¡Meta la cuchara!

In Consejería by PAA2 Comments


La actividad industrial en México al mes de octubre, publicada ayer por el INEGI sigue mostrando el comportamiento que hemos visto desde hace mucho: números negativos generalizados (-1.7% anual) arrastrados por la caída de la industria petrolera (-10.3%), la construcción sin señales de recuperación (-1.7%) y las industrias manufactureras que han logrado mantener su crecimiento (2.7%) lo hacen cada vez a tasas menores.

Creo que no tiene mucho sentido abundar en el tema pues repetiría las ideas que he expresado en las últimas ocasiones respecto de estos datos y lo llenaría a usted, amigo lector de números, que si quiere consultar están en la página del INEGI. Habrá que esperar algún rato para ver mejores cosas en la industria mexicana.

Ayer, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se registró ante su partido –MORENA– como precandidato para contender por la presidencia de la República en las elecciones del 2018. En su discurso repitió varias de las cosas que le hemos oído en los pasados años, que además están contenidas en el documento del Proyecto Alternativo de Nación que se presentó el pasado 20 de noviembre.

Como escribí en la Consejería del 22 de noviembre, lo que se lee en el documento citado y en el del discurso de ayer es una promesa de felicidad sin costo que promete un México idílico. Es una barbaridad cuyo único mérito –si así puede llamársele– es confirmar el dicho aquel que dice: “… mientes más que un político en campaña”, y la idea de que no hay político que pueda resistir hacer promesas que sabe que no puede cumplir.

Si quiere y puede lea el documento del discurso e intente no enojarse. Es corto. Además de que hay que mantenerse enterado de lo que ocurre –digo– puede servirle a usted de entrenamiento para resistir mejor lo que vamos a tener que oír los próximos meses por parte de AMLO y de los otros contendientes. Creo que no tiene sentido enojarse ni decir cosas como “¡No es posible que alguien así pueda pensar en ser presidente!”, y en consecuencia, que alguien vote por él.

Pues fíjese que sí. AMLO piensa en ser presidente desde hace mucho; como sabemos ésta es la tercera vez que contiende por el cargo y no ganó en la de 2006 por pocos votos. Y hay un montón de mexicanos que están dispuestos a votar por él que son a los que AMLO dirige sus mensajes. También los manda al resto de los posibles votantes, con la expectativa de sumar a sus filas a algunos de los que no simpatizan con sus posturas o su persona, sabiendo que, si bien esto puede ser difícil, no es imposible dadas las condiciones de la contienda y los perfiles de los contrincantes. Y sí, algo puede sumar.

¿Le preocupa lo anterior? ¿Le preocupa que AMLO pueda ganar? Si es así, su sentir está plenamente justificado, al menos a nivel de las encuestas la posibilidad existe. Así que algo tiene que hacer y creo que lo primero es no encerrarse en la esfera social y de comunicación de la que forma parte. En ese ámbito todos piensan y hablan como usted y se lamentan de lo mismo. Los “memes” y los mensajes que circulan en su red cercana –y en la no tan cercana, también– sólo sirven para fomentar las lamentaciones. Deje de enviarlos a sus cuates. En todo caso, compártalos con otros diferentes a usted, con ésos que usted piensa que son proclives a votar por AMLO o que definitivamente lo harán.

Pero si puede aportar hechos será mejor su intento de restar votos a AMLO. No basta con decir que miente o que carece de preparación. No pierda de vista que le guste o no, AMLO es un político influyente e importante en nuestro país, más allá de lo que usted o yo pensemos de él. No basta la antipatía, que en realidad se ve contrarrestada por la simpatía de los millones que sí ven en él a alguien a quien seguir y apoyar.

Cristina Hernández, mi señora, compañera y socia decidió que esta Navidad su regalo “masivo” van a ser unas cucharas artesanales de madera. El mensaje implícito en el obsequio es “¡Mete la cuchara!”. Es un buen consejo, sobre todo si se puede meter en un guiso diferente al propio.

Suerte.

Comments

  1. Julio

    AMO Es más preocupante que nunca. El principal ingrediente de este proceso es el hartazgo y la impotencia. Hay un grupo de personas que nunca han votado por él y que ahora consideran hacerlo.
    Las alternativas son poco atractivas
    Meade Continuidad declarada y comprometida con el PRI. No puede hasta el momento romper o al menos tomar distancia con Peña depende de él
    Anaya Cambio Poco creíble oportunista
    Independientes fracturan el voto Priista y del Frente no de AMLO. Hay crispación y ante los datos se impone el sentimiento y la sin razón ….

Leave a Comment