Navidad, Mundial, “tax bill”, petróleo

In Consejería by PAALeave a Comment


 ¡Ahora sí, la Navidad llegó! Y con ello ¡El Mundial de Futbol de Rusia en 2018, también! Y sí, cuando usted lea esta Consejería, probablemente ya se habrá llevado a cabo el sorteo de las selecciones que participan y se conocerán los grupos de la primera ronda, el orden de los equipos en cada grupo y en consecuencia, el calendario de los juegos de esa primera etapa, que es casi tan importante como los rivales, una vez que empieza la competencia.

Sabremos cuáles son los rivales de México y tendremos tema de plática y especulación para los próximos siete meses sobre si este equipo logrará superar la primera fase y más aún empezar a especular con los “cruces” que se puedan dar para tener una idea del eventual rival en la siguiente etapa y la posibilidad de llegar al famoso “quinto partido”.

¿No le interesa el futbol? ¡Pues interésese! ¡No se lo puede perder, es un gran evento! Tiene algo más de siete meses para hacerlo y volverse aficionado a una de esas actividades de las que una gran –muy– cantidad de humanos estamos pendientes porque nos divierte y apasiona en muchos casos y porque también, como todo deporte –por más mercantilizado que esté– es algo que habla de los triunfos de la humanidad y no de sus derrotas. Para su información, el Mundial empieza el jueves 14 de junio de 2018 y termina ¡Un mes después!, el domingo 15 de julio, apenas a tiempo para irnos de vacaciones. Yo ya lo tengo anotado en mi agenda, ¿Y usted, amigo lector?

Pasando de lo sublime a lo profano, ayer jueves, una vez más se aplazó la aprobación de la “tax bill” de Donald Trump. Aunque al inicio del día las cosas pintaban bien, pues los republicanos habían conseguido el apoyo del senador John MacCain –Arizona–, importante político de ese partido, en el transcurso de la jornada las cosas regresaron sobre los puntos que han estado en la mesa: la dudosa sustentabilidad del déficit fiscal que se generará si se aprueba como está planteado el plan, la polarización del ingreso que causará y la también dudosa posibilidad que el crecimiento que eventualmente se pueda generar a partir de una reducción de la tasa de impuestos a las empresas, pueda financiar el déficit creado. Como dijo Janet Yellen es difícil sacar conclusiones sólidas a partir de la evidencia empírica, sobre que una reducción de impuestos genere un crecimiento de la inversión tal, que posteriormente impulse el crecimiento e incremente el ingreso del estadounidense promedio.

Pero el mercado en Estados Unidos parece estar convencido que el plan fiscal terminará aprobándose; “si no fue ayer jueves, será hoy viernes” parece decir y mantiene su alza. La idea es que la aprobación se dé en este mes de diciembre –antes que el Congreso salga de vacaciones–. Aunque creo que no pasaría mucho en términos económicos si se aprobara hasta enero de 2018 pienso que sí se afectaría negativamente la expectativa y el mercado podría resentirlo, con una baja más o menos seria. Trump también lo resentiría en su imagen en la que basa su fortaleza política, hasta ahora. Una vez más, supongo que la propuesta se aprobará y que el mercado tiene un tramo alcista adicional. Veremos.

Ayer vi –en vivo– de principio a fin la conferencia de prensa conjunta que ofrecieron el presidente de esta reunión de la OPEP, Khalid A. Al-Falih, que es el Ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales de Arabia Saudita y el Ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak. La “nota” es que el acuerdo de contención de producción al nivel actual se extiende por todo 2018, lo que debe darle tranquilidad al mercado. De hecho, los precios del Brent y del WTI se movieron relativamente poco –apenas subieron 16 y 10 centavos, respectivamente– después de conocerse la noticia, lo que sugiere que como se dice, lo habían descontado.

Creo que lo interesante –e importante– es que el anuncio se formalizó con la emisión de un documento llamado “Declaración de Cooperación” firmado por los países de la OPEP –menos Libia y Nigeria que no entraron al acuerdo de contención desde el principio, por la muy mala condición de sus economías, pero que se comprometieron a no aumentar su producción– y por los nueve países no OPEP (entre los que se encuentra México) encabezados por Rusia.

Esta situación, no vista en el pasado, habla claramente de la comprensión que estos 24 países (13 de la OPEP y 11 no OPEP), que tranquilamente reúnen el 90% de las reservas probadas de petróleo del mundo que entienden que la cooperación es indispensable para el beneficio de todos. También dicen que “la unión hace la fuerza”, como dice el dicho, pues de alguna forma han formado un frente común que domina el mercado, en el lado de la oferta y una buena parte de la demanda. Esto creará una nueva estructura del mercado, en el mediano plazo y establecerá reglas nuevas.

Suerte.

 

Leave a Comment