Con poco, se mueven las divisas

In Consejería by PAALeave a Comment


Cuando abrieron los mercados ayer, yo estaba predispuesto a ver una baja. En el caso de los de Estados Unidos se agudizó la percepción de que China podía reducir el volumen de compra de la deuda estadounidense, justo cuando los gringos están en condiciones de incrementar su emisión de bonos dada la anunciada decisión de la Fed de reducir sus activos para revertir la expansión de su balance, junto con la muy factible necesidad de financiar un déficit fiscal mayor, en vista de la aprobación de su plan fiscal, que como sabemos, implica una relajación de las finanzas públicas.

Ninguna de las dos condiciones mencionadas es algo que vaya a ocurrir de inmediato y menos en volúmenes cuantiosos, pero como usted sabe, amigo lector, los mercados anticipan para especular. Y como los chinos son el mayor tenedor de deuda estadounidense y por el momento no se percibe que estos títulos vayan a mejorar su rendimiento, pues el mercado especula sobre la posibilidad de que reduzcan su volumen de compra y con ello se complique el financiamiento de un déficit fiscal creciente.

En el caso del mercado mexicano –además del “contagio” por una baja en el mercado estadounidense– pensé que abriría presionado a la baja por el dato de inflación de diciembre que, aunque se anunció desde el martes temprano, fue a lo largo de ese día cuando tuvo su mayor difusión, para finalmente ser la “noticia” de ayer en los medios de comunicación, que se regocijaron al insistir que el 6.77% de inflación del año pasado es la cifra más alta de los pasados diecisiete años.

Pongo entre comillas la palabra “noticia”, pues para mí y espero que para usted, no es novedad el dato y el comportamiento inflacionario. Pero una inflación en diciembre pasado de 0.59%, más que el 6.77% de todo 2017, sí puede presionar a la tasa de interés en el mercado mexicano y esto imputar un mayor costo de oportunidad para quien decida invertir en acciones, independientemente de lo que una tasa de interés más alta pueda implicar para la actividad económica en su conjunto.

Todo lo anterior son especulaciones, pero es de lo que se alimenta la operación cotidiana y lo que en suma va construyendo las tendencias. Algunos de los elementos especulativos permanecen y toman fuerza y otros, simplemente desaparecen en el paso de los días. Pero todos son temas a los qué prestar atención.

La baja del S&P 500 a la apertura, fue de algo más de medio punto porcentual y se recuperó en el día para terminar en -0.11%. En el caso del mercado mexicano, la baja fue más paulatina, pero terminó siendo importante: -1.84%. A lo largo de la jornada la baja tendió a estabilizarse, pero súbitamente alrededor de las 13:00 horas se agudizó y entonces pensé que algo más allá de la inflación estaba haciendo impacto en el mercado. Y por instinto me moví al tipo de cambio, que de pronto había acelerado su depreciación en el día.

Pregunté y busqué información. Y con lo que me topé fue con una nota de la agencia de noticias Reuters, de media cuartilla, que simplemente decía que dos fuentes –dos personas, supongo– del gobierno canadiense habían dicho insistentemente que el presidente Trump anunciaría pronto el retiro de Estados Unidos del TLCAN dando como referencia la próxima ronda de negociaciones entre los tres países –la sexta–, a celebrarse a finales de este mes (del 23 al 28), en Canadá. Por cierto, también el dólar canadiense se depreció súbitamente.
Al final del día, el peso se depreció -0.3% y el dólar canadiense, -0.6%. El gobierno canadiense hacia el final de la jornada desmintió la nota de Reuters diciendo que era 100% imprecisa.

Lo importante de lo anterior es la volatilidad del mercado cambiario internacional que con una nota de prensa mínima se altera de la forma en que ayer vimos. Que Trump diga que va a retirar a su país del TLCAN no es nada nuevo y, de hecho, es algo que pienso que ya entendimos que en el fondo, es una postura de negociación. Valga decir que su más reciente mención sobre el tema fue el lunes pasado ante el American Farm Bureau, a quienes les dijo que las negociaciones del TLCAN están en marcha y buscando un mejor trato para Estados Unidos, que es lo mínimo que les podía decir.

Nadie en una negociación trabaja para salir peor de como entró y en el caso del TLCAN, dados los pesos relativos, supongo que algunas cosas tendrán que cederse para ganar otras. Por lo pronto estaremos sujetos a estos vaivenes cambiarios que, por lo general, están provocados por pedazos de información con escaso valor.

Suerte.

Leave a Comment