energía el que lidera este aspecto.

En lo que respecta a las expectativas, 32 empresas han incrementado el nivel de lo estimado en sus utilidades para el 1er trimestre de 2018 y 33 lo han reducido. Pero quizá lo más importante es que, a consecuencia de los resultados corporativos y la baja del mercado, la valuación de las acciones del S&P 500 ha disminuido de 24.2 a 21.8 veces en la razón precio / utilidades de los últimos doce meses y de 18.5 a 16.3 veces en función de las utilidades de los próximos doce meses.

Cuál es el nivel en que el mercado decidirá que las acciones ya están adecuadamente valuadas, es difícil de saber, sobre todo en estos momentos, pero no hay que perder de vista que una de las causas detrás de la baja actual, es justamente la convicción de que las acciones estaban caras. Habrá qué ver.

Suerte.

Comments

  1. Jeanett

    Pedro, gracias por el enriquecedor análisis técnico, nuevamente vuelve a demostrar lo útil que es y su valor en la operación.
    Suerte

Leave a Comment